Estoy amando la desolación…

Estoy amando la desolación…
a mi alrededor nadie trabaja por los ideales que sostiene, el mundo y el hombre se hunden en contradicciones práctica y teóricas y el camino de su discurso es más inútil que sus acciones sin sentido. Hace apenas una semana que Obama asumió el cargo. Discurso emotivo y grandes promesas, no creo nada pero es bueno sobrellevar la esperanza dentro del corazón. Se habla de paz, de medidas ambientales, de cambio económico… yo veo guerra, odio y destrucción, miedo en los rostros y la desesperación y el vacío de una época que termina. Nuevos enemigos surgirán, el hambre tardará mucho tiempo en acabar, la sed consumirá a los pueblos y el deseo será envenenado mucho tiempo más por el marketing así como el amor por la dependencia que causa la sensación de desamparo.

Los partidos políticos eventualmente sufrirán una crisis mayor en este país, se refundarán las instituciones, el pueblo no puede esperar y no debe esperar a que el dragón arrastre su cola hacia nuevos aires. Pero ¿cuál será el camino? ¿Volver a caer en los sistemas centralistas como reafirmación de nuestra identidad social? ¿Probar nuevos modelos económicos de autonomías o refundar socialismos inexactos? ¿Habrá unidad esta vez entre el Norte y el Sur, el Este y el Oeste? ¿Podremos unir a este país respetando las diferencias? ¿Quiénes deben morir para que ello sea posible y quiénes tomarán en sus manos la responsabilidad de soñar diariamente con los rostros putrefactos de las familias asesinadas? ¿O de verdad hay otro camino?

A veces me pongo a pensar en lo que dicen algunos científicos: que el universo se desintegrará poco a poco hasta que el cielo se oscurezca, hasta que el polvo reine, hasta que las orbitas se pierdan, hasta que sea todo un conjunto de estática infinito sin ninguna de las cosas que existen o que existieron o que existirán. Luchamos como imbéciles contra la muerte contra el sufrimiento, hasta el día en que aceptamos nuestro destino bajo la tierra o entre las llamas. Me pregunto ¿qué clase de cruel juego macabro es la realidad que ha dado a luz a la vida? La vida que lucha por seguir existiendo hasta morir ¿cómo eliges que momento es bueno para morir? Es solo una pequeña apreciación de la realidad, quizá es solo una cuestión de sentido, somos seres aparentemente animados a diferencia de las rocas y los planetas que dan lentamente vueltas como si no vivieran… como los virus en su letanía de un cuerpo a otro para seguir existiendo, como los soles consumiendo su interior o los agujeros negros tragando su alrededor.

Tenía ganas de tu sexo, de probarte centímetro a centímetro y deleitarme en tus olores y tus sabores. Porque todo era un juego, el juego más bello donde somos libres de nosotros mismos para abandonarnos el uno al otro. Pero no se pudo dar tal acontecimiento, no nos liberamos del todo, a pesar del alcohol a pesar de la droga no nos liberamos de nosotros mismos. Tu y yo somos de los que nos quitamos la ropa pero atamos una cadenilla de oro a nuestros pies con nuestros recuerdos, en cada copa y en cada trago. Entonces desperté aquí, de regreso a la sombría realidad, de regreso a seguir amando como los oprimidos por el peso del corazón, como los maniatados por el peso de un extraño amor, y quisiera regresar allá a tus brazos, pero no lo haré, nos veremos en otro universo, en otra oportunidad, en otro recuerdo.

Hace frío… tengo frío… no sé que es… miedo, cruda, aburrimiento, ansiedad… mi cuerpo tan sólo tiembla sin econtrar la causa ni la razón para continuar haciéndolo. Las pulsiones. Pequeñas bromas de nuestra constitución orgánica y psicológica.

Anuncios

Cioran y Davis

Cuando leí los Silogismos de la amargura encontré que hasta mi pensamiento más profundo ya había sido tomado por otro antes que yo, éste apenas era un pequeño retoño que asumaba la tierra cuando Emile Cioran yacía por fin moribundo. De Cioran tuve noticia cuando leí a Buba, un cómic que nunca tuvo mucha acogida pero que se ha vuelto de culto junto con su autor José Quintero. Junto con Cioran encontré a Schopenhauer el cual me fascina, pero tanto éste ultimo como Nietzsche me saturan en el punto donde justifican nuestra vanal existencia. En cambio el día que leí a Cioran vi la luz más obscura, mis palabras siembre silenciadas, mis pensamientos más queridos plasmados con tinta antes de que yo naciera. Por un lado fue el acabose, sentí ese día que nada quedaba por descubrir, por otro me sentía comprendido. A veces me da miedo, he leído la historia de Cioran y veo claramente alguien similar a mí (aunque esto suene pretensioso, no creo emular la calidad de su pensamiento asi que ¿cuál es el problema?), me pregunto si vale la pena continuar y profundizar más en este pensamiento que ha descubierto lo absurdo de todo. Tan es así que nunca he vuelto a leer otro libro de Cioran de corrido, en una sentada, ni siquiera de manera pausada. Sólo los abro y descubro una bella forma de pensar lo que mi mente ya había bocetado o incluso dibujado. Quise en algún momento por una extraña necesidad orgánica que la más honda tristeza tuviera una expresión plástica. Pero la tristeza es un sentimiento basado en intuiciones, toda expresión de ella rebaja su calidad emocional, la sensorialidad presente en profundizarla y obtener de ella experiencias racionales profundas. Así que me rendí bien pronto de querer expresarla, me río de los que creen que expresan su tristeza en cierta música, que crean símbolos y los defienden a ultranza. Oscuridad, miedo, desolación, tristeza… como si pudieran acaparar en una limitada expresión humana lo que todo humano siente, como si fueran expresión sublime de lo que todos tenemos el derecho y la obligación de sentir y de pensar en algún momento de nuestras vidas. No necesitas una estética o una música para ello. Todos somos sensibles a la porquería que creamos y de la que somos cómplices, sólo nos enajenamos para no comprometernos a cambiarla (lo que de todas maneras daría una porquería diferente pero al menos un poco más digerible para nuestros particulares intereses). Crear símbolos enajenantes sin un compromiso factual a cambiar el mundo es de esclavos (que también cambian al mundo pero no disfrutan el cambio ni son conscientes en la misma medida de él). La música popular (léase cumbia, salsa, guaracha, norteño, bolero, vallenato, duranguense, ranchera, etc., etc., etc.) es mil veces más depresiva hablando sus historias de realidad que miles de cantantes expresando idioteces sobre lo mal que se sienten o lo mal que hacen sentir a otros. Es el hecho que origina el sentimiento lo trascendente, no el sentimiento que va a originar otro hecho igual de lamentable que repetirá el círculo vicioso. Saludo a Cioran por ello, quizá mi sentimiento y mi razón en consecuencia se estén estancando, pero se estancan en un buen camino, no viciado con símbolos enajenantes y que no generará fanatismos exhuberantes (aunque ayudaré a muchos a llevar a cabo los propios, espero).

P.D. no quedaron muy chidos, pero el buen Miles me causa una confusión muy extensa y agradable que trae pensamientos de aquí y de allá sin orden ni concierto.

Sentado en el aparador
estaba en venta mi alma azul
cristalinos ojos
de nostalgia ignorante
con los que vi pasar
la cascada caminante
en turbulenta avenida
desde mi tibio rincón
de vez en cuando el maniquí
de temerosa conciencia
estiró la mano
como líquido cedió el cristal
y sintió la lluvia
en el motor de tu vuelo
en la textura moribunda
del puerto de tu anhelo
soy maniquí maravillado
de ver risas que estallan
una tras otra son abrazos
para perder la soledad un rato
pero los maniquíes no sonríen
tienen alegrías macabras
falsas y fingidas
sólo te ven desde el mostrador
te presentan su mejor rostro
pero anhelan comerte a besos
y extraerte la lógica presencia
chuparte toda tu sentida impotencia
el miedo los mantiene a salvo
así estoy yo
anclado a buen puerto de tus brazos.

Calavera de cera
mira desde tu tumba de fuego
derrite tu pusilánime recuerdo
en la hoguera de los enfermos
Ella deliraba
la besé en el último suspiro
la dejé ir no la quería
la amaba así bien fría
Arrastro tu sangre
en todas las aceras
las pintaré de rojo
para recordar tus labios


Azul en verde
a veces no entiendo el sentimiento
vacío y a la vez lleno
como mi copa, como mis venas.
Azul en verde
las distancias fenecen
cuando las lágrimas se lloran secas
recordando ritmos que no entiendes
Azul en verde
te quiero a mi lado
bailar hasta el amanecer
juntos tan solo balancearnos
Azul en verde
los crímenes son grises
los discursos también
sólo el sabor de tu boca
pintaría todo de azul y verde
colores de futuro incierto
matices de una sola noche
quiero llorar tiernamente
asi mi corazón será azul en verde.

ATTE. NIHILREMED

Perredismo: ¿alguien sabrá qué significa pensar?

Perredismo: ¿alguien sabrá qué significa pensar?*
Gerardo de la Fuente Lora**
 
El objetivo de la política consiste, para los perredistas actuales, en lograr bienes y prebendas económicas para sus huestes. La efectividad de la acción se mide por la cantidad de satisfactores obtenidos. Tal finalidad es, incluso, superior a la de la obtención del poder político. Todo puesto puede negociarse si a cambio se logran las suficientes regalías. No hay nada inmoral en ello, se piensa, pues no existe ningún horizonte a alcanzar. No hay lugar para revolucionarismos de ningún tipo.
En una entrevista reciente, publicada por La Jornada, la escritora colombiana Laura Restrepo observó que en política lo ético consiste en luchar por tomar el poder. Las fuerzas que no actúan políticamente para ganar el poder, como las FARC por ejemplo, se degradan, se corrompen, se pudren. El PRD, concebido por sus dirigentes como agencia de colocación y reparto, se descompone y hunde en la inmoralidad. La ausencia de perspectiva transformadora radical y reducción economicista de su actuación obedecen, me parece, la pronto desdibujamiento en su seno, desde los orígenes del Partido, de l tendencia político-ideológica proveniente del marxismo.
En efecto, al momento de la formación de las primeras corrientes –las ahora llamadas comúnmente “tribus”- la de los comunistas fue la única que, desde el principio, mostró abiertamente su incapacidad para consolidarse, para darse una organicidad mínima y sobrevivir como fuerza influyente y reconocible en el naciente PRD. Los que habían sido miembros del Partido Comunista Mexicano (PCM), a cuya generosidad se debía que el agrupamiento encabezado por Cuahutémoc Cárdenas contara con el registro requerido para participar legalmente en la vida pública, no compartían los elementos programáticos ni los intereses mínimos para agruparse. Situación que vista hacia atrás resulta sorprendente, toda vez que el PCM, al momento de su disolución, en 1981, para dar paso al Partido Socialista Unificado de México (PSUM) era un organismo que contaba con más de sesenta años de historia, una tradición organizativa, un vocabulario común y una estructura territorial y sectorial que cubría prácticamente todo el territorio nacional. La formación del PSUM significó la integración de un importante grupo de intelectuales nacionalistas democráticos a la lucha de los viejos marxistas leninistas; la posterior creación del Partido Mexicano Socialista (PSM) permitió la suma a ellos del socialismo popular del Partido Mexicano de los Trabajadores, encabezado por Heberto Castillo. La creación de organismos de confluencia cada vez más amplia, orientados a la búsqueda de la transformación social revolucionaria por vías democráticas, había sido teorizada, desde 1976, por Gilberto Rincón Gallardo en un texto titulado “La vía mexicana al socialismo” y ratificada como línea a seguir por el XVI Congreso del PCM.
Y sin embargo, decíamos, al momento de la formación del PRD, la corriente del comunismo marxista prácticamente desapareció como parte de la identidad del nuevo agrupamiento político –o sin antes, claro, haber dejado en manos de los ahora dirigentes una estructura burocrática desideologizada (comités, comisiones, asesores, asistentes) de cuya afanosidad hormiguística depende hasta nuestros días, para bien y para mal, la supervivencia cotidiana del partido. Hoy cuando se ha vuelto corriente dudar del carácter izquierdista del PRD e incluso de la existencia de una izquierda real en nuestro país, vale la pena indagar las razones y los efectos del borraimiento del socialismo radical como uno de los componentes del pensamiento posible para nuestra sociedad. Aunque el tema es complejo y requiere varias investigaciones, es posible resaltar al menos dos elementos a tomar en cuenta.
En primer lugar, la caída del socialismo real y la crisis del marxismo constituyeron, sin duda, factores muy importantes. La lucha contra el fraude electoral de 1988 y la urgencia de terminar con el régimen de partido de Estado; las grandes movilizaciones que trajo aparejada la candidatura de Cárdenas y luego la resistencia al salinismo, crearon una atmósfera fragorosa, de emergencia permanente, en la que nadie tuvo tiempo de sentarse a reflexionar sobre las consecuencias de la ya inocultable inactualidad de la Revolución. Poner la palabra en el nombre del Partido fue lo más que lograron los viejos luchadores de antaño, mismos que, entre los comienzos del esfuerzo unitario y su culminación, se quedaron, con la caída del muro de Berlín, sin línea ni herramientas teóricas que ofrecer a la nueva organización política. Por ello, seguramente, nunca lograron encarnar una verdadera corriente o tribu.
El carácter ideológico de los afluentes que dieron lugar al PRD también fue un elemento importante, toda vez que la mayoría de ellos ostentaron en su momento, sin recato, un carácter anticomunista. El primero de ellos, desde luego, la Corriente Democrática encabezada por Cuauhtémoc Cárdenas. El hijo del general se dedicó, desde la dirección del partido, a desbancar y eliminar sistemáticamente a la dirigencia proveniente de la izquierda socialista. A tal propósito contribuyeron eficazmente los que llegaron al perredismo desde las formaciones de izquierda que anteriormente habían sido enemigas sistemáticas de los comunistas. Los que militaron en el Partido Socialista de los Trabajadores, por ejemplo, ocuparon en el nuevo partido posiciones de alta dirección que no correspondieron a sus aportes históricos a la transformación democrática ni al pensamiento progresista pero fueron alentados, promovidos y cobijados por los expriístas.
La desaparición de la izquierda marxista en su seno marcó el devenir del PRD porque con ella se perdió la visión de un horizonte de transformación a largo plazo. A diferencia de los comunistas que buscaban con su práctica la formación del proletariado como sujeto histórico, las nuevas corrientes entendieron que su relación con la sociedad era de representación y gestoría. Un líder del PRD lo dijo con claridad hace muy poco. “Aquí –afirmó- todos tenemos base social” (léase clientelas). A la vez, un nihilismo pragmático general –una suerte de extremo cinismo- emanado de las luchas simplemente reivindicatorias y particulares, trajo consigo una práctica de la política como empleo, como actividad profesional equiparable a cualquier otra y no regida, desde luego, por la finalidad de tomar el poder para cambiar el mundo. La degradación político moral sentó entonces sus reales. Ante esa situación, los vestigios de lo que fue la izquierda revolucionaria, cuando intentan recuperarse e influir de nuevo en el Partido lo hacen hoy, de ordinario, de manera torpe y descaminada. Se dejan arrastrar, con frecuencia, por los infantilismos que antes, en otro tiempo, hubieran denunciado. Su acción, con ser extremadamente valiosa como denuncia de las peores prácticas de la podredumbre perredista, es ineficaz porque los herederos actuales del PCM no se han puesto a realizar un balance de lo que fue el fin del paradigma revolucionario, ni han elaborado las alternativas para una nueva teoría de la transformación social multidimensional. Teoría que ha de incluir, desde luego, una estrategia sólida y profunda para la toma y construcción de un nuevo poder.
Antes, cuando Lenin vivía, no había acción revolucionaria sin teoría revolucionaria. Hoy, en el PRD, al parecer nadie sabe, ni quiere saber, qué significa pensar.
 
 
*Publicado en el metate, periódico de la Fac. de Filosofía y Letras, CU.Año IV No. 26
**(Profesor del Colegio de Filosofía de la FFyL de la UNAM)
 

Nach – Amor Libre

Sigo siendo libre
nada es complicado a tu lado
tu me haces libre
estoy irreconocible desde que te conoci
mas vivo y mas sencible,
porque estas aqui,
contando tus segundos junto a mi
y esto lo escribi pensando en ti…
porque te quiero.

Porque te quiero, por encima de cualquier pero,
mas allá del poderoso caballero Don Dinero,
tu renaces al amante, y adormeces al guerrero…
haces que solo sepa hablar con el corazón primero,
y te quiero,
eres la luz de mi agujero,
la manta que me arropa en este frío mes de enero.
Eres la mas linda flor que vi crecer entre mis tierras,
la luz y la paz de un reportero de guerra,

Por ti, saltaré todas las vallas, vayas donde vayas,
besaré tus huellas en el suelo, porque te quiero
Gritaré al planeta entero que eres tu y soy yo,
saltaré cualquier escollo con tu apoyo,
y treparé por tu espalda,
hasta llegar a tu cuello, para acariciar tu oído,
y definirte lo mas bello,
todos tus detalles, todos tus destellos,
son astros en el cielo, y no puedo vivir sin ellos.

No crees que es lógico qque me obseciones,
el pintar en tu cara sonrisas, la mayor de mis pasiones es,
y hoy de nuevo volví a soñar con mis frases,
para que las escuchases y volases,
sé que me crees,
siempre sabes ser mi guía y mostrarme las direcciones,
en mis momentos de duda,
y ante las duras desiciones,
que facil lo pones, sin condiciones,
ya ves, todo son celebraciones,
No es normal que me emocione,
cuando vienes y me creces y me meces
en tu amor y en tus vaivenes,
de paz y sosiego,
cada problema es un juego,
tu amor me hace libre, y a tu amor me entrgo..

CORO:
(Mirame, amame, sabes que tu amor me hace libre)
no pasa el tiempo si te tengo al lado,
no existen sombras,
desde que haz llegado me haz iluminado.
(Tócame, siénteme, sabes que tu amor me hace invencible)
No pasa nada malo,
porque estás a mi lado,
tu amor hace libre a este loco enamorado.
(Sabes que tu amor me hace libre)

Estaré allí cuando llores,
y cuando rías,
en tus dias de melandolía y en tus alegrias,
Estare alli cuando duermas,
y cuando sueñes,
en tus miedos más profundos,
y en tus noches más frías.
Tan solo dejame escribirte, retratarte, rescatarte
de la nada, siempre que te sientas triste,
tan sólo mirarte cada madrugada,
tu amor impulsa mi pluma,
sientes mi beso hasta en tu almohada,
cada milésima en tus piernas
y tu olor, cada noche se hace eterna
si no estás alrededor,
por favor mantente cerca
de este constructor de puentes
con don de gentes, y que hace el amor con las mentes,
de este demente, que tendrñás enfrente,
cuando despiertes, sonriente,
como siempre, tan resplandeciente,
y esque esos dientes son diamantes,
y esque tus ojos son dibujos,
que hablan de como te sientes.

Y antes de que preguntes, yo respondo,
siempre llego hasta el fondo de tu mundo
más profundo y hondo.
Cuando vamos paseando, conversando,
cuando ves que estoy mirando,
sacando mi lado mas tierno
Estudiando tus movimientos bajo el sol
y escribiendo sin control bajo este árbol,
amor de mármol.
siempre firme ante cualquier adversidad,
entre contigo en el tren de la vida, hacia la libertad,
y asi es tu amor,
como un suspiro de tu boca,
que hace mi sueño tranquilo
asi es tu amor,
y con tu amor respiro,
todo tiene sentido,incluso la muerte,
despues de este amor vivido,
tu amor me hace libre,
y asi de libre lo digo.

CORO

Y hoy le canto al amor,
al amor loco,
amor de mi por vos y de vos por otro,
amor de un encuentro,
amor bendito,
amor en bruto,
amor de una vida
o de un minuto… bis

(Mírame, ámame, sabes que tu amor me hace libre, tócame,
siénteme, mírame, tócame, sabes que tu amor me hace invencible,
ámame, tócame, sabes que tu amor ….., mírame, tócame……..)

Ora resulta que soy sofista…

Una cosa que me encanta, a pesar de sus resultados a veces adversos, es la manera como me catalogan muchas personas que me rodean. Es una situación un tanto confusa ya que por un lado me enorgullece la aparentemente inclasificable naturaleza de mi persona (sic) y por otro lado es un indicador de lo caótico de mi personalidad. Realmente creo que se debe a mi falta de compromiso con esta vida. Me califican últimamente de "contreras", de sofista, de cosas por el estilo. No puedo negar que a veces tiendo hacia ello: doy la apariencia de sostener una postura pero sólo la sostengo en tanto es crítica de aquella que tengo enfrente.

Quizá esto se deba a que le he perdido el interés a casi todo en esta vida. No es una declaración de melancolía o sentimentalismo sino el hecho ideológico bajo el que baso mi manera de actuar: realmente toda verdad está constituida como una valoración subjetiva que fue construida al paso de muchas experiencias intersubjetivas. El juicio es una perspectiva multifacética de la relación que establecemos con un objeto que para ser calificado de tal ha sido conceptualizado. La realidad de tal objeto y de nosotros mismos en el momento de la interacción escapa a nuestras capacidades de conocimiento o de juicio, es la percepción limitada del objeto en el seno de la memoria quien es calificada de verdadera o falsa y se hace por métodos de juicio que trabajan con lo que les es propio: pensamientos. Así la Verdad es sólamente un mecanismo psicológico de validación de distintos pensamientos como representaciones de una supuesta realidad existente que solo capta el sujeto pensante a través de esas mismas verdades.

Conforme la experiencia del sujeto cognoscente y pensante atiende a una mayor cantidad de variables y estas no son compartidas ni valen lo mismo que para otros sujetos la tal verdad se vuelve relativa. La subjetividad siempre existe pues nuestro pensamiento es un evento único e irrepetible, pero la similitud de diferentes estructuras dentro de las que se construye este pensamiento respecto a las de otros hace que nuestros conocimientos y posibilidades sean similares y que existan canales de comunicación que nos permitiran comunicarnos unos con otros, si bien lo que intentamos expresar nunca será captado en su sentido estricto tal y como lo pensabamos al enunciarlo (quizá ni nosotros mismos entendemos del todo lo que pensamos y expresamos) si hay la posibilidad de que parte del significado se comparta y permita emitir y recibir el mensaje.

Todo esto para expresar que: las personas tienen derecho a decir lo que quieran y a la vez no tienen el derecho. Si podemos establecer la existencia de algo real, ello nos supera y nos contiene y no podemos expresarnos de acuerdo a esa realidad sino solo a la verdad con la cual concebimos la realidad. Para cosas más falibles hemos inventado la validez. Así pues todo lo que digan no podré entenderlo y comprenderlo en toda su extensión pero me acercaré bastante más de lo que los entendería un perro. De todas maneras siempre tendrán fallos en su pensamiento, siempre tendrán puntos débiles y siempre será válido de alguna manera lo que expresan. En resumen: puedo ser abogado del diablo.

Me da risa que crean que porto una camiseta, que el mundo dentro de las mentes sea tan pequeño como para querer portar una insignia grabada en la consciencia. No es que sea incapaz de ser fiel o leal como los mortales desean, solo es aceptar que voy a terminar siendo infiel o romperé mi lealtad en algún momento queriendo o sin querer. Que entre todas las absurdas verdades que hay hay una bastante precisa que enuncia como subyacen utilitarismos naturales a la mayoría de nuestras conductas y que en base a las necesidades por las que ocurre se cometen los mayores logros y las más cruentas maldades.

Podría extenderme más, pero eso será materia de mi blog, cuando lo pueda terminar de editar (me da hueva), solo diré que me fastidia ver como las personas defienden posturas como parte de sí, yo solo lo hago por llevar la contraria en apego al inútil ideal de encontrar verdades más precisas y más certeras.

El dolor mata
a cuentagotas como las balas
de una en una
se meten en un cuerpo sin alas

Allende los vientos
que arrastran historias olvidadas
allá mientras es aqui a un tiempo
se matan por banderas deslavadas

de purpura es el nectar
de los hombres rencorosos

su ira es contagiosa
el mal pasa a través de la mirada

La tormenta de la noche
iluminada por cánticos de pólvora
odio los escudos las banderas
sirven para comer escoria

hijos nonatos les explico
porque no verán la luz del sol
no quiero heredar asesinos
no quiero maldecir a mis niños

de púrpura es el néctar
de los hombres rencorosos

su ira es contagiosa
el mal pasa a través de la sangre

yo no tendré bandera
ni dios que me absuelva tanta vida
tengo mis hermanos
y a sus banderas yo rindo pleitesía

No quiero enfrentar el azote
no quiero mirar la muerte en mano ajena
no quiero ver la súplica siquiera
no quiero quedarme quieto ante tu pena

de púrpura es el néctar
de los hombres rencorosos

su ira es contagiosa
el mál pasa a través de mis despojos

Atte. ZyKd

P.D. Que se consuman en su fuego del otro lado del mundo, no vaya a ser que me encariñe con alguno de ellos.