El 94. Parte II: Colosio

Herido de muerte

Luis Donaldo Colosio Murrieta fue un político de origen sonorense nacido en 1950. Estudió en el Tec de Monterrey la licenciatura en economía de la cual egresó en 1972. Realizó estudios de maestría en la Universidad de Pensilvania y en 1979 una estancia de investigación en Austria. A su regreso tuvo diversos puestos académicos en el Colegio de México, la UNAM en la Universidad Anáhuac. Poco después se casó con una alumna recién egresada de ésta institución: Diana Laura Riojas quien siguió estudiando diplomados en México y Estados Unidos.

Desde los dieciocho años entró al Partido Revolucionario Institucional (en el turbulento año del 68) siguiendo (muy probablemente) los pasos de su padre, el señor Luis Colosio Fernández, quien saltó del sector privado al público durante los setentas hasta ocupar la Presidencia Municipal de su pueblo, Magdalena de Kino, en 1982. Al mismo tiempo Luis Donaldo entró a la estructura del partido ocupando el puesto de Subdirector de Análisis para la Planeación del Centro de Estudios Políticos, Económicos y Sociales (C.E.P.E.S) del PRI en el Distrito Federal.

Posteriormente saltó a la Secretaría de Programación y Presupuesto (SPP), bajo el mando de Carlos Salinas de Gortari, como Director General de Programación y Presupuesto Regional. Fue Diputado por Sonora. Posteriormente es designado Oficial Mayor del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del Partido Revolucionario Institucional, y al poco tiempo Coordinador de la Campaña Presidencial de Salinas. Al mismo tiempo fue postulado como senador por Sonora sin embargo en 1988 se hace cargo de la presidencia del partido cargo que conservará hasta 1992. Entonces es nombrado Secretario de Desarrollo Urbano y Ecología la que se transforma en la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL). Después de una gestión de año y medio es nombrado candidato a la presidencia en noviembre de 1988.

El 23 de marzo de 1994 fue asesinado por arma de fuego durante un mítin en las afueras de la ciudad de Tijuana, apenas a los cuatro meses de empezada su campaña presidencial y a tres del inicio de la insurgencia neozapatista.

Las sospechas sobre el asesinato han sido múltiples aunque la sospecha colectiva siempre ha apuntado a un asesinato desde las cúpulas del poder Priísta y gubernamental, especialmente se apunta al entonces presidente Salinas. La tesis tradicional es que durante el año 1993 hubo una ruptura en el “grupo compacto” del salinismo; éste había sido creado por Camacho Solís, Salinas y otros personajes durante su paso por instituciones educativas como una estrategia de profesionalización y direccionamiento del poder público. Durante 12 años se logró mantener la cohesión del proyecto que nació en el sexenio de Miguel de la Madrid bajo el cobijo de la SPP. En ese transcurso ganaron poder político en el partido, posteriormente bajo todo el gobierno de Carlos Salinas.

Hacia 1993 la necesidad del traspaso presidencial llevó a contradicciones dentro del “grupo”. Al mismo tiempo el país empezó a sufrir una serie de cambios, convulsiones y crisis, económicas, sociales y políticas que separaron aún más a los miembros del grupo en el que resaltarían las figuras de Colosio, Camacho Solís y Salinas. Para muchas personas el punto de quiebre lo constituye el discurso del seis de marzo en el que hay un reconocimiento explícito a muchos problemas nacionales y la insuficiencia del partido y el gobierno para resolverlos. Ese discurso habría causado la ruptura con el presidente que eventualmente decidió asesinarlo.

Pero no es la única tesis presente. Muchos apuntan hacia el narcotráfico en tesis que van: desde el riesgo que constituía tener programas que cambiaran la dinámica del campo hasta narcos ardidos por haber sido corridos de lugares donde se realizarían mítines. También se apunta a una tesis estructural más amplia donde la ruptura del grupo compacto llevó a inmiscuirse en el complot a sectores empresariales y/o narcotraficantes.  Nunca faltó quien intentó apuntar hacia el PRD, el EZLN o algún otro grupo como causantes del atentado bajo el antecedente de los asesinatos y secuestros políticos de los setentas. Sin embargo la tesis del poder se reforzó rápidamente por los acontecimientos posteriores.

Apenas un día antes del asesinato Camacho Solís había declarado que ya no buscaría la candidatura. El día 23 de marzo Colosio llegó a Tijuana a las cuatro de la tarde y se trasladó directamente a Lomas Taurinas, una colonia en las afueras de Tijuana con un alto nivel de marginación haciendo media hora en el traslado. Durante mucho tiempo se ha especulado acerca de la elección del lugar para el mítin: la colonia estaba prácticamente incomunicada ya que se llegaba a ella por un pequeño puente de tablones colocada sobre un arroyuelo de aguas negras que imposibilitaba el acceso de vehículos. Colosio pasó el puente a pie y se dirigió al templete ubicado a setenta metros.

Después de treinta y cinco minutos de mítin el candidato empezó a trasladarse por la explanada muy lentamente por la aglomeración a su alrededor. A su alrededor tenía dos círculos de protección, el primero integrado por su escolta personal, el segundo por elementos del Grupo Omega. A trece metros y medio del templete alguien logra disparar a quemarropa a la cabeza del candidato con un revolver calibre 38 al que supuestamente sigue un disparo en el abdomen.

Se desata el caos y la confusión mientras el candidato cae inconciente, de manera casi inmediata es levantado torpemente por miembros de la escolta que tienen que sacarlo casi a rastras hasta la camioneta, la que en diez minutos lo traslada al hospital donde se mantiene con vida alrededor de hora y media. Finalmente a las 6:55 de la tarde sufre un paro cardiaco irreversible. Se consuma el primer asesinato de un candidato presidencial desde la muerte de Álvaro Obregón.

En el lugar fue detenido un joven de veinticinco años con chamarra negra que prácticamente es linchado por la población. De ahí toda la historia se sume en el misterio. El detenido fue llevado a la PGR en Tijuana donde fue interrogado y le fue tomada una declaración. Al día siguiente fue trasladado a la ciudad de México pero durante dos horas el detenido y su escolta se perdieron en lo que se considera fue un interrogatorio privado junto al mar a petición de Manlio Fabio Beltrones.

Por otro lado las fotos inmediatas al asesinato no muestran herida en el abdomen y en 2004 el académico Javier Hurtado mostró un video donde se muestra el momento en el que se metió a Colosio a la camioneta camino al hospital y en el que se percibe un resplandor que sale del interior así como, según Hurtado y otros, el sonido de un disparo. En esta tesis los propios agentes del Estado Mayor Presidencial habrían rematado al candidato.

Las investigaciones periciales fueron un caos, a las que se sumó la información contradictoria de la necropsia y luego la manera selectiva en que medios y gobierno seleccionaron y transmitieron esa información. De ahí surgió la versión de las dos armas ya que en un principio no fueron presentadas y existía la versión de que un arma le fue mostrada a Aburto quien la reconoció. Nadie ha podido obtener una versión satisfactoria sobre a qué hora llegaron los servicios periciales ni qué hicieron, en cuyo caos se inserta la aparición de una bala que policías municipales recogieron.

El problema más conocido lo constituyen los “tres Aburtos”. El pistolero que se ve en los videos al momento de los disparos que coincide con un joven encontrado muerto en un taller mecánico al siguiente día; éste no coincide con la persona detenida en ese momento por los miembros del EMP y en el que muchos ven a un supuesto agente del CISEN; y a su vez ninguno de los dos coinciden con el hombre que fue presentado en Almoloya a quien se le pidió rasurarse y cortarse el pelo lo que hizo más difícil su identificación. Incluso hay diferencias en las fotografías y la identificación judicial del implicado ¡teniéndolo detenido!

Supuestamente Salinas le ofreció a la viuda que la investigación fuera llevada a cabo por Santiago Oñate, amigo y colaborador del fallecido, a lo que Diana Laura se opuso proponiendo a Miguel Montes García ministro de la SCJN. Éste dió un primer vuelco a la investigación pero después de varios tropiezos y teorías increíbles terminó renunciando al cargo, particularmente después de que su propia promocionadora rechazó los resultados de la investigación. La subprocuradora de la PGJDF Olga Islas de Gonzáles Mariscal se retiró del cargo después de dejar abiertas catorce líneas de investigación. A continuación entra Antonio Lozano Gracia y Pablo Chapa Bezanilla quienes, como vimos en el post anterior, se hicieron cargo paralelamente de las investigaciones del caso Posadas Ocampo y Ruiz Massieu. Ambos salieron en medio de un descrédito ya incorregible ante la cantidad de irregularidades que esas y otras investigaciones acusaban.

Finalmente fue puesto al frente de la subprocuraduría especial Luis Raúl Gonzáles Pérez quien trató de poder orden en el caso y se dedicó a seguir 27 líneas de investigación al final de las cuales se llegó a la conclusión de que Mario Aburto fue el autor material e intelectual. Antes del cambio de sexenio la subprocuraduría fue cerrada y no hubo mención al caso en los años siguientes. La cantidad de sospechosos, teorías, líneas de investigación hace imposible obtener una certeza de lo sucedido ese día más allá de lo consignado por el video que retrata el disparo a la cabeza.

El mito se incrementa por las historias de poder que le siguen a todo el caso. El grupo compacto se deshizo con el ascenso de Zedillo al poder. Unpersonaje importante del grupo es Joseph Marie Córdoba Montoya, personaje francés por nacimiento que conoció a Salinas en Estados Unidos donde se incorporó a su equipo trasladándose a México para trabajar en el Colegio de México. De ahí se integró a la administración pública y se nacionalizó mexicano en 1985. Durante la presidencia de Salinas alcanzó el cargo de Jefe de Gabinete desde el cual se le imputan muchas acciones políticas y violentas así como un poder desmesurado. Se dice que era promovido como candidato por el Secretario de Hacienda Pedro Aspe quien se incorpora al equipo de Salinas desde su afiliación al PRI en 1980.

Córdoba Montoya no podía, en virtud de los requisitos para Presidente que establece la Constitución, ser candidato. Corren diversos rumores que insinúan que fue el responsable de presionar a Colosio a que renunciara a la candidatura en el momento de distanciamiento entre el candidato y el presidente. El 1° de abril del 94, ocho días después del asesinao, fue nombrado representante del gobierno mexicano ante el Banco Interamericano de Desarrollo. Desaparecido del poder durante años, reapareció durante una reunión convocada por el PRI en 2002.

Por su parte Pedro Aspe fue descartado de la lucha presidencial ya que no cumplía con el requisito de no haber ocupado una secretaría de estado seis meses antes de la elección. Después de que Zedillo tomara la presidencia fundó una empresa de consultoría para inversores: Protego Asesores, misma que ha dirigido hasta la actualidad. Formó parte del consejo directivo de la aerolínea Volaris y participó en la renegociación de la deuda del Distrito Federal bajo la administración de Marcelo Ebrard. Se sabe que tanto Aspe como Córdoba se han reincorporado al escenario político tras bambalinas promoviendo diversas iniciativas políticas y legales.

Manuel Camacho Solís fue uno de los primeros colaboradores de Salinas desde que estudiaron Economía en la UNAM. Ocupó diversos puestos de negociación y la Regencia del Departamento del Distrito Federal. Durante el resto de 1994 fue perdiendo su poder ante el partido por su posición de negociador con el PRD, sus infructuosas negociaciones con el EZLN, finalmente por las sospechas que se levantaron a la muerte de Colosio en torno a su papel en el crimen. Después de un año de desgaste político y también expulsado de las altas esferas por el nuevo presidente terminó renunciando al PRI en octubre del 95. Sin embargo prosiguió sus acercamientos a otros sectores políticos e intentó ser presidente en el 20oo, luego logró un acercamiento con el PRD que lo postuló como diputado sin integrarlo al partido. Terminó formando el movimiento Diálogo por la Reconstrucción de México (DIA) y sin duda fue quien propició el acercamiento de su ex-colaborador Marcelo Ebrard al PRD y a López Obrador hasta alcanzar la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México.

El papel de Zedillo dentro del embrollo nunca ha sido aclarado. Zedillo era protegido de Córdoba y se dice que a éste le dedicó su tesis de doctorado. También tuvo un papel destacado dentro de la SPP y para unos parecía el candidato natural desde el principio. Para otros era alguien menor como lo mostraba el haber sido relegado a la Secretaría de Educación Pública (SEP) desde donde incorporó el comentario sobre los sucesos del 68 en Tlatelolco a los libros de texto gratuitos. Al encarcelar a Raúl Salinas y reordenar a la clase política se libró en buena medida de las sospechas en torno al caso Colosio.

Es indudable que en su momento el “grupo compacto” fue sumamente efectivo para escalar posiciones políticas dentro del PRI y del gobierno generando una extensa red de colaboradores en diversas áreas del poder. Por igual consiguieron alianzas con generaciones anteriores del partido que fueron generando una serie de colaboradores más jóvenes que les ayudaran en su proyecto. La clase política actual debe mucho a su red de relaciones incluso con el traspaso generacional y con la alternancia política.

El caso Colosio tiene actualmente un estatus especial. En 2006 la PGR declaró que la investigación se encontraba cerrada pero el caso continuaba abierto como lo demostró la petición de información al IFAI durante 2010. En este proceso se llegó a la conclusión de que los archivos y documentación relativos al caso permanecerían cerrados hasta la liberación de Mario Aburto en 2035.  Este material permanece en una bóveda especial del Archivo General de la Nación (AGN) desde que fue enviado por la fiscalía del caso cuatro semanas antes de que el poder pasara al Presidente Vicente Fox. El 29 de enero de 2007 la PGR informó al AGN que la situación del caso era “reservado”.

Es evidente que siguen estando en el poder muchos de los que actuaron discrecionalmente durante la investigación y en momentos posteriores. Es evidente que el crimen demostró la fragilidad del Estado, de sus instituciones y contribuyó al cambio político del año 2000. También es evidente que muchos de los vicios y defectos del sistema que llevaron a ese crimen y que perpetúan su impunidad siguen presentes en nuestra estructura política, gubernamental y social. Finalmente es imposible no ver que los poderes que participaron o al menos encubrieron u obstaculizaron las investigaciones en el caso Colosio pueden haber dejado los puestos públicos pero sin duda alguna siguen estando en el poder.

Atte: Ilyadad.

http://es.wikipedia.org/wiki/Luis_Donaldo_Colosio
http://es.wikipedia.org/wiki/Asesinato_de_Luis_Donaldo_Colosio_Murrieta
http://www.metroflog.com/cheko_colorado/20091208/1
http://www.terra.com.mx/noticias/articulo/156624/
http://www.oem.com.mx/esto/notas/n637412.htm
http://www.bibliotecas.tv/colosio/discursos/candidato06mar94.htm
http://jenarovillamil.wordpress.com/2011/03/19/marcelo-y-las-paradojas-del-%E2%80%9Cequipo-compacto%E2%80%9D/
http://www.proceso.com.mx/?p=307057
http://www.laregionenlinea.com/index.php?option=com_content&view=article&id=11048:iquien-esta-detras-del-atentado-a-colosio-cordoba-salinas-zedillo-dinos-del-pri-el-gran-capital&catid=83:nacionales&Itemid=966
http://www.isabelarvide.com/columna.php?columnaID=131CA85
http://www.excelsior.com.mx/index.php?m=nota&seccion=opinion&cat=11&id_nota=820822
http://mexicodesgraciado.blogspot.mx/2007/08/asesinato-de-luis-donaldo-colosio.html
http://homozapping.com.mx/2012/04/de-la-madrid-la-teleserie-de-la-familia-feliz/
http://www.proceso.com.mx/?p=305090
http://www.animalpolitico.com/2010/12/caso-colosio-bajo-reserva-hasta-2035/
http://www.jornada.unam.mx/2011/05/23/politica/019n1pol

http://www.proceso.com.mx/?p=305090

Anuncios

#YoSoy132

¡¡¡Yo Soy 132!!!
Sinceramente siempre he sido un escéptico de la educación privada a nivel superior. De su calidad, por sus contenidos, por sus valores, de su contraposición a la educación pública. Poco a poco durante los últimos años ha empezado a cambiar mi postura. No significa eso que me manifieste a favor de la educación privada. Creo firmemente que la educación es un derecho humano que debe ser gratuito, entendiendo que la sociedad paga a través de los impuestos el desarrollo científico, técnico, profesional de las siguientes generaciones.

Sin embargo es obvio que la apertura de la educación privada operada en los últimos 20 años ha generado una gran cantidad de comunidades estudiantiles y egresadas de esas modalidades educativas. También la caída en el poder adquisitivo, los pocos lugares en la educación pública y la ampliación de la matrícula de la educación privada ha hecho que ésta deje de ser un privilegio de sectores pudientes para transformarse en una opción de educación viable y al mismo tiempo un martirio económico de esas personas y las familias que las sostienen.

La educación privada superior comprende una amplia gama de ofertas, muchas no contempladas por la educación pública, tanto académicas, de calidad educativa, ideológicas, etc. La formación de una gran cantidad de profesionistas queda en manos de sistemas educativos con poca supervisión del Estado pero quienes, al final de cuentas, son parte importante del poder económico, social y técnico-científico de nuestro país.

Algunas de sus escuelas cuentan con una tradición y una calidad superior a pesar de que no comulgue con sus planes y valores como dije anteriormente. Lo que no nos habíamos puesto a pensar es en la existencia de pensamiento crítico dentro de esas universidades que fuera capaz de manifestarse a favor de causas sociales o protestas contra el sistema político. Tradicionalmente pensaba que, inclusive teniendo la conciencia de que el estudiante privado hace tiempo ha dejado de ser en todos los casos el hijo del poderoso, por diversas razones el estudiante privado era el aliado del sistema.

Los acontecimientos de las últimas semanas han servido para vencer ese prejuicio. He visto con sorpresa como algunos estudiantes de la universidad Iberoamericana encararon a Enrique Peña Nieto obligándole a mostrar una cara que el PRI no quiere reconocer: aún mantiene su autoritarismo tradicional. Al responder “Fue una decisión que asumo personalmente para restablecer el orden y la paz, lo hice en el uso legítimo de la fuerza que corresponde al Estado”, da cuenta de que avala: o la apariencia de seguridad propia a costa de un gobierno irresponsable, o de que sencillamente sigue convencido de que fue una medida apropiada responder a un problema social directamente con la violencia, así como mandar a una fuerza policial inadecuadamente entrenada para lidiar con la población cometiendo en el proceso graves violaciones a los derechos humanos.

Reciben a Peña en la Ibero

El resultado es el surgimiento de un movimiento estudiantil desde las escuelas privadas donde la agenda de derechos políticos se antepone a la de derechos sociales. Un movimiento que incorpora la comunicación con la educación pública lo que permite sumar las demandas de todo el sector estudiantil bajo la bandera de denuncia de los dos obstáculos estructurales para el avance de la democracia en nuestro país y de la ulterior mejora de las condiciones sociales: la partidocracia y la falta de democracia en medios.

El movimiento ha sido espontáneo y sus mejores apologistas han sido el propio Peña Nieto con su partido y Televisa. Lo han sido al tratar de minimizar sus demandas, al minimizar al movimiento, al desbocar a sus perros y permitir que insulten al movimiento sin ofrecer, en igualdad de condiciones, espacio a las opiniones que lo apoyan, al participar directamente de ataques violentos a otras expresiones paralelas como la Marcha AntiEPN, al defender posturas indefendibles cuando el derecho internacional se fundamenta hoy en día en los derechos humanos tanto políticos como sociales.

Hoy se celebró la primera Asamblea General del movimiento #YoSoy132 en las islas de Ciudad Universitaria con una asistencia, en mis cálculos, de cinco mil personas (los organizadores sostienen la cifra de siete mil). Los resultados son positivos pero contradictorios. La gran cantidad de asistentes de la educación pública y otros movimientos de izquierda avasalló al resto del movimiento con sus demandas y sus peticiones. Éstas se desbordaron hacia todos lados en las mesas incorporando programas que van más allá de esa búsqueda por la democracia en partidos y medios que parecía la intención inicial. Es un reto ahora a las universidades privadas asumir su participación activa en este movimiento y no dejar que lo tomemos en nuestras manos únicamente, hacer valer su punto de vista, sus necesidades en las asambleas futuras, estoy seguro de que ahí se mostrarán grandes disensos. Es importante reconocerlos si no se puede superarlos, no acallarlos sino entenderlos.

Dos elementos que me parecen importantísimos es que la organización de la asamblea se propone sea rotativa en sus sedes y en sus voceros, así como en los voceros de las comisiones. La asamblea del movimiento #YoSoy132 debe ser lo más horizontal posible. También debe ser el germen de un movimiento social que se ponga en contacto con los movimientos de otras naciones respecto de los cuales México ha estado atrasado el último año. Hay que contactar con la Primavera árabe, con el M15, con Occupy Wall Street.

El calendario inmediato reclama ocuparse de las elecciones que se realizarán dentro de un mes. El gran disenso recae en dos puntos: la posición respecto de la candidatura de Enrique Peña Nieto y la posición respecto del llamado al voto. Aunque se asume que el movimiento sea apartidista no se llega a un acuerdo total sobre si declararse AntiEPN y por qué. En el segundo caso dentro del movimiento existen posiciones abiertamente a favor del abstencionismo, del voto nulo, del voto útil, del voto razonado y del voto partidista.

Por todo eso: ¡#YoSoy132!

Nota de Televisa.

Atte: Ilyadad

 

Televisa y otros

Televisa se excusa en la interpretabilidad de muchas de sus acciones, en lo intrincado de un sistema democrático y ante todo en la ignorancia de las personas para ser una empresa que detenta el pode a costa de la democracia. Pero no es la ignorancia de sus acciones y errores sistemáticamente cometidos una y otra vez lo que la defiende, agravios que ya conocemos pues se  han repetido inumerables veces, sino nuestra ignorancia e incapacidad para expresar de manera clara e igualmente sistemática cada una de las acciones con las que ha contribuído a que el país se encuentre en una posición de rezago. El movimiento Yo soy 132 retoma el decálogo de estrategias de manipulación mediática de Noam Chomsky como una forma de empezar a bocetar las críticas a la falta de democracia en los medios de comunicación, ésta es mi visión al respecto.

Las 10 estrategias de manipulación mediática según Chomsky

  •  LA ESTRATEGIA DE LA DISTRACCIÓN.

Si bien una fin importante de la producción cultural de medios es el entretenimiento es importante que ocupe una porción bien definida de los contenidos y que no avasalle el carácter informativo y educativo, incluso es preferente que entre en interacción. Sin embargo Televisa, TVazteca, Proyecto40 y Cadena3 (por lo que respecta a la televisión abierta en la capital del país), llenan su contenido de series y telenovelas pocas de las cuales tienen un contenido didáctico. La mayoría repiten el mismo contenido moralizante desde hace décadas con pocas innovaciones haciendo uso de un lenguaje irreal, situaciones idílicas y contenidos enfocados a estereotipar roles de género, roles sociales, formas de conducta; todo ello basados en un sistema aspiracional de situaciones y niveles de vida idílicos en que supuestamente viven las clases medias o altas.

Todas las mañanas el canal principal de la cadena está ocupado por un programa de entretenimiento con un contenido enfocado a un público femenino, preferentemente amas de casa, “amenizado” por una comicidad sosa consistente en juegos y sketchs donde sólo participan los presentadores y técnicos del programa ignorando al público. Con el tiempo estos programas han ido incorporando espacios con cápsulas de conocimiento general explicado de manera ramplona y simplista como acontecimientos “de interés” sin propiciar un mayor conocimiento al respecto.

La producción de contenidos nacionales destaca por el poco ejercicio crítico del estado de la sociedad actual a menos que éste se realice a través de estereotipos como “el político corrupto”, “el delincuente (desviado) de la familia”, “la mujer indefensa”, etc. La producción dramática nacional carece normalmente de comentarios de actualidad en los campos de ciencias, sociedad o noticias e incluso han proliferado los programas con contenidos religiosos no sólo directamente promocionadores de ciertas iglesias sino del pensamiento y culto católico. Fuera de ello hay una escasa discusión intelectual que es relegada a horarios de madrugada.

Los noticiarios muchas veces suelen ser usados para la transmisión morbosa de alguna nota en partícular a la que se llega a destinar más de la mitad de tiempo de un programa sin aportar mayores datos sobre el evento, especialmente cuando el evento es una catástrofe. Así mismo se introducen una gran cantidad de contenidos infomerciales que desplazan el tiempo efectivo de información al público.

Los días de descanso están llenos de películas destacándose el día domingo por la superficialidad de los contenidos. Los programas de concursos repiten la fórmula de AmericanIdol y BigBrother con lamentables resultados ya que se han convertido en la apología de los artistas ya entronizados en la empresa colocándolos a la par de amateurs de escasa calidad que sirven más para la mofa que para la creación de nuevos valores culturales.

  • CREAR PROBLEMAS Y DESPUÉS OFRECER SOLUCIONES.

Este elemento de manipulación mediática es complejo pues hablamos de la historia reciente de la que no conocemos aún muchas cosas y al mismo tiempo hablamos de una relación Medios – Estado que no ha sido tan inequívoca. El Gobierno y la clase política han sido descalificados reiteradamente sin ofrecer siempre motivos o argumentaciones completas, en cambio a los personajes políticos se les trata de manera diferente dependiendo su puesto, influencia y relación con la empresa en cuestión.

Un problema creado es la onerosidad del gobierno. Por años ha existido un discurso en los medios sobre lo poco efectiva que resulta la administración pública por su normatividad, estructura y corrupción. Al mismo tiempo se le ha acusado de ser la fuente de los altos impuestos con posterioridad al desmantelamiento de las empresas productivas que estaban en manos del Estado. A pesar de que durante el sexenio de Vicente Fox el número de plazas fue drásticamente reducido sigue siendo un comentario constante el peso y cantidad del aparato Estatal.

Otro problema creado fue el de la crisis del sistema de pensiones. Durante el sexenio de Ernesto Zedillo se lanzó una campaña que recitaba una y otra vez la incapacidad del Estado y de la planta trabajadora para sostener a un sistema de pensionados que, supuestamente, rebasaría al de trabajadores en activo. Esa campaña llevó eventualmente a la implantación del sistema de AFOREs con una resistencia insuficiente por parte del sector laboral. Evidentemente ante la disminución de las empresas productivas públicas y privadas, el incremento de la esperanza de vida y la reducción de la tasa de natalidad, el número de pensionados aumentaría en relación con la planta laboral pero la medida introducida apoyó a los sectores financieros en lugar de incrementar el poder adquisitivo de los trabajadores así como generar puestos y condiciones de trabajo para mantener más años en activo a las personas.

Los sindicatos y las políticas sindicales, por su parte, son objeto de duros comentarios por los medios como causantes del atraso político económico del país. En lugar de realizar trabajos de investigación y denuncia que apoyen la democracia sindical, estas organizaciones de trabajadores han sido vistas como una mafia que sirve para sustentar las vidas opulentas de sus líderes. Aunque esta afirmación no es falsa jamás se lucha contra esto sino que se emprenden campañas para enfatizar los periodos de huelga y sus consecuencias sin existir labor periodística y espacio suficiente al aire o en medios impresos sobre las exigencias contrapuestas entre patrones y trabajadores.

Así mismo el uso faccioso del poder informativo ha operado en campañas de desacreditación de otros medios o empresas como fue el caso Televisa vs. Reforma o en contra de Víctor Gonzales Torres mejor conocido como el Doctor Simi. En el caso de TVazteca es inolvidable la toma de las instalaciones de Canal40 en el cerro del Chiquihuite y la campaña de desprestigio llevada a cabo por la empresa que sólo pudo ser frenada porque sirvió, a su vez, para una campaña de desprestigio por parte de Televisa.

Finalmente hay que hablar de los problemas creados que no requieren solución alguna o bien de los asuntos que absorben tiempo al aire para opacar otras cuestiones no menos e incluso más importantes. El ejemplo emblemático fue la espantosa cobertura mediática al supuesto “chupacabras” que absorbió la atención de los medios de manera repetida mientras el país se encontraba en una guerra entre las fuerzas armadas y el EZLN al tiempo que ocurria una crísis económica.

  • DIFERIR UNA MEDIDA FUTURA

Hace apenas 20 años se empezaron a abrir más canales de televisión y hace diez se frenó esta tendencia. Durante los primeros años de la televisión Telesistema Mexicano controló la mayor parte de canales mientras que la alternativa estaba en los canales gubernamentales. Hoy se han abierto más opciones pero se cuentan con los dedos. Esta falta de oferta en medios tuvo como consecuencia que durante 40 años no se necesitaron programas en el estilo del panel crítico, los reporteros y presentadores de los programas fueron los encargados de realizar los comentarios acerca de los sucesos relevantes y estos comentarios eran cortos, poco críticos y no había discusión. La presión para democratizar al país, la entrada de la televisión por cable y el internet han cambiado esta situación. Se han abierto programas de panelistas en casi todos los canales pero seguimos hablando de nuestra pobreza en opciones de medios.

Por lo anterior es difícil encontrar ejemplos para aplicar esta forma de manipulación mediática. La crítica y el comentario se da al nivel de los personajes políticos mismos que son transmitidos y descalificados sistemáticamente por los periodistas. Las mesas de debate recientemente abiertas suelen incorporar personajes políticos o cercanos a la escena política y escasos especialistas. Las dos grandes compañías televisivas han abierto una oferta restringida de personajes que pueden comentar los temas y recientemente Televisa ha tratado de mostrar más apertura (real o simulada me parece un juicio inadecuado, es una apertura limitada e insuficiente) con el canal de noticias ForoTV. Sin embargo rara vez hay especialistas de diversas organismos civiles, universidades o instituciones de investigación; ello sigue favoreciendo la arbitrariedad centralista de las decisiones ejecutivas de los órganos del Estado. Si la decisión es impopular los políticos son descalificados sin que ello afecte la medida tomada ya que de todas formas no se conocen ni se promocionan medidas alternativas. Las notas más relevantes de medidas que fueron promocionadas por este medio de diferir las medidas futuras me parece que fueron el TLCAN y el FOBAPROA aunque estoy seguro que no han de ser los únicos casos.

  • LA ESTRATEGIA DE LA GRADUALIDAD

Diversas medidas han sido aplicadas de esa forma muchas ya vistas en los anteriores incisos siempre en consonancia con gobierno y empresarios interesados en no causar inquietud social. Así se logró la desintegración de las empresas del Estado, la implantación del TLCAN, recientemente el alza gradual a la gasolina, las tortillas y toda la inflación a productos básicos. Temas reportados por los medios con mucha cautela y con un muy poco encono para lo usual. La aplicación de los esquemas de prueba y medición en las escuelas, la transformación del IFE en un apéndice gubernamental (perdiendo su carácter ciudadano), la transformación de la constitución con un proceso acelerado de reformas en los últimos 30 años.

Gradualmente también se van retirando notas de la agenda pública. El caso de Javier Sicilia y el Movimiento por la Paz ejemplifica perfectamente esto. También se fueron quitando del renglón los problemas de la toma de Luz y Fuerza ya que, independientemente de lo polémico de la medida, no se ha realizado labor periodística sobre los problemas de suministro y los cobros excesivos. Después de un oscuro acuerdo entre medios las notas sobre la violencia en elpaís se fueron retirando hasta ser meros apuntes en el noticiario que pasan rápidamente sin el menor comentario.

Los contenidos religiosos y moralistas también fueron introducidos gradualmente mientras que se fueron desechando los pocos impulsos de creación televisiva y radiofónica de carácter crítico. Quizá el periodo de novelas que existió en TVazteca con Argos producción fue un pobre pero esperanzador momento de un cambio en la visión de los valores de la clase media alta, así mismo Televisa intentó el género de la serie sin muchos resultados. La televisión y la radio con opciones nuevas han sido ahogadas por el mecanismo comercial y político y sus voces acalladas desde la dirección editorial que se conforma con que el público busque esos contenidos en internet. Radioactivo, Pantera, Ondas del Lago son algunos ejemplos de medios que desaparecen y cuyos contenidos no reaparecen en otras estaciones sino que son sustituidos por una masificación aberrante de menores opciones culturales y un espectro infestado de noticiarios que dicen exactamente lo mismo.

  • TRATAR AL PÚBLICO COMO NIÑOS

Parte del problema de tener programas de panelistas hasta fechas tan recientes y una opción de televisión tan restringida es la poca profundidad en el análisis que existe. Se cae constantemente en lugares comunes para realizar la crítica al punto que esta pareciera ser desalentada desde la posición editorial. No hay un esfuerzo por generar una educación política, hablar acerca de derechos humanos con mayor profundidad, de temas como la situación legal del campo y las industrias, etc. Todo se ha reducido a una opinología que, aunque corre a la par de la opinología mundial, es aún más grave en un país con poca diversidad de voces. Tomemos como ejemplo el “noticiario” Matutino Expres que destaca por su frivolidad más que por su pretendida informalidad, que rebaja los temas a opiniones superficiales, actitudinales y las mismas quejas estereotipadas de que se habló anteriormente. El grado de moralismo, nula capacidad crítica y falta de objetividad que llegaron a tener los noticiarios del canal siete es muy grave. Es de recordarse los comentaristas políticos que aparecían con Pablo Latapí quienes se la pasaban recriminando su actuación sin criticar las medidas tomadas ni dar su punto de vista sobre ellas.

En las series y telenovelas producidas no es diferente. No sólo los personajes responden a estereotipos, las tramas suelen ser lineales y ramplonas sin situaciones argumentales complejas y la forma en que se producen llevan a parches descarados para meter o sacar actores, mejorar el rating o ampliar la duración. Esa misma forma de grabación que ha reducido todas las tomas a tiempos donde es prácticamente imposible obtener una situación dramática compleja y que buscan generar una sensación de sorpresa y alarma a través de los close-ups reiterativos toma tras toma. Los programas de revista, “realitis” y programas de concursos destacan por sus valores ramplones, sus situaciones superficiales, su gran cantidad de comerciales dentro y fuera del programa y esa costumbre tan dañina de hablar a la cámara sin interactuar jamás con el público.

El espectro radiofónico no es muy diferente. Los noticiarios tienen un poco más de profundidad y generalmente son espacio de gente de segunda línea lo que permite ampliar las críticas. Pero los programas de música y entretenimiento se caracterizan por tener estilo de revista y no tener una función formativa.

  • PRIVILEGIAR EL CONTENIDO EMOCIONAL SOBRE EL CRÍTICO

Por si no ha sido suficientemente claro este punto con lo mencionado anteriormente hay que recordar que casi todas las situaciones dramáticas de las novelas se resuelven de manera emocional. Los comentaristas de noticias han desarrollado estilos depurados para mostrar su indignación por los políticos y su enternecimiento por las historias conmovedoras que pasan. La publicidad se ha vuelto un negocio de convencer mediante la aspiración y no con pruebas fehacientes, lo que tiene su punto cúlmine en los productos milagro.

Aunque lo nieguen es una tendencia de edición pues aún pasando imágenes del canal del congreso o de la suprema corte suelen elegir aquellas de las agresiones o de los acuerdos y no trozos sustanciales de las discusiones o al menos resúmenes. El contenido de las leyes está fuera de la información que se otorga al público, los matices que llevan a discusiones acerca de conceptos, alcances jurídicos, bases argumentales, no se mencionan.

Hasta el momento casi no me he referido a la prensa escrita pero la gran cantidad de periódicos que se han puesto a disposición del público destacan por su amarillismo, su falta de noticias de interés público y evidentemente su forma de tratar al público a través de sus emociones. Para bien escasamente ya que el contenido tipo semanario Alarma no se volvió la norma sino que se mezcló con el de periódicos previos ya sea diarios grandes o deportivos.

  • MANTENER AL PÚBLICO EN LA IGNORANCIA Y LA MEDIOCRIDAD

Los programas de divulgación científica casi han desaparecido, lo que incluye a las televisoras del Estado. En su lugar programas de divulgación mediante cápsulas. Quizá no estaría tan mal si la educación pública resolviera ese problema pero no es así. No escuchará usted en serie dramática producida en México alguna una mención a la física, física relativista, física cuántica, teoría de la evolución, álgebra o cualquier cosa similar. Los comentarios alrededor de acontecimientos científicos son reseñas que rondan el siguiente marco: “esto permitirá por fin conocer el origen del universo” sin mayores explicaciones. Los sucesos naturales son vistos como curiosidades y no como efectos causales mientras que los profesionales  as su vez son vistos como personas que estudian para alcanzar un lugar social loable en términos económicos y no como un sector intelectual.

Eso en lo que refiere a ciencias duras ya que si vamos a ciencias sociales el asunto se pone peor. Todo lo que se sabe de la sociedad surge de las encuestas. La psicología atisba en una que otra serie mientras que la economía se reduce a los analistas financieros de los noticiarios. La sociología, el trabajo social, la pedagogía son disciplinas completamente inexistentes en los medios, he visto muchos más especialistas mexicanos entrevistados sobre temas no políticos en canales de paga. Por lo que se refiere a las disciplinas artísticas fuera de la música parecieran incomprensibles fuera de los grandes maestros vituperados por los medios.

Precisamente en torno a los contenidos de la televisión de paga me parece importante destacar la existencia de una serie de programas en las cadenas americanas sobre las industrias y procesos productivos de su país que aquí sólo el once ha realizado con regularidad. Peor que eso es que Iniciativa México festeja como novedosos algunos proyectos que se conocen en México desde hace décadas. Claro no es razón para pedir que se retire el programa y los apoyos pero es tratar a la gente como idiotas deliberadamente o por ignorancia propia. Peor que ello es empezar a generar una moral asistencialista desde las clases acomodadas en lugar de propiciar desarrollo sustentable mientras se apoya la desmantelación del Estado.

  • HACER CREER A LAS PERSONAS QUE LA ESTUPIDEZ Y SUPERFICIALIDAD ES UNA MODA DESEABLE

En Estados Unidos la superficialidad de la moda y el consumo, aunado a una serie de extraños valores que se gestan en la apología de la impulsividad (supuestamente justificada por el hecho de ser joven), ha hecho de buena parte de la televisión americana un monumento a la estulticia. O al menos eso parece por lo que nos llega de aquellos lugares. En México esos valores han entrado de diversas maneras pero siempre en contradicción con los valores católicos o conservadores que la televisión mexicana difunde en sus propias producciones. Esta ambigüedad y doble moral pueden atestiguarse en cualquier canal, sin embargo ellos se escudan mostrándolo como diversidad. Ninguna de las dos posturas promueve una educación crítica de los valores cívicos o éticos. Los programas estadounidenses destacan por su apología del Estado o por su hipócrita “rebeldía” ante el mismo; los mexicanos por  su nula visión acerca del Gobienro mexicano y sus valores moralistas.

Al género del pop, el rock, la balada, la música tropical, la norteña, entre otros se añade el reggueton como forma masificadora. No creo que haya género musical malo per se, pues todos son suceptibles de tener un contenido crítico tanto en la música como en la lírica. El problema de este género es que ha vinculado formas actitudinales de reto y confrontación a mensajes de clara agresión y misoginia. Las compañías de medios no alardean acerca de los géneros pero les dedican una gran cantidad del tiempo disponible. La música tradicional, la música realizada desde círculos experimentales y la música orquestal están vetadas de los grandes espacios. Los géneros rentables son explotados sin compensarse mientras opera una doble moral en la manera de mostrar el pop altamente sexualizado de Lady Gaga, disimular los contenidos acerca del narcotráfico en la música norteña y reducir el rock a rock en inglés y música sentimentaloide en México.

El colmo de esta situación lo constituye nuestros programas “de chismes”, verdaderas agujeros de la crítica soez donde todos los artistas por buenos o malos que sean son reducidos a personajes cuya vida personal preferentemente sentimental o familiar es de interés nacional, no así sus posturas políticas o sus propios gustos culturales. Igualmente podría ser una visión válida y necesaria si hubiera una variedad más amplia a nuestra disposición.

  • REFORZAR LA AUTOCULPABILIDAD

Palabras de El Tigre“El pueblo tiene el gobierno que se merece”. Esta frase se repite en boca de muchos y es una visión que los medios han contribuído a construir en el imaginario colectivo. A través de la crítica de escasa calidad poco han contribuído a esperar algo mejor de sí mismos y de la sociedad que los rodea. En una fecha no tan lejana como es el 10 de enero de 1994, según cuentan las crónicas, Emilio “el Tigre” Azcárraga Milmo, presidente de Televisa, dió un discurso en la premiación de la telenovela Los ricos también lloran durante el cual la periodista Claudia Fernández del periódico El Financiero captó la siguiente joya: “Nosotros estamos en el negocio del entretenimiento y de la información, y podemos educar, pero fundamentalmente entretener. México es un país de una clase modesta muy jodida que no va a salir de jodida. Para la televisión es una obligación llevar diversión a esa gente y sacarla de su triste realidad y de su futuro difícil”; de la misma existe supuestamente una placa que no he logrado averiguar exactamente dónde se encuentra. ¿Cuál es la posibilidad de que su hijo y demás parientes, directos o políticos, piensen sustancialmente diferente cuando vemos la programación que sale de nuestros televisores, de nuestras radios, en los puestos de revistas?

Aún con toda la ternura, los valores y la comprensión que alguien puede encontrar en la obra de Roberto Gómez Bolaños ¿no podemos crear un contenido nuevo que lleve esos valores más allá asumiendo los cambios de nuestra sociedad y la necesidad de construir una nueva? Cuando las novelas muestran un México ignorante lo muestran incapaz de ser diferente, en algún oscuro lugar las protagonistas aprenden clase y estilo junto a algo que se le podría llamar cultura general. De sus estudios se sabe que los hacen pero nunca en qué o muestran sus habilidades en ellos. Los hombres son rancheros o empresarios y exceptuando por el guapo protagonista los demás son achichincles de medio pelo que están al servicio de los demás.

Los noticiarios hablan de un México bronco sin remedio, de una clase política corrupta sin remedio, de una falta de valores sin remedio, de una sociedad propensa a la delincuencia. Los que destacan son personas diferentes y únicas, intachables e inmaculadas, mientras que incluso una parte de la sociedad acomodada también es ruin y mezquina pero ante todo pulcra y preferentemente de piel clara o güera. Los estudiantes son apolíticos o idealistas al igual que dos o tres intelectuales trasnochados. Los grandes se dedican a una ciencia, un arte y un pensamiento pétreo y celestial sin contacto con los mortales. La obra de Krauze con su visión fatalista de los caudillos corona esta visión del México Bronco al lado del Octavio Paz culto e inmaculado.

Todos los demás somos una masa abyecta, inabarcable, incapaz de una acción política conjunta, de un diálogo ciudadano, de una democracia verdadera. Somos los que elegimos a los políticos con los rituales electorales y ese conjunto de donde salen una y otra vez la misma calaña de seudorepresentantes. ¿Qué tan consciente está cada una de las personas que trabajan en Televisa, desde Emilio Azcárraga Jean hasta el que cuida de la puerta, de que esa imagen proyectan al mexicano de sí mismo y al exterior?

  • CONOCER A LA AUDIENCIA MEJOR DE LO QUE SE CONOCEN ELLOS A SÍ MISMOS

En el último siglo, ya dentro de la historia de los medios digitales que se inicia con el telégrafo pero particularmente con la radio, se han desarrollado diversas disciplinas del conocimiento: la psicología, la psiquiatría, la antropología, la sociología, la semiótica, la biología, la medicina, el marketing, la etología, la neurología, la filosofía, la geografía, la historia, el periodismo, etc., etc., etc. Al mismo tiempo estas y todas las demás ciencias han tenido un avance sin precedentes ayudado de su interacción, de su sistematización y de su institucionalización. El género humano conoce más de sí mismo hoy que nunca y es capaz de organizar esa información para perseguir fines específicos.

La televisión persigue un fin específico: tener un público a quien venderle contenidos y productos. En una empresa de comunicaciones, sea o no de televisión, donde trabajan una multiplicidad de especialistas en una estructura definida que identifica un público objetivo, sus gustos y necesidades, cómo tener injerencia en su pensamiento para estimular o afectar esos mismos gustos y necesidades. Para ello cada uno de sus profesionistas, técnicos, auxiliares tiene una carrera estudiantil y/o laboral que le ayuda a contribuir en la empresa. Es dudoso que haya alguno de ellos con el conocimiento y la inteligencia necesarios para comprender al ser humano como lo comprende la empresa entera trabajando la mente humana como las empresas de ingenería trabajan para comprender la naturaleza y levantar puentes y presas. La televisión nos conoce mejor de lo que nosotros nos conocemos a nosotros mismos.

Lo sabe cuando se realizan programas a las nueve de la mañana enfocados a amas de casa que ya dejaron a sus hijos a la escuela y están haciendo quehacer o desayunando. Lo sabe cuando crean comerciales hipersexuados sobre desodorantes para hombres deseosos de satisfacer un deseo sexual y rol social. Lo sabe cuando nos dice qué pensar, qué comprar, qué decir, qué hacer. No creo que el señor Azcárraga defienda la mitad de lo que dicen sus canales, publicaciones y estaciones, pero de mientras la institución funciona para dejar en sus manos dos cosas: poder y ganancias, ambas en una relación recíproca. Es necesario responder a esa institución creando instituciones que defiendan nuestros derechos, necesidades y ambiciones conociéndonos tan bien o mejor de lo que la televisora nos conoce a nosotros. Pero nosotros somos parte de esa institución que formamos, por lo tanto es necesario que nosotros nos conozcamos lo más posible a nosotros mismos para que la institución que creamos sea fuerte y poderosa.

Esto no es un discurso de odio. Con cada uno de los que trabajan en Televisa incluyendo al mismo señor Azcárraga compartimos semejanzas como personas, como compatriotas, como habitantes de una región, como trabajadores, como parte de un sector o clase social, de una cultura y como tales ellos forman parte de nuestras instituciones en diferente medida. El problema es que la institución que han creado socava la posibilidad de alcanzar una democracia más efectiva con sus tendencias editoriales, con sus contenidos, con su escasa oferta, con su crítica tan pobre por lo que no es difícil verla como un obstáculo para tener un mejor país.

ABOGADO DEL DIABLO

Toda empresa tiene una línea editorial, debe de tenerla para pode dar uniformidad a sus contenidos. La tiene por necesidad de la profesión y por necesidad empresarial ya que conforme crece el escalafón las personas pertenecen a círculos específicos de la sociedad con determinados valores, costumbres y creencias. No hay por qué asustarse de ello, en cierta medida puede decirse que eso es un derecho de las personas, de los grupos y de las instituciones.

Puede decirse que su línea editorial tiene un grado de censura nulo o prácticamente nulo que ya no corresponde a aquella empresa que calló ante los acontecimientos del 68 o del 71. Que tiene un interés específico de notas pero que es sólo por la cruel acción del tiempo que no se transmiten todas los contenidos que se debieran o quisieran. Puede decirse que en virtud de vivir en un país democrático y capitalista es derecho de la empresa, sus accionistas y directivos dictar los contenidos que quieren se transmitan en servicio a los intereses de la empresa para el mejor desempeño de la misma en un mercado financiero global.

El problema radica en que Televisa posee una red de 257 estaciones de televisión en toda la República Mexicana, de las cuales 224 son propias y 33 son afiliadas con 56% de las frecuencias de televisión abierta en el país; mientras que Televisión Azteca posee 180 concesiones controlando el 39%. Juntas poseen el 95% de la televisión abierta nacional y ambas poseen de manera propia o en unión con otros pequeños empresarios la mayoría de la televisión por cable. Eso reduce a prácticamente dos opciones de línea editorial en nuestro país por lo que a televisión respecta.

Televisa no nos representa a todos. Tiene poca información y muy sesgada sobre muchas minorías étnicas, políticas, sexuales, culturales, etc. Para tener el 65% del espectro tiene una opinión que pocos sostendrían en su conjunto, es decir, representa a una proporción muy inferior de la población nacional. No sólo no nos representa sino que se da el derecho de hacer que prevalezca la integridad de su línea editorial, como demostró el caso de Aristegui a su salida de W-Radio, y de sus interes comerciales, como demostró en su conflicto con el periódico Reforma, la expulsión de TVazteca de las señales de cable, etc.

Pero reconozcamos que tiene derecho a todo ello. Es una empresa en un sistema de libre mercado y su existencia representa un fuerte capital financiero y fuente de empleos en nuestro país.  Reconozcamos que Televisa ha abierto muchísimo sus opciones y que la televisión por cable se ha extendido permitiéndonos otras opciones. Reconozcamos que hay más espacios radiofónicos y de televisión que permiten una amplitud de posturas nunca antes vista en México.

El problema entonces es ¿por qué atenta contra esa diversidad? Las frecuencias son propiedad de la nación y no pueden ser de otra forma. Todos los recursos son explotados por una sociedad para el beneficio de la misma, para ayudar a resolver sus carencias y conflictos, sus necesidades y después sus ambiciones. Televisa y sus directivos obtienen ganancias a partir de ella pero la labor periodística y cultural se realiza para el bien de los ciudadanos, para que estos puedan ser mejores críticos de la situación nacional y participar en los procesos políticos, culturales, sociales y productivos. Y los dueños de esa compañía junto con sus cabilderos buscan de forma exclusiva y no complementaria no sólo su bienestar sino su ambición a costa de la democracia en nuestro país por medio de la Ley Televisa.

¿Qué derecho tiene Televisa después de tratarnos tan pobremente como televidentes y de ningunearnos como manifestantes?

O se democratiza Televisa o se libera el mercado de las telecomunicaciones. Y aunque se democratice la empresa ¿quién nos asegura que sus hijos y los hijos de sus socios, y todos los que le sigan van a respetar la democratización de medios? Mejor más democracia, mayor competencia en el mercado, todo desde la ley. Y lo mismo va para los demás monopolios en ésta y otras ramas de la comunicación

Atte: Ilyadad.

Telerisa te idiotiza

Del Voto Nulo

El treinta de abril salió un video promocionando la anulación del voto. El movimiento que hace tres años logró impulsar esta medida, hasta alcanzar cerca del cinco por ciento de la votación, se encuentra hoy escindido en grupos que lo siguen impulsando desde diferentes trincheras. Esto no quiere decir que se haya debilitado, por el contrario, se ha convertido en una consigna constante que parece impulsarse de nuevo en estas elecciones. Algunos de estos manifestantes incluso han acudido a otros medios o han transformado su programa de acción política para inscribirlo en la serie de expresiones de repudio e inconformidad nacionales o mundiales.

El movimiento del voto nulo ha tomado como bandera la protesta las deficiencias de la democracia representativa y su, de por sí, deficiente aplicación en el esquema político mexicano.  La consigna es: los políticos y sus partidos no me representan. Sin embargo esta queja se diversifica en un sinfín de propuestas de reforma social, institucional y legal para ampliar las libertades democráticas, los mecanismos de equilibrio de poder y encontrar maneras de auditar y vigilar al mismo desde la sociedad misma.

La razón les asiste en identificar las raíces del problema y la intención les respalda al clamar por una serie de reformas para atacar el problema en sus diferentes ángulos. Pero el programa político los deja profundamente incapaces de alcanzar logros efectivos. Sin duda las reformas a cuenta gotas que se dieron en el sistema electoral y el sistema político son en respuesta a la crisis política del 2006 potenciada por el llamado al voto nulo de 2009, pero las reformas no atacaron el problema de raíz y muchas resultaron una apariencia para hacer oídos sordos a las voces. Se logró algo pero fue mínimo.

El voto nulo no sirvió para obligar a ningún partido a generar un programa político real al respecto, por otro lado las voces al interior de los partidos sobre el tema fueron grises o generaron propuestas absurdas y sin diálogo. Ante esto los impulsores de la medida dicen que es de esperarse una lucha larga y continuada hasta ver verdaderos cambios. Lo cierto, me temo, es que corren el riesgo de quedarse estancados y a la mitad de un proceso de polarización social imparable y cada vez más preocupante. ¿Cuánto tiempo es necesario? ¿Las reformas graduales serán suficientes para frenar la degradación de la Federación?

Dicen por el otro lado los detractores que el problema de protestar con el voto nulo es que no obliga a ningún político a actuar en consecuencia más que para intentar ganar su eventual voto. De esta forma para la mayoría de los políticos en las estructuras partidistas no constituyen ningún problema pues tienen sus propias bases corporativas, los pocos que se vieron afectados o quisieron aprovechar la situación lograron aislar ciertas partes del movimiento con o sin la intención de hacerlo (como les sucedió y sigue sucediendo a ReformaPolíticaYa primero con los priístas ahora con el hijo de Maquío). Tampoco, por ende, constituyen problema para los políticos en los puestos cupulares que no ven afectados sus intereses por una manifestación sin efecto legal alguno. ¿Entonces de qué sirve? ¿Cuál es el plan a seguir? ¿Poner el problema en la agenda pública hasta que lo vayan usando poco a poco nuevas generaciones de políticos?

Si bien esa es una opción, constituye la opción más pobre. La causa de tomarla es que, en un intento de purismo político para no verse divididos de antemano, se mantiene un discurso exclusivamente acerca de los derechos civiles y políticos mientras que no todos los votantes prestamos atención a esa exigencia en esa medida o en ninguna. Para muchos ciudadanos el estar pegados a una organización que depende del partido político es una forma de vivir o mejorar su forma de vida (aunque el resto de la nación se vaya al pozo) mientras que otros tienen agendas políticas que son más importantes que atender derechos políticos, algunos más oscilan entre ambas situaciones.  Por ello creo  que el enemigo real del que apoya el voto nulo no lo constituyen los políticos y su cerrazón sino, por el contrario, aquellos ciudadanos que  podemos definir como: el votante corporativo, el  voto duro, el votante radical y el abstencionista quien, más que desilusionado de los políticos o de los partidos, está desilusionado de la democracia misma.

La desilusión de la democracia viene de dos fuentes, quizá más pero éstas son las que identifico: por un lado la revelación de los errores y limitantes que tiene la democracia representativa tal y como se ha desarrollado en el capitalismo, los cuales ya eran evidentes anteriormente pero que no eran validados sino hasta muy recientemente que el derecho al voto ha alcanzado a prácticamente toda la población económicamente activa. Por otro lado la situación política real que hace no sólo tomar consciencia de esos errores y defectos sino vivirlos en carne propia como sucede en el control del sistema político por los poderes fácticos, el empezar a caer en prácticas antidemocráticas, etc. Quienes llaman al voto nulo son parte de éste grupo de personas desilusionadas de la democracia en su forma actual que han optado por abandonar o a ciertos partidos o al abstencionismo para hacerse oír.

El objetivo de fondo sigue siendo, quiero suponer, mejorar nuestra vida personal y social, en ámbitos políticos, sociales, culturales y materiales. Pero, como decía, la estrategia que han enarbolado es protestar a través de una de las pocas herramientas políticas que tienen y reclamar un cambio en los derechos políticos. Esto constituye su poder y al mismo tiempo su deficiencia. Ante una cultura política que, tanto para el votante como para el abstencionista, le es importante ver beneficios directos otorgados por el sistema en recompensa a su apoyo y no como derechos universales, el llamado al voto nulo no significa nada ya que no incrementa ni su nivel de vida ni sus oportunidades directas de mejorarlo. Ante una visión política de corto plazo una de tan largo plazo es un absurdo.

Por otro lado muchas corrientes políticas quieren ver incrementos en la calidad de vida de las personas en términos culturales o materiales en función de derechos universales. Muchos pecan de un radicalismo visceral y absurdo y contribuyen con el desprestigio del movimiento del voto nulo al decir que perseguir un programa de derechos políticos y civiles es limitado y que eventualmente constituye una regresión y apoyo al capitalismo. También estamos los que vemos loables sus intenciones pero no vemos ninguna oportunidad de cambio a través de semejante estrategia.

Personalmente considero que anular el voto será una buena medida cuando ésta sea aprobada y tenga un carácter legal en las votaciones. Como acto de protesta es de los menos efectivos. Yo personalmente tengo la misma impresión de que será una lucha muy larga democratizar al país pero quizá lo fuera menos si, en lugar de hacer distancia de todo partido y movimiento político, muchos de los “anulistas” empezaran a generar propuestas de acerca de cómo atraer a su movimiento las demandas que les importan a los votantes corporativos, a los votantes duros, a los indecisos, a todos los que votamos y a los que no votan.

Sin duda el mayor problema lo constituyen los nostálgicos de la mano dura, los que añoran a Don Porfirio aunque sea con una sonrisa (después de todo “entre broma y broma la verdad se asoma”). De igual talante son las campañas políticas, por ejemplo las frases: “esto no pasaba con el PRI” o “estaríamos mejor con López Obrador” junto con las promesas de campaña, entre otros lugares comunes demuestran que en el pensamiento político de nuestra sociedad no se tiene aún una visión del papel interrelacionado que juegan la democracia política y el bienestar social. Quizás el mundo entero está pasando apenas a un nuevo momento donde perciba todas sus importantes correlaciones pero nuestra visión política nacional es corta y el partido que debería ser el vigilante de estas cuestiones, aunque fuera desde el liberalismo mocho no hay que olvidarlo, desde hace cuarenta años sencillamente no lo ha hecho.

Se sabe desde hace muchos años que existe una contradicción entre derechos civiles y sociales, que a esta incómoda situación se han sumado nuevas contradicciones con los derechos ecológicos y culturales. Pero al mismo tiempo creo que hay que reconocer que la contradicción ocurre en la letra y en la acción político-legal-administrativa subyugada al Estado actual. En el desarrollo histórico ha sido el tener mayores y más amplios derechos políticos lo que ha contribuído a que las minorías tengan el poder para incorporar sus demandas a la agenda pública, por lo que en el desarrollo histórico de lo político-social mayores derechos políticos es correlativo a mayores derechos sociales. Muy raros son los derechos sociales que sean otorgados desde el grupo en el poder.

En la misma lógica incorporar derechos civiles no puede operar por sí solo. Se reclaman como un medio para obtener beneficios sociales que constituyan mejoras en la calidad de vida. No son más ni menos importantes, no deben beneficiarse unos para el detrimento de los otros. Por la contradicción que encarnan esos derechos sociales pueden constituir obstáculos en el actuar político, pero no defenderlos constituye un obstáculo político mayor pues demuestra que emanan de un sector que no le interesan mis mismas demandas, que no tiene miras para mis necesidades, que le intereso en la teoría pero no en la práctica.

La tarea es encontrar una estrategia política efectiva e incluyente, no sólo expresarse para pedir que haya un Estado políticamente efectivo e incluyente. En lo que eso sucede yo me inclino por decir NO AL VOTO NULO. Hay que seguir luchando por encontrar la manera de lograr tener una democracia real pero no a costa de permitir que el poder se siga concentrando en pocas manos, que se siga fragmentando la sociedad y al margen de las personas que siguen luchando por mejorar el nivel de vida para todos.

NO AL VOTO NULO

Las propuestas de hace tres años:

http://emarchita.wordpress.com/

http://www.yoanularemivoto.com/

http://yoanularemivoto.blogspot.mx/

Atte: Ilia.