Ya no debo escribir cosas tristes…

Ya no debo escribir cosas tristes, ya no debo escribir cosas tristes, ya no debo escribir cosas tristes, ya no debo escribir cosas tristes, ya no debo escribir cosas tristes, ya no debo escribir cosas tristes, ya no debo escribir cosas tristes, ya no debo escribir cosas tristes, ya no debo escribir cosas tristes, ya no debo escribir cosas tristes, ya no debo escribir cosas tristes, ya no debo escribir cosas tristes, ya no debo escribir cosas tristes, ya no debo escribir cosas tristes, ya no debo escribir cosas tristes, ya no debo escribir cosas tristes, ya no debo escribir cosas tristes, ya no debo escribir cosas tristes, ya no debo escribir cosas tristes, ya no debo escribir cosas tristes, ya no debo escribir cosas tristes, ya no debo escribir cosas tristes, ya no debo escribir cosas tristes, ya no debo escribir cosas tristes, ya no debo escribir cosas tristes, ya no debo escribir cosas tristes, ya no debo escribir cosas tristes, ya no debo escribir cosas tristes, ya no debo escribir cosas tristes, ya no debo escribir cosas tristes, ya no debo escribir cosas tristes, ya no debo escribir cosas tristes, ya no debo escribir cosas tristes, ya no debo escribir cosas tristes.  
Anuncios

Andanada de poemas.

Supongo que, conociéndome, no podré resistir las ganas de escribir poemas en los próximos días, en los próximos meses… pero realmente dudo si tenga tiempo o ganas pues nuevas ocupaciones y preocupaciones me atormentan. Tengo algunos escritos perdidos en cuadernos que no he encontrado pero los poemas que eran para este espacio, aquí están, aquí se los dejo. Estoy particularmente orgulloso de ellos, algunos los había prometido en una anterior entrada y, aunque no son necesariamente buenos, reflejan mis demonios; otros son tan sólo imaginerías o fábulas del corazón. Quizá pueda seguir con las entradas vanales, quizá me de tiempo para escribir algo interesante (hay también proyectos a medio terminar en este rubro) mientras les dejo estos, espero que les gusten y espero no estar diciéndo adiós a la poesía (que odio leer pero me gusta escribir jajajaja).


Te he amado con el amor de la promesa
La que se escondió en el suspiro del silencio
No enuncié palabras de interpretación variable
Te amé en cada construcción del planteamiento

 Te adoro cuando compartimos el silencio
No el mutismo de las frases negadas
Sino el cariño bendito que no necesita palabras
Con el que pasamos juntos y lejanos tantas tardes

 También hemos tenido ese mutismo maldito
Que habla de verdades ocultas y encontradas
Al final entre nosotros siempre brota
Porque con gran dolor no nos negamos a enfrentar las cosas

 Sin embargo tantos ríos de tristeza solo dicen
Que ha pesar de haber hecho de las palabras un don
Su sonido no va unido a la comprensión del significado
Y que habiendo callado o hablado muchas cosas no nos
conocimos

 Hoy hablo quizá, como no lo hice contigo
Y hablo de mentiras falaces e hirientes
Para ti son verdades que matan y no mueren
Para mí son muestras de mi mediocridad latente

 Son mentiras que me alejan de ti; sin que yo mienta ¿por qué
no lo entiendes?


Te amo y tú me amas
Te pones celosa de no verme
Quieres que mi corazón y mi sexo sean tuyos
Creo que es lo que quieren todas las mujeres

 Yo quiero estar contigo y no ser causa de dolor
No pido que te entregues pues causaría más amor
Y sin otros entre nosotros solos tú y yo
Veo que en tres años te causé pena y dolor

 
Yo te quiero cuidar, tú me quieres proteger
Yo te quiero amar y no hacerte envejecer
Tú me quieres amar y juntos agrietar la piel
Los dos queremos cambiar el mundo
/y nos negamos a ver al
otro, derramar su ser

 Cuando pienso en ti me pongo triste
Cuando pienso en el mundo me da asco
Cuando pienso en ti y en el mundo me deprimo
Cuando te recuerdo soy feliz como lo son los niños


¿Por qué jugamos tú y yo a ser amantes?
De grandes vuelos lastimando a la gente
Ni siquiera nos amamos sólo es vanidad presente
El antojo de sentir que somos libres y rebeldes

 Somos como niños estando lado a lado
Nos reímos de tonterías y criticamos el momento
Nos abrazamos con ausencias y esperando un manto
De neblina que ayude a pensar que estamos en otros brazos

 Tú quieres que hable y que deje pasar el tiempo
Yo quiero darte placer y abrazarte sin consuelo
Tú quieres que finja amarte estar ahí por si las dudas
Yo quiero que te sigas riendo no que finjas amarme

 Esto siempre será una farsa dolorosa
Porque hay personas detrás que si nos importan
Pero con las que ya n podemos llenarnos de ilusiones
Y por vaciarnos de ilusión nos llenamos de sin sabores

 Si hubiera tiempo quizá habría sueños
Si la desolación fuera entera quizá habría palabras
Si la confianza existiera quizá habría buen sexo
Pero aunque fuéramos solos los dos nunca llegaríamos a
amarnos.


Es en esta la noche más obscura

Si la mano de Dios dibuja esta vida en blanco y negro
cada trazo de tus caricias inflama de color el mundo
cada beso le dota de los matices más bellos
y cada te amo perfecciona el boceto de nuestras vidas

Por eso en mis sueños con desespero añoro tu cercanía
y te busco entre pasillos interminables de fotografías
donde veo tus labios rosados que me ofreces y me niegas
jugueteo divino con el que cultivas este corazón abierto

No temas otorgarme, al igual que lo haces con tu cariño,
esas lágrimas, perlas apreciadas por mi alma en vela
cuando percibe en el aire que la tristeza te embarga
y solitaria cuando le niegas el llanto profundo que cargas

Habiendo caído en la cuenta de que viví tan solo un sueño
he querido despertar para no amar al fantasma de mi mente
volver a pensarte y desearte discerniendo mis recuerdos
y esperar el momento en que uno al otro nos podamos tener sin miramientos.


Te añoro y te extraño,
tu recuerdo me tortura,
tu sonrisa me libera
y tu tristeza me preocupa.

Me pregunto donde estás
me pregunto qué harás
no es que me den celos
es que no te puedo dar mis besos.

Quisiera conocer más de ti
y vivir sabiendo que estás bien
recibir tus caricias este día
y morir amado y añorado por quien

yo he dedicado este poema
y para quien dibujé esta flor
que hace varios días te pide
tu luz para abrir su corazón.


Salí de mi casa, salí de tu piel,
que Dios te sacó de una costilla
mentira de un dios infiel
yo salí de tu boca, de tus besos de hiel
.

Eres promesa de los desvalidos
eres anhelo de los mortales
matas porque quiero que me mates
mueres porque pierdes tus encantos.

Así es la vida a tu lado
juego mortal en un verde prado
cada caricia es una flor
y cada beso un cruel peñasco
.

Los letrados escriben por las tardes
fantasías que no entienden esta historia
de que les sirve su tinta sin sangre
es la sangre la que narra mi memoria
.

Atte. ~N·I·L·R·E·M·E·D~

Sin ahondar en mi melancolía…

 
Atendiendo a la petición de una persona mil veces querida y estimada, trataré de no recalcar las tristes facetas de mi persona en mis vulgares escritos, pero en lo que me resgno a tal designio y planeo como cambiar mi expresión por escrito les dejo estos poemas acerca de nuestra bien amada señora:
 
RAMÓN DE CAMPOAMOR
 
Lo que se piensa al morir
 
Cree la vulgar opinión
que el alma de un moribundo
piensa, más que en este mundo,
en Dios y en la Salvación.
Oye, Leonor, la canción
que hirió el pensamiento mío
al son del eco sombrío
de mi funeral campana:
-Cucú, cantaba la rana,
cucú debajo del río
 
Partiste y del sentimiento
en cama enfermo caí,
y cuando al exhalar por ti
iba ya mi último aliento,
embargó mi pensamiento,
en vez de tu amor y el mío,
este cantar tan vacío
que oí de niño a mi hermana:
-Cucú, cantaba la rana,
cucú debajo del río
 
Y como todo el que olvida
es de salud un dechado,
después que te hube olvidado
colcí otra vez a la vida.
Aún vivo muerto, querida,
pensando con hondo hastío
que tú, en vez del canto mío,
oirás, al morir mañana:
-Cucú, cantaba la rana,
cucú debajo del río
 
¿A qué tan grande inquietud
para llenar la memoria
de tantos sueños de gloria,
de amor y de juventud,
si, al llegar al ataúd,
podrán tu pecho y el mío
no oír más que el tema frío
de esta canción de mi hermana?
-Cucú, cantaba la rana,
cucú debajo del río
 
GUILLERMO BLEST GANA
 
A la muerte
 
Seres queridos te miré sañuda
arrebatarme, y te juzgué implacable
como la desventura, inexorable
como el dolor y cruel con la duda.
 
Mas hoy que te acercas fría, muda,
sin odio y sin amor, ni hosca ni afable,
en ti la majestad de lo insondable
y lo eterno mi espíritu saluda.
 
Y yo, sin la impaciencia del suicida,
ni el pavor del feliz, ni el miedo inerte
del criminal, aguardo tu venida;
 
que igual a la de todos es mi suerte:
cuando nada se espera de la vida,
algo debe esperarse de la muerte.
 
ANGEL CRUCHAGA SANTA MARÍA
 
Muerte de Noche
 
Su vestidura adormeció a la muerte,
ella vestía de amatista y oro.
Eran sus ojos en la noche verdes.
¡Yo no puedo olvidarme de sus ojos!
 
Yo la he querido, la he querido siempre.
La vi en las alamedas del otoño.
Como una flor se me prendió en las sienes
y en la desesperanza de mi rostro.
 
Ahora en mí, llorando, permanece.
Cuando cierro los ojos la conozco.
Tiene el andar de humo de la muerte.
Es un sollozo y vive en un sollozo…
 
Esta noche gris mis lámparas conmueve.
Yo soy el grito que no halló el reposo.
Yo la he querido, la he querido siempre
¡Oh mi adorado trébol melancólico!
 
En esta noche que cenizas llueve
(antes llovía su cabeza en mi hombro)
¡dime tú cuando se entrará la muerte
por esta casa para estar más solo!…

Tengo antojo de tí

Caminé apresurado este día en busca de cumplir con mi deber, con el compromiso adoptado con otros a nombre de mi función dentro de todo el complejo humano. Caminé observando las pintas infinitas de interminables paredes y conociéndo y reconociéndo muchas personas, máscaras que conforman montañas de personalidades alrededor de un numero finito e incognoscible de posibilidades de un sólo animal llamado humano por sí mismo. Vi su miedo en cada pinta así como en cada expresión de odio que me dirigieron pensando en aquella que yo les brindé. Sin embargo en mi mente no tenía el deseo intenso de cumplir con el deber adoptado, ni de cumplir con ese odio inato, ni de apreciar los mensajes de cada grafiti… yo tenía frío, solo frío en mi mente y quizá algo de sueño… quería unos brazos tibios en los cuales descansar y una voz suave que me permitiera arrullar este enojo y este vacío. Quizá la presencia del dulce trino por contraposición al claxon, o de los brazos como antagonicas respuestas al frío helado de la mañana me dieran el impulso para seguir viviendo, despertando, resucitando en mis deseos de besar sus senos y de acariciar sus labios. Y aquí me hallo, en este remanso enajenante que me permite expresar lo que pasará pronto al ataúd de la memoria. Remanso porque mis pies han descansado, porque mi espalda no carga los utensilios usados y necesarios para continuar en el camino, pero tan solo un remanso pues las letras se acaban, las ideas se ahogan y yo me tengo que abandonar al deseo no satisfecho de estar desnudo y dichoso junto a alguien, sueños necios que me permiten soportar la cruel calle.

Gustavo Montoya
Desnudo Femenino
———————————-
Quisiera hablar por todos pero lo cierto es que es más cierto que de mí digo lo cierto a que acierte a lo que los demás califican como cierto. La cuestión es que el dolor y la pesadilla son las pautas de la vida, la tristeza su melodía, el odio la duración de esta canción y la alegría los dulces silencios que te empujan a vivir un nuevo día. Yo solo anhelo pequeñas gotas de rocío transformadas en dicha para mi espíritu, no sé si el cielo se ha secado aun en esta profusa lluvia o mi piel arde tan intensamente que la dicha nunca llega a penetrar sus poros.
———————————-
La siguiente vez que levantes el teléfono estarás más lejos de esa persona, estarás una llamada más cerca de tu muerte, estarás una vez más solo. Pero nunca dejes de levantar el teléfono pues es peor la muerte en vida, es peor la lenta y morbosa agonía. Un "hola" será una tormenta infernal extraída de los pozos de fuego eterno, querrás morir por no sufrir lo indecible y por no tener la cura para esa pena. Pero después tendrás una cicatriz bella y abrigadora, serás el desangrado más hermoso pues con una sonrisa sobrevivirás al embate de la vida helada y dura del olvido. Aunque no niego que habemos los que preferimos con coraje enfrentarnos a las grandes heladas que sufrir unos momentos en el más brillante de los avernos

Ramón Casas i Carbó
Desnudo Femenino
———————————-
una mejilla contra un codo, una mano contra los tobillos, una nariz entre las nalgas, un cuello revoloteando la espalda, unos labios en la axila, una pierna en el pecho, un ojo en el ombligo, una muñeca en la entrepierna, una frente en los pies, un hombro en el abdomen, dos sexos en dos cuerpos, un corazón junto a otro…
SicariuSV3D