De gabinete legítimo a acordado.

En el anterior post mencionaba aquel refrán que dice “dime con quién te juntas y te diré quien eres”. Basado en eso presento la transición del Gabinete Legítimo a la propuesta de gabinete actual junto con otros colaboradores. Muchos quieren ver en la edad de los propuestos un impedimento para afrontar las responsabilidades del cargo lo que es un reverendo absurdo. Detrás de cada secretario lo acompaña una andanada de gente joven y en cualquier caso nunca son tan jóvenes los funcionarios, están ahí después de una trayectoria que los hace llegar al puesto entre los 40 y 55 años, lo que no es precisamente la edad promedio del pais. La juventud no tiene por qué ser una garantía de gobernabilidad o ingobernabilidad pero sin duda gente mayor puede tener su propia red de relaciones, una experiencia fecunda y principios más firmes que aquellos que aspiran a crecer en una carrera política a edades más tempranas.

El gabinete legítimo nombrado en 2006 y que influye profundamente en la propuesta actual estuvo compuesto de las siguientes secretarías y con las siguientes personas.

  • Secretaría de Relaciones Políticas, José Agustín Ortiz Pinchetti
  • Secretaría de Relaciones Internacionales, Gustavo Iruegas.
  • Secretaría de Justicia y Seguridad, Bernardo Bátiz.
  • Secretaría para la Austeridad, el ex oficial mayor del DF, Octavio Romero Oropeza
  • Secretaría de la Hacienda Pública, Mario di Costanzo
  • Secretaría de Desarrollo Económico y Ecología, Luis Linares. Licenciatura en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Iberoamericana, maestría en Negocios y Economía Aplicada en la Escuela Wharton School, Pennsylvania University. Consultor, analista político y editorialista en La Jornada, ha ocupado diversos cargos en el sector público como asesor en la Secretaría de Desarrollo Social, en la Secretaría de Minas e Industria Paraestatal, así como en la Gerencia de Desarrollo Social de PEMEX. Fue también representante para Europa Occidental de la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Recursos Hidráulicos; Coordinador General de Relaciones Institucionales del ISSSTE; y Coordinador de Estudios de Coyuntura en el Centro de Estudios Legislativos del Senado de la República.


Pero no todo fue miel sobre hojuelas con este gabinete. Pinchetti ha sido demasiado complaciente con López Obrador y no ha tenido postura crítica hacia el movimiento, Ana Cristina Laurell protagonizó un desagradable episodio por el cierre de una clínica en la delegación Azcapozalco, entre otros detalles individuales. Toda la estructura funcionó para trabajar con los grupos parlamentarios y apoyar las giras de López Obrador. El gobierno legítimo jamás se integró a otros movimientos políticos ni reivindicó otra demanda que las emanadas de sus miembros, tampoco se organizó para crear redes de apoyo social sino que dejó esa responsabilidad al asistencialismo y paternalismo de los gobiernos ganados por los partidos de izquierda. Tampoco hubo acercamiento a la gente desde los miembros del gabinete, todo el trabajo de giras se le dejó a Obrador por lo que faltó un trabajo de convencimiento en torno a las propuestas, una educación tanto política como ecológica, laboral, sexual, etc., que preparara el terreno para sus propuestas.

El último gabinete es, en cambio, producto ya de tratos y relaciones políticas producto del conflicto con el equipo de Marcelo Ebrard y del acercamiento con otras corrientes políticas y empresariales.


Varios de los currículums están tomados del sitio web de López Obrador sin embargo he intentado meter de otros sitios. A mí me parece molesto que pocos de los mencionados ha salido de luchas civiles pero la mayoría son gente con estudios nacionales y en el extranjero, varios son empresarios o administradores con una buena trayectoria en el mundo empresarial y la mayoría tienen experiencia en la administración pública. Ninguno está vinculado a movimientos populares o de izquierda violentos y fuera de las manifestaciones electorales la mayoría no han participado en movimientos populares, a lo mucho han promovido la gobernabilidad antes que la justicia o las reformas como fue el caso del exrector de la UNAM.

Entonces ¿de donde sale esa rabia que expresan contra su gabinete? Ni siquiera están representadas las corrientes, sólo al parecer quiere repetir la dupla con Ebrard. En lugar de esos que se quejan y desdicen acerca de la edad de los secretarios deberíamos ser nosotros los indignados. Ante la necesidad urgente de cambiar de rumbo económico de manera radical, de integrarse a la Cumbre de Río, de plantear un programa de progreso y cambio radical tenemos este gabinete conciliador que agrupa figuras del empresariado y del mundo académico. Sin embargo, la paciencia debe ser una virtud. Ningún socialista, comunista, anarquista, lider laboral, lider social puede ahorita dar respuesta a las necesidades y posibilidades reales de un país aislado y con necesidades diversas. El proceso de convencer a las personas en la existencia de proyectos verdaderamente alternativos siempre es mucho más lento y tortuoso aunque sus frutos menos perecederos.

Otros que han acompañado en el proyecto de gabinete legítimo fueron:

  • Hector Vasconcelos como Secretario de Relaciones Internacionales
  • José de Jesus Martín del Campo Castañeda en la Secretaría del Trabajo Político y activista mexicano, miembro del Partido de la Revolución Democrática, tiene una maestría en Antropología en la Escuela Nacional de Antropología e Historia. Es uno de los líderes más importantes del movimiento estudiantil de 1968. Se ha desempeñado como diputado en la LVII Legislatura del Congreso de la Unión de México. Se desempeñó como director general jurídico y de gobierno de la delegación Gustavo A. Madero. Actualmente es Subsecretario de la Tesorería del Distrito Federal y es Consejero Emérito del PRD.
  • Laida Sansores Sanromán en Secretaria de Asentamientos Humanos y Vivienda
  • Agustín Díaz Lastra Secretario de la Hacienda Pública

La lucha verdadera debe ser desde la gente, sin embargo confío en que la presencia de este gabinete proveería de espacios políticos y económicos, que no se encuentran en las otras opciones, para poder continuar esa lucha que no se da en las leyes ni en las intrigas palaciegas, sino entre la gente de a pie.

Atte. Ilyadad

Anuncios

¡Con Movimiento Progresista y MORENA!


Ahí viene el primero de julio. La fecha tan esperada significa para mí una cosa bien clara: mi voto es para Andrés Manuel López Obrador y dudo mucho que pueda ser de otra forma o por otro candidato. Después de seis años más en el poder el PAN ha sido incapaz de defender sus principios partidarios, de poner en la agenda política sus propuestas originales, en cambio se ha dedicado a servir a los intereses de la clase empresarial y a atentar contra la clase trabajadora. Peor que ello se ha inmiscuido, apoyando al señor presidente, en una guerra interminable por recobrar un control político autoritario, en servir a los propósitos de EU en doblegar al narco mexicano, en militarizar al país y dividir a la sociedad civil. No ha estado solo en ello. En mayor o menor medida el resto de la clase política lo ha ayudado a degradar la nación. Los partidos han apoyado muchas de las iniciativas y decisiones del presidente, con ello se ha perdido la oportunidad de tener una oposición verdadera o al menos más eficaz.

La desconfianza de la política, sus instituciones y sus prácticas es general en nuestro mundo actual. México la vive cotidanamente y se ha acostumbrado a ella al considerar que las prácticas de corrupción, de cabildeos, del poder como se ejerce en nuestro país son inherentes a un sistema político. Si bien eso puede ser cierto hasta cierto punto, también es cierto que hay diferentes formas del ejercicio de gobierno en el mundo y que no todas cuentan con el nivel de corrupción y desapego de la ciudadanía que hoy tenemos aquí. Es necesario cambiar eso.

Seguimos sin saber quiénes somos y qué necesitamos hacer para cambiar nuestra sociedad. Y no me refiero únicamente a la información que manejan las instituciones, me refiero principalmente a la ciudadanía que no confía en los políticos porque no los conoce, porque no sabe qué sucede en el resto del país y del mundo, porque no conoce con suficiencia el funcionamiento y justificación de la maquinaria estatal como para poder defenderse de ella o empezar a construir mecanismos de defensa.

Se necesita una reflexión continua sobre los valores y una vida social acorde a ellos si queremos recuperar la paz. Se necesita participación política de la ciudadanía no sólo en lo electoral. Se necesita una vida cívica donde se conecten la ciudad y el campo tratando de entender y preferentemente atender las necesidades del otro. No se necesitan solamente puestos de trabajo, inversión nacional y extranjera, servicios de salud y muchas otras formas de infraestructura. El recurso primario de toda política es la ciudadanía, eso es lo que necesitamos urgentemente hacer y apoyar si queremos poder aspirar a ser una nación próspera o llevar una vida más satisfactoria. Sin una ciudadanía suficientemente informada y participativa ningún gobernante hará caso a los gobernados.

Ni Obrador ni ningún candidato le interesa construir ciudadanía. No está en la agenda política porque tampoco está en la agenda política del ciudadano. Se promete terminar la guerra o continuarla, incrementar la inversión, proponer reformas legislativas, etc., pero a nadie se pone a ahondar en el problema de generar más y mejores ciudadanos. La lectura de valores de Obrador es un paso muy débil, pero un paso en ese sentido. Durante los gobiernos perredistas en la capital del país ha habido un trabajo lento pero constante en inculcar valores sociales y promover la construcción de ciudadanía a través de implementar leyes e instituciones que generen participación social no solo en las decisiones de gobierno, sino también, aunque de manera muy débil, en el autogobierno de la sociedad, en acelerar la dinámica de gobierno transfiriendo capacidad de decisión y desarrollando las habilidades necesarias en las personas para que puedan tomarlas.

Muchas personas piden, y con razón, que el primer medio para cambiar a la patria es cambiar uno mismo. Vivir de tal manera que con apego a la ley o a la moral se recupere el orden social no esperando a que los demás cambien para cambiar nosotros. Hacen llamados a recobrar la cordura y guiarse conforme a los valores. El problema es que muchos no dicen ¿qué valores? Para nadie es un secreto que el mundo atraviesa una crisis de los mismos. Ser apóstol de una mejor vida cívica y ética implica también el trabajo de promover valores determinados, justificarlos y, preferentemente, enseñar con el ejemplo. Hay que evidenciar qué valores proponemos y discutirlos pues no todos tienen ni defienden exactamente los mismos. Al tiempo que todos los políticos están de acuerdo en defender los derechos y nunca dicen cuáles, el ciudadano está de acuerdo en defender los valores sin decir tampoco cuáles.

La mayoría, sin embargo, no promueven valores. Saben de algunos y viven de pocos pero realmente no se ponen a pensar mucho en el asunto y hay muy pocos que los hagan reflexionar al respecto. Ahí está la tarea para todos los que creemos que el cambio ciudadano y personal puede ser la puerta a una mejor nación: concentrarse en enseñar, discutir y ejercitar esos valores. Pero por más que nos pusieramos persona por persona a discutir y conocer en qué creemos y aprender del otro sus creencias eso no es suficiente. Desgraciadamente se necesita que nos eduquen masivamente, se necesitan instituciones y medidas que enseñen lo que ya se ha aprendido de la ciudadanía y la ética (y la ciencia y la historia y muchas otras cosas por supuesto) para acelerar este proceso. Con altibajos y muchas deficiencias en el DF es el único lugar donde he visto acelerarse este proceso, implementarse estas medidas, una razón de mi apoyo a las personas reunidas en torno a los partidos de seudoizquierda.

Como dice el refrán “lumbrera de la calle, oscuridad de la casa”. El PRD no ha logrado lo que su nombre refiere: democracia y los pequeños partidos tampoco. No podemos esperar del PRD y su estructura cupular, incluyendo su candidato, la preciosa democracia. Es lo que el PAN debería apoyar y promover, su razón de existencia, preferentemente ejercerla. También ha fallado en ello. Todos los partidos se guían por decisiones cupulares donde se duda de la inteligencia y capacidad de los súbditos y en cambio se defienden cotos de poder. Pero la democracia no es tampoco algo que se pueda esperar de quien tiene el poder, es algo que construye la ciudadanía al empoderarse, al empezar a juzgar y actuar conforme a sus necesidades y defendiendo sus derechos. De todas formas sólo el PAN y el PRD cuentan entre sus filas con personas que luchan al interior y exterior de sus partidos por apoyar el respeto a la diversidad de opiniones y el derecho a la diversidad política.

Obviamente el estómago no come de leyes y discursos sobre derechos. PRI y PRD se han apoyado en una base social y en la promesa de cambios que permitan obtener trabajo e ingresos. La parte de derechos sociales o al menos de apoyos sociales es lo que constituye la fortaleza de estos dos partidos. Contrapuestos al partido en el gobierno cuentan con los vínculos políticos y algunas propuestas para incentivar la creación de puestos de trabajo aunque sea promoviendo el comercio informal. A pesar de lo pobre o populista de las iniciativas mantienen su poder en mostrarse como propuestas más concretas para mejorar el modo de vida de las personas. En cambio el PAN se ha mostrado profundamente asistencialista para supuestamente paliar los problemas inherentes a la flexibilidad laboral que tanto ha impulsado (a pesar de lo cual no implementa el seguro de desempleo).

Como ciudadanía debemos exigir derechos sociales tales como el trabajo estable y la educación laica y gratuita, y al mismo tiempo exigir derechos civiles como votaciones claras y candidaturas independientes. O sencillamente exija los derechos que usted quiera o necesite. El punto en concreto es que debe haber más ciudadanos, es decir, más personas insertas en la discusión de lo que necesitan, lo que quieren y lo que pueden dar a cambio. Los partidos son solamente un medio y no como tradicionalmente sostienen: la demostración de la vida en democracia. Por el contrario hay, como le llaman, una partidocracia en nuestro país lo que significa que no hemos desarrollado hasta el momento una vida ciudadana capaz de superar esa partidocracia.

Las cúpulas partidistas siempre tienen la tarea de participar en el gobierno, de negociar y encontrar la forma de tener una civilidad suficiente como para que no estallen las contradicciones sociales entre grupos o particulares. El político gobernante es un administrador de los recursos, las leyes y la violencia de la sociedad. Puede y en parte tiene que ir en contra de la sociedad para conseguir la estabilidad de la misma acorde con un esquema de valores y leyes que legitiman (valga la expresión) quién está en el poder político y fáctico. Pero debajo de la cúpula los demás trabajan en una serie de ideas y principios que legitiman a su vez las acciones de las cúpulas. Esas personas tienen al menos en determinada medida el compromiso de atender a esos valores y las considero, junto con las bases, las partes fijas de una estructura partidaria. Las cúpulas y los gobernantes emanados de sus filas son meros administradores. No por ello hay que olvidar que ser base, ideólogo o administrador son sólo roles dentro de la vida institucional, no personas concretas. A lo largo de su vida un miembro de partido puede ser un ideólogo valioso y un pésimo gobernante, o bien un excelente gobernante y un pensador pésimo. Puede ser ambas o ninguna, puede también ser parte de la mayoría y nunca pasar de base. Así mismo no tenemos por qué pertenecer a determinado partido y sin embargo apoyarlo o discutir sus ideas contribuyendo al enriquecimiento de su postura política.

El objeto de la conciencia ciudadana es saber leer, ver e interpretar las necesidades propias y las de la sociedad de la que formamos parte. Así mismo examinar a los partidos e identificar las bases y las ideas en que se fundan para preveer qué es lo que apoyan y qué les interesa. Reconocer a los poderosos y la fuente de su poder viendo así mismo cómo se interrelacionan con los partidos, como dice el refran “dime con quién te juntas y te diré quién eres”. Finalmente actuar para conseguir aquellos objetivos que surgen del anterior análisis. Actuar con el voto, la protesta, el consumo, la desobediencia civil, la creación de mecanismos alternos, productos alternos, instituciones nuevas que respondan verdaderamente a lo que queremos que sea nuestra sociedad.

Es probable que la democracia y la forma específicamente republicana entrañe una suerte de paranoia. El poder está en constante reconstitución y hay que estar alerta constantemente para poder reconocerlo, combartirlo, tomarlo. Todo ello aunado a responsabilidades laborales, familiares, personales, etc., no es fácil de afrontar. Cada vez nuestras responsabilidades civicas son mayores en la medida en que tomamos consciencia de ellas y las aceptamos. Sin embargo es imprescindible asumirse un ciudadano y reflexionar sobre ello si se espera poder vivir en sociedad por lo que, lamentablemente, la locura que de ello se desprende me temo que sea inevitable y si lo es no es materia de este escrito.

En cualquier caso creo que hay gente prometedora en cualquier partido y organismo político. La diferencia estriba en cuánto peso tienen sobre aquellos que están en la posición de tomar decisiones. Así mismo en si esos mismos que están en el gobierno le destinarán espacios y recursos a todos los trabajadores que tienen proyectos para reorganizar las instituciones. En esa relación de poder entre los que mandan y los que hacen yo encuentro una mayor coherencia entre los denominados partidos de izquierda. La llegada a la presidencia de su candidato y de senadores y diputados en las nuevas elecciones posibilita que en muchos lugares tengan acceso a recursos personas comprometidas y con proyectos nuevos para darle vitalidad al gobierno y trabajar en la construcción de ciudadanías.

En Estados Unidos el bipartidismo representa dos formas hasta cierto punto contrapuestas de enfocar la política desde posiciones liberales. Algunos han querido ver ese modelo en la dupla PRI – PAN, ello no es posible ya que las instituciones políticas no juegan ese contrapeso necesario para frenar los excesos del otro. En primer lugar existen cotos de poder inviolables cuyo fuero no ha desaparecido con la alternancia política, en segundo lugar las políticas liberales no han contribuído a mejorar la situación laboral (y como se ve a nivel mundial amenazan con destruirlo), la militarización del país no ha frenado el narcotráfico solamente lo ha dispersado, se ha perdido autonomía e independencia económica, industial y alimentaria, finalmente, hemos quedado al margen del proceso integrador que viven los principales países de latinoamérica.

Aún cuando el PAN protege los intereses industriales de acuerdo con la teoría neoliberal, no cumple su papel de defender firmemente los derechos civiles y políticos. No ha logrado disminuir el abstencionismo, ni el fraude electoral o avanzar en materia de libertades individuales, lo que es peor, al igual que sus pares en otras partes del mundo han pugnado por disminuírlas. El PRI en cambio se promueve como un partido de centro, pero su valor no reside en conjuntar lo mejor de ambas propuestas o al menos un proyecto equidistante de ambas, por el contrario en sus propuestas no se ha visto nada claro, las respuestas son evasivas y excepto por temas muy puntuales su proyecto supuestamente está por verse; pero su verdadero valor reside en la idea de unidad, una unidad prometida que las personas parecen necesitar en este momento. El PRI llama la atención porque se mueve como un bloque unido que ejerce el poder monolíticamente en lugar de estar sujeto a controversias y disensiones internas. Hasta donde entiendo eso da confianza a las personas que ven en la falta de conflicto una señal de orden lo que es un terrible error, quizá no ocurre la censura pero se da la autocensura para poder entregarse servilmente a la búsqueda del poder. ¿Qué se gana con ello? Solo la sensación de que caminamos juntos, de que podemos defendernos juntos pero no asegura que realmente el PRI sea capaz de proponer o defender programas que sirvan para mejorar la forma de vida del grueso de la población. En cambio muchas de las reformas sociales que en las elecciones son esgrimidas como banderas por todos los partidos han sido extraídas de las experiencias vividas en la administración del Distrito Federal. Desafortunadamente la aplicación de las mismas medidas no cuentan con el mismo nivel de penetración en todo el país.

Así pues una buena parte de la solución radica en construir ciudadanía, en generar ese precioso recurso social que, como revela la situación actual, puede acabarse si no se le cultiva constantemente. Tengo la convicción de que una de las muchas vías que debemos ejercer para construirla está en lograr que los puestos públicos de mayor importancia sean ocupados por una serie de personas con educación y el firme propósito de mejorar la vida política y material de la sociedad mexicana. Es imposible que se solucionen los problemas tan sólo por ganar un proceso electoral pero creo que esta vez es tiempo de impulsar esta sociedad a través del trabajo y las propuestas de las personas que acompañan a Andrés Manuel López Obrador. No olvides que si votas por él y te quedas impasible, se gane o se pierda la elección será como si jamás hubieras votado.

 

P.D. Realmente no creo mucho en la democracia pero creo que puede ser mejor que lo que tenemos hoy y que la mayoría preferirían mejorar su nivel de vida en lo material y en lo político para lo cual les sería útil. Tampoco descartemos el voto en blanco, el voto diferenciado, el voto de castigo, el voto nulo. Tenemos que aplicarlo donde se empiece a notar y encontrar otras formas de que se incluya en la ley pues por el momento da igual a la omisión o voto nulo. No creo que sea útil en elecciones presidenciales dado nuestro presidencialismo, en cambio sería más útil en diputados y/o senadores. Finalmente dale tu voto al candidato, no a los partidos, tenemos que aprender a trabajar por un proyecto más unificado sin abandonar la diversidad de propuestas.

P.D.2 Sigo sosteniendo que MORENA debe constituirse en un articulador de iniciativas civiles concretas. Debe DEMOCRATIZARSE. Debe entrar en el DF. Deben dejar de hacer de MORENA un circo útil únicamente para un proceso electoral. También he oído varias personas decir que la oportunidad de Obrador se fue hace seis años tanto para ganar como para realizar cambios. Es muy posible, tal y como lo ponía yo diría lo mismo, por eso no voy por lo mismo el proyecto de hace seis años era diferente a la posición coinciliadora de hoy. La derrota sacó a relucir las diferencias que se tenían respecto a lo que se esperaba de la victoria, el problema no radica en si el discurso era demasiado radical o demasiado conciliador, tales juicios evidencian que los unos esperaban un tono conciliador mientras que los segundos una ruptura. Ser concientes de esas diferencias debería permitirnos ir más unidos, lograr un diálogo, desgraciadamente no ha sido así. Desgraciadamente la complacencia de la acción monolítica sigue prevaleciendo. Esta aún es una victoria posible.

Atte. Ilyadad

Poemas ajenos, sentimientos propios.

EL CÍNICO

Roque Dalton

Claro es que no tengo en las manos
el derecho a morirme
ni siquiera en las abandonadas tardes de los domingos.
Por otra parte se debe comprender que la muerte
es una manufactura inoficiosa
y que los suicidas
siempre tuvieron una mortal pereza
de sufrir.
Además, debo
la cuenta de la luz…

 

CARTA DE UN SUICIDA

Salvador Flores (Chava Flores)

Señor juez: Perdone el papeleo,
Será la última molestia que le pida.
Ya de mí no hará embargos ni jaleo,
sólo el acta de muerte de un suicida.

No muero por placer, muero con miedo,
con un miedo a morir, no a la derrota.
¿Amor?…No, señor juez, ni por remedo.
¿Motivos quiere usted?…¡Ser un idiota!

No quiero pregonar a cuatro vientos
el error que me lleva hasta el fracaso;
me marcho de este mundo, sin lamentos,
aferrado a la muerte de su brazo.

Por suerte reconozco que he fallado
y un imbécil y un paria siempre he sido;
además, reconozco que es pecado
el quitarse la vida ya vencido.

La vida gocé, no lo he negado,
pero ya de mis sueños nada queda;
y a pesar que de sueños voy cansado,
tampoco es realidad lo que me aterra.

Que siga su camino el caminante
y el marino su sino de estrella
Si yo encuentro la paz más adelante,
¡Juro al cierlo que no ando en busca de ella!

Me mato por idiota, ése es mi punto.
El imbécil que muera, ¡Lo desprecio!
¡Quien tuvo por desierto fértil mundo
no merece vivir, por ser tan necio!

Que sepan los que quedan que destruyo
el poder de mi sino y de mi casta;
preferible es morir sin más orgullo
que el de ser un idiota…¡y eso basta!

Del libro “Motivaciones para la locura”

Poema Ars Amandi (12)

José De Jesús Martínez

Te he escrito estos versos
para que otros
puedan amar
en otras
a ti.
Para poder seguir amándote
después de muerto.
Para poder seguir amándote
después de que ya no te ame.
Para poder seguir amándote
después de que te pudras en el tiempo.
Para que los leas
cuando estés vieja
y en un rincón del alma
sigamos haciéndonos el amor.
Para que otros te amen.
Para que tus hijos te respeten.
Para que tú te ames
y te perdones la pena que me has dado.
Para no amarte más,
Para seguir amándote
pero de una forma que no me duela tanto.
Para hacer justicia.
Para ser honesto.
Para decirte públicamente: gracias.
Para que aprendas a querer
aunque sea a otros.
Para que sepas.
Para que te conozcas.
Para ser libre nuevamente
y poder amarte libremente.
Para poder pensar en otras cosas.
Para terminar y que comiences algo.
Para conservar todo mi amor
pero sin tí, para poder amar a otras
y a ti que te lleve la corriente
y que seas muy feliz.

Si para recobrar lo recobrado…

Francisco Luis Bernárdez

Si para recobrar lo recobrado
tuve que haber perdido lo perdido.
Si para conseguir lo conseguido
tuve que soportar lo soportado.

Si para estar ahora enamorado
fue menester haber estado herido,
tengo por bien sufrido lo sufrido,
tengo por bien llorado lo llorado.

Porque después de todo he comprobado
que no se goza bien de lo gozado
sino después de haberlo padecido.

Porque después de todo he comprendido
que lo que el árbol tiene de florido
vive de lo que tiene sepultado.

Invictus

William Ernest Henley

Out of the night that covers me,
Black as the pit from pole to pole,
I thank whatever gods may be
For my unconquerable soul.

In the fell clutch of circumstance
I have not winced nor cried aloud.
Under the bludgeonings of chance
My head is bloody, but unbowed.

Beyond this place of wrath and tears
Looms but the Horror of the shade,
And yet the menace of the years
Finds and shall find me unafraid.

It matters not how strait the gate,
How charged with punishments the scroll,
I am the master of my fate:
I am the captain of my soul.

PREGUNTAS DE UN OBRERO QUE LEE

Bertolt Brecht 

¿Quién construyó Tebas, la de las siete puertas?
En los libros se mencionan los nombres de los reyes.
¿Acaso los reyes acarrearon las piedras?
Y Babilonia, tantas veces destruida,
¿Quién la reconstruyó otras tantas? ¿En que casas
de Lima, la resplandeciente de oro, vivían los albañiles?
¿Adónde fueron sus constructores la noche
que terminaron la Muralla China?
Roma la magna está llena de arcos de triunfo.
¿Quién los construyó?
¿A quienes vencieron los Césares? Bizancio, tan loada,
¿Acaso sólo tenía palacios para sus habitantes?
Hasta en la legendaria Atlántida,
la noche que fue devorada por el mar,
los que se ahogaban clamaban llamando a sus esclavos.
El joven Alejandro conquistó la India.
¿Él sólo?
César venció a los galos;
¿no lo acompañaba siquiera un cocinero?
Felipe de España lloró cuando se hundió su flota,
¿Nadie más lloraría?
Federico Segundo venció en la Guerra de Siete Años,
¿Quién más venció?

Cada página una victoria
¿Quién guisó el banquete del triunfo?

Cada década un gran personaje.
¿Quién pagaba los gastos?

Tantos informes,
tantas preguntas.

CONSTRUCCIÓN

Chico Buarque

Amó aquella vez como si fuese última,
besó a su mujer como si fuese última,
y a cada hijo suyo cual si fuese el único,
y atravesó la calle con su paso tímido.
Subió a la construcción como si fuese máquina,
alzó en el balcón cuatro paredes sólidas,
ladrillo con ladrillo en un diseño mágico,
sus ojos embotados de cemento y lágrimas.
Sentóse a descansar como si fuese sábado,
comió su pan con queso cual si fuese un príncipe,
bebió y sollozó como si fuese un náufrago,
danzó y se rió como si oyese música
y tropezó en el cielo con su paso alcohólico.
Y flotó por el aire cual si fuese un pájaro,
y terminó en el suelo como un bulto flácido,
y agonizó en el medio del paseo público.
Murió a contramano entorpeciendo el tránsito.

Amó aquella vez como si fuese el último,
besó a su mujer como si fuese única,
y a cada hijo suyo cual si fuese el pródigo,
y atravesó la calle con su paso alcohólico.
Subió a la construcción como si fuese sólida,
alzó en el balcón cuatro paredes mágicas,
ladrillo con ladrillo en un diseño lógico,
sus ojos embotados de cemento y tránsito.
Sentóse a descansar como si fuese un príncipe,
comió su pan con queso cual si fuese el máximo,
bebió y sollozó como si fuese máquina,
danzó y se rió como si fuese el próximo
y tropezó en el cielo cual si oyese música.
Y flotó por el aire cual si fuese sábado,
y terminó en el suelo como un bulto tímido,
agonizó en el medio del paseo náufrago.
Murió a contramano entorpeciendo el público.

Amó aquella vez como si fuese máquina,
besó a su mujer como si fuese lógico,
alzó en el balcón cuatro paredes fláccidas,
Sentóse a descansar como si fuese un pájaro,
Y flotó en el aire cual si fuese un príncipe,
Y terminó en el suelo como un bulto alcohólico.
Murió a contramano entorpeciendo el sábado.

Por ese pan de comer y el suelo para dormir,
registro para nacer permiso para reír,
por dejarme respirar y por dejarme existir,
Dios le pague.
Por esa grappa de gracia que tenemos que beber,
por ese humo desgracia que tenemos que toser,
por los andamios de gentes para subir y caer,
Dios le pague.
Por esa arpía que un día nos va a luar y escupír,
y por las moscas y besos que nos vendrán a cubrir,
y por la calma postrera que un día nos va a redimir,
Dios le pague.

¿QUÉ PUTAS PUEDO HACER?…

Jaime Sabines

¿Qué putas puedo hacer con mi rodilla,
con mi pierna tan larga y tan flaca,
con mis brazos, con mi lengua,
con mis flacos ojos?
¿Qué puedo hacer en este remolino
de imbéciles de buena voluntad?
¿Qué puedo con inteligentes podridos
y con dulces niñas que no quieren hombre sino poesía?
¿Qué puedo entre los poetas uniformados
por la academia o por el comunismo?
¿Qué, entre vendedores o políticos
o pastores de almas?
¿Qué putas puedo hacer, Tarumba,
si no soy santo, ni héroe, ni bandido,
ni adorador del arte,
ni boticario,
ni rebelde?
¿Qué puedo hacer si puedo hacerlo todo
y no tengo ganas sino de mirar y mirar?

Sola

Gotan Project

Hoy
Un cielo azul
Ilumino
La carretera

Vientos
De ilusión
Que acaricio
Mi vida entera
Puede ser que aún me quieras

Sola con mi soledad
Caigo que es mucho mejor
Escribir y meditar
Que cargar la cruz del desconsuelo

Para matar el dolor
Tuve una vez que aceptar
Nadie es del mismo color
Nadie puede penetrar mis sueños

Vos
Mostraste al fin
Tu risa cruel
Y tu mentira

Yo
Yo te quise igual
Te perdone
Cambie la mira
Y entonces comprendí

Sola con mi soledad
Caigo que es mucho mejor
Escribir y meditar
Que cargar la cruz del desconsuelo

Para matar el dolor
Tuve una vez que aceptar
Nadie es del mismo color
Nadie puede penetrar mis sueños

HORA DE LA CENIZA

Roque Dalton

.    Finaliza  Septiembre. Es hora de decirte
lo difícil que ha sido no morir.
Por ejemplo, esta tarde
tengo en las manos grises
libros hermosos que no entiendo,
no podría cantar aunque ha cesado ya la lluvia
y me cae sin motivo el recuerdo
del primer perro a quien amé cuando niño.
.    Desde ayer que te fuiste
hay humedad y frío hasta en la música.
.    Cuando yo muera,
sólo recordarán mi júbilo matutino y palpable,
mi bandera sin derecho a cansarse,
la concreta verdad que repartí desde el fuego,
el puño que hice unánime
con el clamor de piedra que eligió la esperanza.
.    Hace frío sin ti. Cuando yo muera,
cuando yo muera
dirán con buenas intenciones
que no supe llorar.
.    Ahora llueve de nuevo.
Nunca ha sido tan tarde a las siete menos cuarto
como hoy.
.    Siento unas ganas locas de reír
o de matarme.

ESTOY CANSADA

Tutiaro

Estoy cansada
cansa de amanecer
cansada de ver clarear el dia
cansada de ver apagar la noche
cansada de terminar un sueño
cansada por saber
que el nuevo día traera las mismas piedras que el anterior
los mismos baches
las mismas cartas
las pocas risas
y las muchas lágrimas.
Cansada de luchar contra el titán
que abre en mi pecho un hueco
con su lanza de acero y su filo de cristal.
Quiero dormir y no puedo
pues los que se llaman cercanos me alejan el sueño,
no entienden y sí,
no comprenden y sí,
pero no puedo dormir si los tengo cerca.
Me gustaría soñar,
soñar en un mundo nuevo,
con alas de esperanza
y quizá en los juegos
pero cuando lo intento
todo se torna sombra
todo parece fuego
se calientan las llagas
de mi maltrecho cuerpo.

Una pobre conciencia

A Bernardo Ortiz de Montellano

José Gorostiza

Un anciano consume su tabaco
en la vieja cachimba de nogal.
La tarde es solamente un cielo opaco
y el recuerdo amarillo de un rosal.

El anciano dormita…
Es tan triste la tarde para ver
un reloj descompuesto, y la infinita
crueldad de un calendario con la fecha de ayer.

Y silencio, un silencio propicio
para rememorar
cómo canta una boca la lectura
de la antigua conseja familiar.

En el fino paisaje se depura
una tristeza del atardecer,
y el reloj descompuesto parece una dolida
conciencia de caoba en la pared.

Una pobre conciencia, cuya charla
con la vieja cachimba de nogal
es el agrio murmullo de un postigo
y el recuerdo amarillo del rosal.

COMO UNA PINTURA NOS IREMOS BORRANDO

Nezahualcóyotl

¡Oh, tú con flores
pintas las cosas,
Dador de la Vida:
con cantos tú
las metes en tinte
las matizas de colores:
a todo lo que ha de vivir en la tierra!
Luego queda rota
la orden de Águilas y Tigres:
¡Sólo en tu pintura
hemos vivido aquí en la tierra!

En esta forma tachas e invalidas
la sociedad de poetas, la hermandad,
la confederación de príncipes.
Metes en tinta
matizas de colores
a todo lo que ha de vivir en la tierra.

Luego queda rota
la orden de Águilas y Tigres:
¡Sólo en tu pintura
hemos venido a vivir aquí en la tierra!

Aun en estrado precioso,
en caja de jades
pueden hallarse ocultos los príncipes:
de modo igual somos, somos mortales,
los hombres, cuatro a cuatro,
todos nos iremos,
todos moriremos en la tierra.

Percibo su secreto,
oh vosotros, príncipes:
De modo igual somos, somos mortales,
los hombres, cuatro, cuatro a cuatro,
todos nos iremos,
todos moriremos en la tierra.

Nadie esmeralda,
nadie oro se volverá,
ni será en la tierra algo que se guarda:
todos nos iremos
hacia allá igualmente:
nadie quedará, todos han de desaparecer:
de modo igual iremos a su casa.

Como una pintura
nos iremos borrando.
Como una flor
hemos de secarnos
sobre la tierra.
Cual ropaje de plumas
del quetzal, del zacuán,
del azulejo, iremos pereciendo,
iremos a su casa.

Llegó hasta acá,
anda ondulando la tristeza
de los que viven ya en el interior de ella…
No se les llore en vano
a Águilas y Tigres…
¡Aquí iremos desapareciendo:
nadie ha de quedar!

Príncipes, pensadlo,
oh Águilas y Tigres:
pudiera ser jade,
pudiera ser oro,
también allá irán
donde están los descorporizados.
¡Iremos desapareciendo:
nadie ha de quedar!

/________________________ . – 0 – . ______________________\

Akimoto Fujio

Distinguido caminar

el de la vaca

pisando violetas.


_.-↑-._
´´´´´´´´´´´´´´´´´´´’~o~’´´´´´´´´´´´´´´´´´´´

Cómo hacerse un lector rápido

Acabo de leer el libro Cómo hacerse un lector rápido de Redway Katheryn M. publicado por Deusto en 1995. Es un libro que, basado en la experiencia práctica del autor, da consejos para incrementar el ritmo de lectura particularmente en lectores lento. Es un libro de trabajo y práctica, un bestseller de estantería con métodos concretos, resumidos pero eficaces. Me parecen discutibles varios de los enfoques sobre la lectura que tiene pero, como advierte, está dedicado a lectores que necesitan o quieren incrementar la velocidad de lectura ya que su ritmo actual les resulta tortuoso. Este post resume algunos de los puntos más relevantes del libro.

El libro comienza marcando una diferencia importante: los tipos de lector. El libro está enfocado a profesionales que han tenido problemas para aumentar su velocidad de lectura y por ende de disfrutarla. Un niño, un estudiante, un adulto y un profesionista son lectores diferentes con diferentes necesidades. Como libro de trabajo se enfoca en ejercicios prácticos que no son lo más recomendable para que un niño mejore su capacidad lectora, pero al mismo tiempo recalca en el valor de la flexibilidad para que el lector adulto en general o profesionista en particular pueda adaptar el método a sus necesidades con confianza y tranquilidad.

La lectura es un proceso en el que intervienen las dos partes del cerebro. Recordemos que en la mayoría de las personas diestras la parte izquierda se destina a procesos lineales, poniendo la mayor atención en el pensamiento lógico, de análisis, en la escritura, etc. La parte derecha en cambio se encarga de realizar procesos paralelos, de los procesos de síntesis, del ritmo, la creatividad, etc. La buena lectura es un proceso que hace uso de ambas mitades del cerebro ya que un lector rápido no sólo atiende a análizar el texto sino que evoca continuamente imágenes mentales a partir de los grupos de palabras que observa.

Posteriormente, como parte importante de un libro de trabajo, establece una fórmula para calcular nuestra velocidad de lectura: Vel. de lectura =No. de palabras / minutos, fórmula muy útil y precisa cuando conocemos la extensión de nuestro texto. Si no conocemos la extensión de nuestro texto recomienda calcular el número de palabras a través de una media de las primeras líneas multiplicada por el número de éstas y de las páginas que leamos.

La técnica propuesta por el libro se basa en un proceso de reconocimiento de los malos hábitos que a través de la práctica serán eliminados para reforzar los positivos. Los primeros los agrupa en cuatro tipos:

  1. La subvocalización consiste en oír mentalmente las palabras una por una o pronunciarlas mientras se lee. Me parece sumamente útil y necesario atender a lo que se propone aquí como causas de este vicio. En la escuela debe haber un periodo en el que nos enseñen a reconocer letras y palabras una por una, posterior a éste deben enseñarnos a reconocer grupos de palabras estimulando la creación de imágenes mentales. El remedio que propone es, antes que nada, obligarse a leer más rápido entrenando para alcanzar una velocidad de lectura aceptable sin importar que en esos momentos no pueda comprender el texto.
  2. Reducir la dilación en empezar la lectura y las distracciones circundantes. Parte de la dificultad radica en como el sujeto enfrenta el proceso de lectura, la concentración es esencial por lo que recomienda
    • Empezar cuanto antes.
    • Dividir la materia en trozos
    • Tomar descansos de 5 minutos entre periodos de lectura de 20
    • Dedicarle periodos fijos y programados lo suficientemente largos para que pueda concentrarse y lo suficientemente cortos para que no resulte pesado.
    • El tiempo que se le dedique no debe tener distracciones por parte de nada ni nadie, es un tiempo dedicado a la lectura que usted y los demás deben respetar.
  3. Reducir la tensión. El autor se apoya en Charles Handy para establecer una diferencia entre “tensión” y “tirantez”. La primera en una medida determinada es recomendable para estimular al cuerpo a concentrarse en una actividad específica. Cuando la estimulación se prolonga al menos por varios días empieza a ser dañina y se transforma en tirantez. Si es esto lo que le impide leer se recomienda que haga una revisión y cambio de sus hábitos para reducir ese stress, que tome en consideración tomar una técnica o hábito que le permita tranquilizarse o que encuentre una “zona de estabilidad” en su vida cotidiana que le ayude a relajarse.
  4. El reto más grande lo constituye padecer dislexia. El autor reconoce que no puede combatir los efectos de una dislexia grave, pero en el caso de padecer una dislexia menor se pueden reducir sus efectos con los siguientes ejercicios:
    • Utilizar un indicador como el dedo para seguir la lectura.
    • En caso de que el movimiento de ojos sea demasiado errático, construir una tarjeta con una ranura del ancho y alto de una línea del texto por medio de la cual se realizará la lectura para forzar los ojos a realizar los movimientos horizontales necesarios.
  5. Ajustar el ambiente y el entorno para favorecer la concentración. Situarse en un lugar o habitación con una temperatura de 18 a 20 grados centígrados, poner una iluminación aceptable para sus ojos, conseguir una silla que permita una postura cómoda ligeramente reclinada hacia delante y leer mientras pueda concentrarse, si no se puede concentrar pare la lectura y continúe luego.
  6. Incrementar las habilidades de memoria y rememorización. La retención de determinado conocimiento recae rápidamente después de habernos enfrentado a éste, particularmente si no tenemosel estímulo o práctica correctos para afianzar ese conocimiento. Generar mecanismos mnemoténico como historias o relacionarlo con cosas que ya conocemos es muy recomendable para poder mantener los conocimientos, yo añadiría que es parte de un adecuado proceso de interiorización.
  7. También puede ayudarse con la creación de mapas mentales que permiten que rememore el texto de acuerdo a sus necesidades. Es importante que no los realice mientras lee sino posteriormente y que sean mapas mentales; esto es porque tomar apuntes mientras lee interrumpe su proceso de lectura, lo lleva por el razonamiento del autor que comúnmente no comparte los mismos intereses con usted como lector y por ende debe crear el mapa mental basado en sus conocimientos y lo que le interesa aprender del texto que rara vez es y puede ser todo.

Entrando en materia el método de entrenamiento que se propone se describe como escalonado compuesto de los siguientes pasos:

  1. Velocidad de lectura inicial. Tomar un ibro, marcar un tiempo de lectura y leerlo a la velocidad normal con que lee actualmente. Luego, a través de la fórmula anteriormente expuesta, calcular su velocidad de lectura. La velocidad media de un lector en inglés es de 200 a 300 palabras por minuto de acuerdo al autor y yo diría que no hay mucha diferencia con el espeñol.
  2. El siguiente paso es la motivación para ello hay que a) establecer objetivos y b) leer en series cortas. El primer paso consiste en no querer aprenderse todo el libro de memoria sino en poner atención a algo en específico como el personaje principal, determinado tema, etc. El segundo consiste en el ya enunciado de leer en series cortas y fijas que le permitan concentrarse pero sin hacerlo tortuoso y no leer si ha perdido la concentración.
  3. Se le llama fijación al salto que realizan los ojos para ubicarse en una nueva palabra. Se llama regresión al hecho de mirar una palabra que ya había sido leída por duda, inseguridad, etc. Tomar velocidad en el texto mejora la concentración por ello es importante evitar la regresión. Hay que continuar la lectura para acostumbrarse a concentrarse.
  4. Una parte que me parece es importantísima es la de la visión periférica. Como ya se mencionó anteriormente la lectura debe realizarse en grupos de palabras. Por tanto hay que mejorar la atención en la visión periférica para poder leer rápidamente las palabras adyacentes a aquella donde realizamos la fijación. El ejercicio recomendado es que alguien dibuje una línea vertical en una hoja y que a cada lado de la línea escriba palabras de semejante extensión. El reto consiste en desplazar sus ojos únicamente a través de la línea y contar el número de letras que tienen las palabras, lo importante es no mirar directamente las palabras sino contar sus letras desde la visión periférica. También examinar los límites de esa visión periférica observando hasta que palabra puede entender.
  5. Uso de un indicador, preferentemente el dedo.  Independientemente de que sea disléxico o no hay que evitar la regresión. Por ello es muy útil usar el dedo para seguir la lectura y llevar a los ojos por determinado rumbo sin que regresen. Este ejercicio también está escalonado dentro de sí. En primer lugar debe realizarse línea por línea aplicando lo aprendido hasta ahora. Luego se introduce el ritmo ayudado de un metrónomo o del propio corazón, poco a poco debe aumentarse la velocidad con que se va usando el dedo como guía. Una vez que se realiza con ritmo se va a acelerar al punto en que se realizarán rápidos zigzagueos por toda la página. Esto parte de que en este libro se tiene el principio Hojear también es leer; muchas personas no pueden ni tienen por qué leer un libro completo, un memo, un oficio, el objetivo del ejercicio es aprender a llevar una velocidad de lectura tanto visual como comprensiva tal que le permita identificar rápidamente palabras clave y relacionarlas para captar el contenido del documento sin leerlo completo o tener que regresar constantemente. Otro principio es que una lectura hecha muy despacio no tiene y generalmente no es mejor que dos lecturas rápidas.

Los principios sobre los que se basan estos ejercicios son: la flexibilidad, la sinceridad en l autoevalucación y la perseverancia. Cada ejercicio debe practicarse continuamente y en cada uno medir su velocidad de lectura para ir notando los avances, éstos no tienen por qué ser lineales, puede haber retrocesos esporádicos pero nunca serán fatales, con perseverancia habrá un incremento gradual y constante de la velocidad de lectura. Así mismo no debe elegir materiales pesados de lectura, debe empezar por novelas ligeras o pequeños textos técnicos que no reten demasiado la comprensión que estamos cultivando para eventualmente incrementar la dificultad. Finalmente se recomiendan dos ejercicios para el descanso de los ojos: el primero consistente en cerrar los ojos y apoyarlos sobre las manos cuando cada palma hace como una taza de manera que no presionemos los ojos, y entonces imaginar un amplio paisaje y mirar cada uno de sus detalles moviendo la mirada a lo largo y ancho de lo que imagina; el segundo consiste en mirar durante tres segundos un objeto lejano y enfocarlo, luego bajar la mirada y observar un objeto cercano tres segundos, repetir el proceso cinco veces.

Habiéndo aprendido las técnicas de lectura rápida se pasa a la lectura de un libro por medio de un método de seis fases metódicas.

  1. Evocación.
    • Objeto. Precalentar la lectura e identificar lagunas de conocimiento.
    • Método. Piense el título y apunte palabras clave que describan lo que ya conoce del tema. Manteniendo una actitud positiva trate de rememorar sobre el tema, casi ningún tema es lo suficientemente nuevo como para que no nos haga pensar en nada en lo absoluto.
    • Tiempo empleado. Dos minutos.
  2. Objetivos.
    • Objeto. Conseguir confianza y ayudar a adquirir velocidad.
    • Método. Preguntarse “¿Para qué leo este libro?”.  A través de dos o tres preguntas establecer un objetivo claro y específico cuidandose de establecer objetivos difusos o demasiado generales, ni tampoco tareas excesivas.
    • Tiempo empleado. Cinco minutos
  3. Visión de conjunto.
    • Objeto. Empezar a buscar información y decidir si vale la pena leer el libro.
    • Método. Con el condicionamiento de alta velocidad o zigzagueo rápido a través de la página debe darse una idea de lo que dice el libro atendiendo a su portada, índice, introducción, imágenes o diagramas, entre otras partes.
    • Tiempo empleado. Cinco minutos.
  4. Visión previa.
    • Objeto. Mantener centrada la atención.
    • Método. Por medio de una lectura un poco más específica tache o marque partes del libro o documento que no le van a servir.
    • Tiempo empleado. Diez minutos aunque el tiempo puede variar dependiendo la extensión.
  5. Visión a fondo.
    • Objeto. Entender detalladamente la lectura.
    • Método. Una vez que ha identificado lo que le interesa haga una lectura teniendo presente la comprensión del texto. Haga la lectura siguiendo los consejos anteriores y marque o subraye palabras clave. Si se tienen lagunas al final de la lectura vuélvalo a leer.
    • Tiempo empleado. El tiempo necesario sin hacer lenta la lectura y sin hacer regresiones.
  6. Repaso.
    • Objeto. Comprobar si se han alcanzado los objetivos.
    • Método. Rememore el libro realizando un mapa mental, dibújelo. De esta forma practicará lo aprendido y lo memorizará.
    • Tiempo empleado. Diez minutos, quizá más.

Consejos finales: No realice notas mientras lee, son actividades diferentes que se entorpecen. Además, como se dijo anteriormente, siguen el pensamiento del autor y no sus necesidades de comprensión. Espere al final y úselo como ejercicio para reforzar sus conocimientos. Sea flexible, con el tiempo aprenderá a realizar los ejercicios y la lectura de manera más natural por lo que también deberá adaptar sus ejercicios para que la lectura sea disfrutable descartando aquellos que ya domina o combinándolos.

Hasta aquí esta reseña del libro. Creo que es un libro de estantería, obviamente no es un título especializado, a pesar de ello me parece un manual muy útil para personas que tienen problemas con la lectura o para aquellos que participan en tareas de alfabetización o de mejora del proceso de lectura y escritura. Si bien el país tiene serios rezagos educativos las zonas urbanas por necesidad tienen un nivel de alfabetización mayor que las zonas rurales y, aunque no nos hallemos en los niveles de analfabetismo de hace unas décadas, el problema actual se halla más en la calidad de la lectura que en el reconocimiento de las palabras o las letras. Es importante incrementar la velocidad y comprensión promedio del lector nacional para generar una ciudadanía más informada y con mejores herramientas de discusión de todos los asuntos públicos y privados.