Poemas ajenos, sentimientos propios.

EL CÍNICO

Roque Dalton

Claro es que no tengo en las manos
el derecho a morirme
ni siquiera en las abandonadas tardes de los domingos.
Por otra parte se debe comprender que la muerte
es una manufactura inoficiosa
y que los suicidas
siempre tuvieron una mortal pereza
de sufrir.
Además, debo
la cuenta de la luz…

 

CARTA DE UN SUICIDA

Salvador Flores (Chava Flores)

Señor juez: Perdone el papeleo,
Será la última molestia que le pida.
Ya de mí no hará embargos ni jaleo,
sólo el acta de muerte de un suicida.

No muero por placer, muero con miedo,
con un miedo a morir, no a la derrota.
¿Amor?…No, señor juez, ni por remedo.
¿Motivos quiere usted?…¡Ser un idiota!

No quiero pregonar a cuatro vientos
el error que me lleva hasta el fracaso;
me marcho de este mundo, sin lamentos,
aferrado a la muerte de su brazo.

Por suerte reconozco que he fallado
y un imbécil y un paria siempre he sido;
además, reconozco que es pecado
el quitarse la vida ya vencido.

La vida gocé, no lo he negado,
pero ya de mis sueños nada queda;
y a pesar que de sueños voy cansado,
tampoco es realidad lo que me aterra.

Que siga su camino el caminante
y el marino su sino de estrella
Si yo encuentro la paz más adelante,
¡Juro al cierlo que no ando en busca de ella!

Me mato por idiota, ése es mi punto.
El imbécil que muera, ¡Lo desprecio!
¡Quien tuvo por desierto fértil mundo
no merece vivir, por ser tan necio!

Que sepan los que quedan que destruyo
el poder de mi sino y de mi casta;
preferible es morir sin más orgullo
que el de ser un idiota…¡y eso basta!

Del libro “Motivaciones para la locura”

Poema Ars Amandi (12)

José De Jesús Martínez

Te he escrito estos versos
para que otros
puedan amar
en otras
a ti.
Para poder seguir amándote
después de muerto.
Para poder seguir amándote
después de que ya no te ame.
Para poder seguir amándote
después de que te pudras en el tiempo.
Para que los leas
cuando estés vieja
y en un rincón del alma
sigamos haciéndonos el amor.
Para que otros te amen.
Para que tus hijos te respeten.
Para que tú te ames
y te perdones la pena que me has dado.
Para no amarte más,
Para seguir amándote
pero de una forma que no me duela tanto.
Para hacer justicia.
Para ser honesto.
Para decirte públicamente: gracias.
Para que aprendas a querer
aunque sea a otros.
Para que sepas.
Para que te conozcas.
Para ser libre nuevamente
y poder amarte libremente.
Para poder pensar en otras cosas.
Para terminar y que comiences algo.
Para conservar todo mi amor
pero sin tí, para poder amar a otras
y a ti que te lleve la corriente
y que seas muy feliz.

Si para recobrar lo recobrado…

Francisco Luis Bernárdez

Si para recobrar lo recobrado
tuve que haber perdido lo perdido.
Si para conseguir lo conseguido
tuve que soportar lo soportado.

Si para estar ahora enamorado
fue menester haber estado herido,
tengo por bien sufrido lo sufrido,
tengo por bien llorado lo llorado.

Porque después de todo he comprobado
que no se goza bien de lo gozado
sino después de haberlo padecido.

Porque después de todo he comprendido
que lo que el árbol tiene de florido
vive de lo que tiene sepultado.

Invictus

William Ernest Henley

Out of the night that covers me,
Black as the pit from pole to pole,
I thank whatever gods may be
For my unconquerable soul.

In the fell clutch of circumstance
I have not winced nor cried aloud.
Under the bludgeonings of chance
My head is bloody, but unbowed.

Beyond this place of wrath and tears
Looms but the Horror of the shade,
And yet the menace of the years
Finds and shall find me unafraid.

It matters not how strait the gate,
How charged with punishments the scroll,
I am the master of my fate:
I am the captain of my soul.

PREGUNTAS DE UN OBRERO QUE LEE

Bertolt Brecht 

¿Quién construyó Tebas, la de las siete puertas?
En los libros se mencionan los nombres de los reyes.
¿Acaso los reyes acarrearon las piedras?
Y Babilonia, tantas veces destruida,
¿Quién la reconstruyó otras tantas? ¿En que casas
de Lima, la resplandeciente de oro, vivían los albañiles?
¿Adónde fueron sus constructores la noche
que terminaron la Muralla China?
Roma la magna está llena de arcos de triunfo.
¿Quién los construyó?
¿A quienes vencieron los Césares? Bizancio, tan loada,
¿Acaso sólo tenía palacios para sus habitantes?
Hasta en la legendaria Atlántida,
la noche que fue devorada por el mar,
los que se ahogaban clamaban llamando a sus esclavos.
El joven Alejandro conquistó la India.
¿Él sólo?
César venció a los galos;
¿no lo acompañaba siquiera un cocinero?
Felipe de España lloró cuando se hundió su flota,
¿Nadie más lloraría?
Federico Segundo venció en la Guerra de Siete Años,
¿Quién más venció?

Cada página una victoria
¿Quién guisó el banquete del triunfo?

Cada década un gran personaje.
¿Quién pagaba los gastos?

Tantos informes,
tantas preguntas.

CONSTRUCCIÓN

Chico Buarque

Amó aquella vez como si fuese última,
besó a su mujer como si fuese última,
y a cada hijo suyo cual si fuese el único,
y atravesó la calle con su paso tímido.
Subió a la construcción como si fuese máquina,
alzó en el balcón cuatro paredes sólidas,
ladrillo con ladrillo en un diseño mágico,
sus ojos embotados de cemento y lágrimas.
Sentóse a descansar como si fuese sábado,
comió su pan con queso cual si fuese un príncipe,
bebió y sollozó como si fuese un náufrago,
danzó y se rió como si oyese música
y tropezó en el cielo con su paso alcohólico.
Y flotó por el aire cual si fuese un pájaro,
y terminó en el suelo como un bulto flácido,
y agonizó en el medio del paseo público.
Murió a contramano entorpeciendo el tránsito.

Amó aquella vez como si fuese el último,
besó a su mujer como si fuese única,
y a cada hijo suyo cual si fuese el pródigo,
y atravesó la calle con su paso alcohólico.
Subió a la construcción como si fuese sólida,
alzó en el balcón cuatro paredes mágicas,
ladrillo con ladrillo en un diseño lógico,
sus ojos embotados de cemento y tránsito.
Sentóse a descansar como si fuese un príncipe,
comió su pan con queso cual si fuese el máximo,
bebió y sollozó como si fuese máquina,
danzó y se rió como si fuese el próximo
y tropezó en el cielo cual si oyese música.
Y flotó por el aire cual si fuese sábado,
y terminó en el suelo como un bulto tímido,
agonizó en el medio del paseo náufrago.
Murió a contramano entorpeciendo el público.

Amó aquella vez como si fuese máquina,
besó a su mujer como si fuese lógico,
alzó en el balcón cuatro paredes fláccidas,
Sentóse a descansar como si fuese un pájaro,
Y flotó en el aire cual si fuese un príncipe,
Y terminó en el suelo como un bulto alcohólico.
Murió a contramano entorpeciendo el sábado.

Por ese pan de comer y el suelo para dormir,
registro para nacer permiso para reír,
por dejarme respirar y por dejarme existir,
Dios le pague.
Por esa grappa de gracia que tenemos que beber,
por ese humo desgracia que tenemos que toser,
por los andamios de gentes para subir y caer,
Dios le pague.
Por esa arpía que un día nos va a luar y escupír,
y por las moscas y besos que nos vendrán a cubrir,
y por la calma postrera que un día nos va a redimir,
Dios le pague.

¿QUÉ PUTAS PUEDO HACER?…

Jaime Sabines

¿Qué putas puedo hacer con mi rodilla,
con mi pierna tan larga y tan flaca,
con mis brazos, con mi lengua,
con mis flacos ojos?
¿Qué puedo hacer en este remolino
de imbéciles de buena voluntad?
¿Qué puedo con inteligentes podridos
y con dulces niñas que no quieren hombre sino poesía?
¿Qué puedo entre los poetas uniformados
por la academia o por el comunismo?
¿Qué, entre vendedores o políticos
o pastores de almas?
¿Qué putas puedo hacer, Tarumba,
si no soy santo, ni héroe, ni bandido,
ni adorador del arte,
ni boticario,
ni rebelde?
¿Qué puedo hacer si puedo hacerlo todo
y no tengo ganas sino de mirar y mirar?

Sola

Gotan Project

Hoy
Un cielo azul
Ilumino
La carretera

Vientos
De ilusión
Que acaricio
Mi vida entera
Puede ser que aún me quieras

Sola con mi soledad
Caigo que es mucho mejor
Escribir y meditar
Que cargar la cruz del desconsuelo

Para matar el dolor
Tuve una vez que aceptar
Nadie es del mismo color
Nadie puede penetrar mis sueños

Vos
Mostraste al fin
Tu risa cruel
Y tu mentira

Yo
Yo te quise igual
Te perdone
Cambie la mira
Y entonces comprendí

Sola con mi soledad
Caigo que es mucho mejor
Escribir y meditar
Que cargar la cruz del desconsuelo

Para matar el dolor
Tuve una vez que aceptar
Nadie es del mismo color
Nadie puede penetrar mis sueños

HORA DE LA CENIZA

Roque Dalton

.    Finaliza  Septiembre. Es hora de decirte
lo difícil que ha sido no morir.
Por ejemplo, esta tarde
tengo en las manos grises
libros hermosos que no entiendo,
no podría cantar aunque ha cesado ya la lluvia
y me cae sin motivo el recuerdo
del primer perro a quien amé cuando niño.
.    Desde ayer que te fuiste
hay humedad y frío hasta en la música.
.    Cuando yo muera,
sólo recordarán mi júbilo matutino y palpable,
mi bandera sin derecho a cansarse,
la concreta verdad que repartí desde el fuego,
el puño que hice unánime
con el clamor de piedra que eligió la esperanza.
.    Hace frío sin ti. Cuando yo muera,
cuando yo muera
dirán con buenas intenciones
que no supe llorar.
.    Ahora llueve de nuevo.
Nunca ha sido tan tarde a las siete menos cuarto
como hoy.
.    Siento unas ganas locas de reír
o de matarme.

ESTOY CANSADA

Tutiaro

Estoy cansada
cansa de amanecer
cansada de ver clarear el dia
cansada de ver apagar la noche
cansada de terminar un sueño
cansada por saber
que el nuevo día traera las mismas piedras que el anterior
los mismos baches
las mismas cartas
las pocas risas
y las muchas lágrimas.
Cansada de luchar contra el titán
que abre en mi pecho un hueco
con su lanza de acero y su filo de cristal.
Quiero dormir y no puedo
pues los que se llaman cercanos me alejan el sueño,
no entienden y sí,
no comprenden y sí,
pero no puedo dormir si los tengo cerca.
Me gustaría soñar,
soñar en un mundo nuevo,
con alas de esperanza
y quizá en los juegos
pero cuando lo intento
todo se torna sombra
todo parece fuego
se calientan las llagas
de mi maltrecho cuerpo.

Una pobre conciencia

A Bernardo Ortiz de Montellano

José Gorostiza

Un anciano consume su tabaco
en la vieja cachimba de nogal.
La tarde es solamente un cielo opaco
y el recuerdo amarillo de un rosal.

El anciano dormita…
Es tan triste la tarde para ver
un reloj descompuesto, y la infinita
crueldad de un calendario con la fecha de ayer.

Y silencio, un silencio propicio
para rememorar
cómo canta una boca la lectura
de la antigua conseja familiar.

En el fino paisaje se depura
una tristeza del atardecer,
y el reloj descompuesto parece una dolida
conciencia de caoba en la pared.

Una pobre conciencia, cuya charla
con la vieja cachimba de nogal
es el agrio murmullo de un postigo
y el recuerdo amarillo del rosal.

COMO UNA PINTURA NOS IREMOS BORRANDO

Nezahualcóyotl

¡Oh, tú con flores
pintas las cosas,
Dador de la Vida:
con cantos tú
las metes en tinte
las matizas de colores:
a todo lo que ha de vivir en la tierra!
Luego queda rota
la orden de Águilas y Tigres:
¡Sólo en tu pintura
hemos vivido aquí en la tierra!

En esta forma tachas e invalidas
la sociedad de poetas, la hermandad,
la confederación de príncipes.
Metes en tinta
matizas de colores
a todo lo que ha de vivir en la tierra.

Luego queda rota
la orden de Águilas y Tigres:
¡Sólo en tu pintura
hemos venido a vivir aquí en la tierra!

Aun en estrado precioso,
en caja de jades
pueden hallarse ocultos los príncipes:
de modo igual somos, somos mortales,
los hombres, cuatro a cuatro,
todos nos iremos,
todos moriremos en la tierra.

Percibo su secreto,
oh vosotros, príncipes:
De modo igual somos, somos mortales,
los hombres, cuatro, cuatro a cuatro,
todos nos iremos,
todos moriremos en la tierra.

Nadie esmeralda,
nadie oro se volverá,
ni será en la tierra algo que se guarda:
todos nos iremos
hacia allá igualmente:
nadie quedará, todos han de desaparecer:
de modo igual iremos a su casa.

Como una pintura
nos iremos borrando.
Como una flor
hemos de secarnos
sobre la tierra.
Cual ropaje de plumas
del quetzal, del zacuán,
del azulejo, iremos pereciendo,
iremos a su casa.

Llegó hasta acá,
anda ondulando la tristeza
de los que viven ya en el interior de ella…
No se les llore en vano
a Águilas y Tigres…
¡Aquí iremos desapareciendo:
nadie ha de quedar!

Príncipes, pensadlo,
oh Águilas y Tigres:
pudiera ser jade,
pudiera ser oro,
también allá irán
donde están los descorporizados.
¡Iremos desapareciendo:
nadie ha de quedar!

/________________________ . – 0 – . ______________________\

Akimoto Fujio

Distinguido caminar

el de la vaca

pisando violetas.


_.-↑-._
´´´´´´´´´´´´´´´´´´´’~o~’´´´´´´´´´´´´´´´´´´´

Deja que tus pensamientos fluyan por tus manos...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s