“En esta victoria de la reflexión está la peor derrota”

No puedo sino recordar con intenso melancolía otras citas que también pueden encontrar en éste espacio.

El aplazamiento del placer es un principio a la vez práctico y sagrado del verdadero erotismo
Carlos Fuentes

DÍAS DE COMBATE
Paco ignacio Taibo II
CAPÍTULO 11

Todo encuentro largamente prorrogado se inicia con un largo silencio. En él caben las esperanzas y las dudas. A él le pertenecen los titubeos, el desechar otros amores, el olvidar todo lo que ha quedado rezagado.
Hace falta disposición para empezar de nuevo. Sobre todo, si ambos viven la sensación de que quién sabe cómo, algún día, el amor se ha vuelto imposible.
No le queda al amor más que la ilusión, la mueca que sustituye al gesto.
Es ese teatro griego en que la máscara ha sustituído al rostro, y ya no es posible recuperarlo más.
No hay magia ni encanto. No hay fascinación, mucho menos violines en esta noche triste pero apasionada y tensa.
El amor se construye piedra a piedra. Pongamos la primera. Depositemos la piedra madre sobre la tierra.
Por los mismos motivos por los que las úlceras no cierran y las heridas no cicatrizan, el que no sabe nadar no se lanza al océano y el que sabe titubea.
Dejando atrás las otras caras, los otros besos, las otras caricias, rompiendo con la impúdica necesidad de hacer comparaciones.
Como dos gatos escaldados por el fuego al fuego se acercan. El fuego llama y al fuego acuden.
Porque también en la desesperanza se encuentra otra forma distinta de esperanza.
Danzantes en torno a la hoguera. Amanecer del duelo; noche del encuentro.
La muchacha se quita la cinta de cuero que sostiene el eje de la cola de caballo. Piensa: "Nuevamente recorro. Pongo los pies de nuevo en el camino". La cinta de cuero queda en su mano flotando allí como un instante más de lo debido… Y luego cae al suelo.
Héctor empuja el diario del estrangulador a un lado, se desliza hacia el suelo del compartimiento, empuja con la mano izquierda la pata metálica del sillón. Piensa: “Otra mujer a veces otra cara. ¿No es jodidamente lo mismo?” … Ella sacude el pelo suavemente. Un arcoiris de color café claro se extiende. Piensa: “No lo estropearás, no romperás el encanto, no destruirás este momento”. Héctor se quita el saco de pana deteriorado por tres meses de cacería en el aire de una ciudad cargada de smog, se lo quita suavemente, queriendo no romper el encanto. Piensa: “¿La quiero?, ¿estoy enamorado de ella?” . La muchacha se acerca y se arrodilla frente a él. En sus ojos se va encendiendo una pequeña chispa. Piensa: “Tómame de las manos y quédate frente a mí, mirándome, mirándome. Siente lo que te quiero contar, la historia que te quiero contar sólo a ti” . Héctor se pone de rodillas frente a ella, ojos en los ojos. Piensa: “Todo esto es un fraude, muchacha, no tengo nada que darte” . Ella se desabrocha la blusa café claro, cada botón una pausa. Héctor va desabrochándose la camisa al mismo ritmo. Termina más tarde porque tiene un botón de más. Ella piensa: “Cuídame” . Él piensa: “Protégeme” . La muchacha lanza sus brazos hacia atrás y deja caer el chaleco y la blusa al suelo. Piensa: “Cuando uno hace el amor, se quedando un manto de ropa en el suelo” . La mano de ella avanza hacia las cicatrices de la cara de Héctor, suavemente las repasa, sus dedos recorren los dos surcos queriendo cerrar la herida, abrir la herida. Piensa: “¿Por qué esta necesidad de posesión total, por qué la necesidad de saber si otras mujeres han pasado antes por ti, por qué la necesidad de pionero. Sé que este instante es totalmente mío. ¿No basta?” . Se ha quedado con un brasier negro que Héctor explora. Siente los contornos de la tela, las rugosidades, las costuras, adivina y siente los dos pechos bajo él. Piensa: “¿Ya no es posible la entrega simple de otras veces, de las primeras veces? ¿Ya no puedo quitar las sombras de otras caras? Todo tiene que pensarse, reflexionarse, digerirse. Amor y basta. En esta victoria de la reflexión está la peor derrota. El truco, la habilidad no sustituye nada. Soy una vieja puta” . Las manos de ella descienden al cinturón y lo desabrochan. Tira por la hebilla poco a poco. Piensa: “Por qué resulta más fácil desnudar a una mujer que a un hombre?” . Héctor pone las manos en la espalda de la muchacha, toca el cierre del brasier, lo rehuye; acaricia la espalda, se detiene en los omóplatos, descienden sus manos a las costillas, las cuentan, las recorren. Piensa: “Qué mierda, ¿por qué disimulo? Quiero desnudarla no acariciarle la espalda. ¿Por qué el miedo a engancharme en el broche, ser torpe, estropearlo todo?” . Sus manos vuelven al broche y regresan a la espalda, que se va erizando al tacto. Cálida piel entre las manos. Ella ha terminado de quitar el cinturón. Lo arroja sobre la alfombra de ropa. Piensa: “No vayas a fallar ahora, no te vayas a detener en el broche del brasier, no tengas dedos torpes” . Sus manos van lentamente a la espalda y ayudan a los dedos de Héctor a romper la barrera, el portón de la fortaleza asediada. “Gracias” , piensa Héctor. Le besa la frente suavemente. Otra vez el amor recobra el encanto adolescente. La búsqueda, el miedo al error, la necesidad de suplir una técnica no adquirida con una suficiencia aparente. Los dos pechos de la muchacha van quedando descubiertos poco a poco, inmensidades, horas enteras mientras Héctor va haciendo descender el pedazo de tela negra. Los brazos de la muchacha han bajado hasta que las palmas se apoyan en la alfombra. Piensa: “Te amo, cómo te amo” . Repiensa “¿Intento convencerme?” . Héctor ha dejado de pensar, espera que los pezones asomen bajo la tela, espera, espera, espera, espera, espera, espera, espera. Ella suspira suavemente en sus ojos llenos de humo, con una lágrima colgando. Los ojos de Héctor descienden a los dos pezones que apuntan a su pecho. Apoya en ellos los centros de las palmas de sus manos y aprieta. Piensa: “El sexo aviva la hoguera”. Va siendo invadido por la muchacha, por sus ojos suaves. Siente cómo los pechos se tensan cerca de su mano. Los toma. Ella piensa: “Así, déjame llegar a ti. Así”. Se acercan uno al otro hasta que sus cuerpos se juntan. Tienen que avanzar un poco de rodillas, acomodar sus estaturas, hundir la mejilla en el pelo, aspirar. Las manos de ella desabrochan el botón en el que el pantalón cierra.
Sin vacilar, de ahí se extiende la caricia a los ijares y el estómago. Piensa: “Mucho más fácil el cuerpo de una mujer para dejarse amar” . Las manos de Héctor descienden y se apoyan en los huesos de la cadera, los toman, los sostienen. Piensa: “¿Cómo carajos me vos a quitar los calcetines” . La muchacha descubre que Héctor no usa calzoncillos y lo agradece. Héctor descubre que la muchacha ha dejado caer sus zapatos antes de acercarse a él y lo agradece. Encuentra el cierre de la falda en un costado y lo hace bajar de un solo golpe. Piensa: “Como el tajo mortal del hacha del verdugo” . Introduce una mano por la herida recién abierta, la hace girar por la espalda, encuentra el elástico de los calzones y juguetea con él. La muchacha hace descender el cierre de la bragueta de un solo golpe. El sexo de Héctor palpita y se reacomoda, sale. La muchacha lo toma entra las manos y lo sostiene. Héctor desliza sus manos sobre las nalgas suaves y acaricia. Siente cómo la piel se endurece. La muchacha lentamente se pone de pie, la falda se desliza hasta el suelo. Héctor asciende arrastrado tras ella. Antes de ponerse de pie espera que el cuerpo de la muchacha pase a su lado y besa el punto donde se encuentra el sexo sobre los calzones negros. La muchacha se pone de puntas sobre los pies de él y le pone los labios en los labios, sus pechos empujan el pecho de Héctor, se clavan fieros. Héctor piensa: “Un río, una cascada” mientras su sexo se acomoda entre las piernas de la muchacha y su mano desciende bajo el calzón a buscar el sexo de ella. La muchacha piensa: “Una llave de agua que gotea” . Apoyando la punta en el talón del pie contrario Héctor se quita el zapato. Ella toma sus calzones y comienza a hacerlos descender hasta la mitad del muslo, hasta allí llegan sus manos. Se detiene. Héctor acomoda su sexo entre las piernas de ella y siente el calor del sexo de la muchacha cercano al suyo. El tren comienza a moverse.
-¡Puta madre! ¡Se va el tren!
Ridículos, absurdos, amantes. Se ríen a carcajadas. El tren arranca.
Se habían vestido entre risas. Habían saltado del tren en marcha olvidando el importe de los cascos de coca cola en el compartimiento pagado hasta Uruapan. El diario del estrangulador viajaba en el bolsillo del saco de pana de Héctor. Caminaron tomados de la mano un par de kilómetros hasta la terminal de autobuses. Amorosos por primera vez en muchos meses. Unidos ahora sí en la aventura.
Porque acerca mucho más el acto fallido, el compartir el absurdo que el triunfo. Porque la ausencia de final de su acto amoroso no abría la compuerta de las dudas, de las comparaciones, de los arrepentimientos. Porque volvía la adolescencia de campear, sobre la tierra agotada de las batallas amorosas.
Abrazados, besándose, jugueteando, enlazados llegaron a la terminal y pidieron dos boletos para el primer camión que saliera hacia México. Tomaron dos tortas de huevo con chorizo carísimas en el restaurante y se subieron audaces en un Flecha Amarilla de segunda que tomó la carretera como si fuera exclusivamente suya.
La muchacha de la ola de caballo acomodó la cinta de cuero en torno a su pelo, miró a Héctor amorosa, dulcemente.
-Tenemos una deuda.
-La cobraremos. Hay que buscar a un asesino y acabar con él.
-¿En nombre de quién?
-En nombre de las siente mujeres asesinadas.
Ella se durmió en sus brazos.
Héctor recordó un pedazo de poema de su amigo de la prepa René Roque: “Nos unimos más y nos separamos más; danzantes y enterradores de asesinos. Algo tenemos que hacer”.

Anuncios

Romántico de mierda

Acabo de bajar un disco de éxitos de Los Dávalos, grupo peruano que se caracterizó por tocar música romántica en un estilo claramente peculiar que se acerca a la música latinoamericana, quizás se coloca como precursora. Mi canción favorita de ellos es Desdén que posteriormente grabara Óscar Chavez. El autor de la canción es Miguel Paz, de quien también se escucha su versión, y sin duda es uno de los valses con mejor lírica que existen. Me parece que la letra es bastante clara y explícita en su desprecio por el amor nuevo ni por sí ni para curar o pasar los males cotidianos. Pero una parte increíblemente interesante de pensar es: de qué clase de amor hablamos. Sin duda es un sentimiento mucho más amplio que la cursilería de dos sino llevada al terreno donde el amor trasciende la vida misma de las personas involucradas desde ellas mismas hasta el cosmos entero. Esto se confirma en la mención al Sermón de la montaña, pasaje del Evangelio de Mateo en el que Cristo establece el nuevo pacto religioso con Dios, ético entre los hombres y buena parte de la liturgia que lleva a este nuevo tratado con dios que parte desde una visión de respeto y amor por nuestros semejantes que rompa con el "ojo por ojo" como moral común. Este es el amor que vive el narrador de esta canción pero que tuvo que ser expresado para compartirlo y vivirlo junto, a pesar de ello ahora que la relación humana y tangible ya no existe y las penas socavan el alma no lo olvida pero se rehúsa a, como bien dice, repetir y vulgarizar experiencia tan sublime y mucho menos a olvidarla.

El mismo disco trae una versión muy bella de Ódiame cuyo autor es Rafael Otero y que yo prefiero en voz de Julio Jaramillo, ese gran músico ecuatoriano que tanto le dió a la música latinoamericana. Sin duda un ardoroso amante que no desea haber sido una gris experiencia en la vida de su amada canta esta canción al hablar de que vale más ser odiado que olvidado. Parecería un miedo egoísta que implora saber que el amor vivido fue relevante para ambos y que, en ánimo de revancha casi, le recuerda con seguridad intensa que el odio sólo puede surgir del cariño cual si le aventara una maldición gitana. La segunda parte de la canción sin embargo saca a relucir el rencor de este amante que se da por olvidado y con igual seguridad en su saber y su pensamiento le recuerda a la mujer amada que lo importante es el amor que se tuvieron pues de la belleza nada quedará en la tumba, recinto que nos vuelve iguales a todos. El poeta que fue el gran Julio Jaramillo se confirma en dos canciones preciosas: De cigarro en cigarro y en su interpretación de Cuando llora mi guitarra del peruano Augusto Polo Campos que prefiero compartirles en versión de el Chaqueño Palavecino. Y es que la música tradicional latinoamericana ha dado grandes frutos en la guitarra, la vihuela e instrumentos similares como es el caso de la tristecita, que aunque no es romántica en el sentido del amor entre dos o más personas, sin duda es una expresión de amor por una tierra bien especial. La Letra es de María Elena Espiro y la música de Ariel Ramírez pero es una joya oírla con Cacho Tirao.

Volviéndo al romanticismo un tanto más pasional debo presumir mi gusto por las selecciones e interpretaciones de María Dolores Pradera. Primero que nada la canción El Rosario de mi madre que aquí coloco con otros clásicos sudamericanos: Los embajadores criollos. El enojo que muestra un despechado que reclama su amor al que mal lo paga cuando uno no da sólo su corazón sino detalles íntimos y bellos en el arrebato de entregarse al otro. En este caso nuestro protagonista reclama el rosario que perteneciera a su madre muy por encima de ese amor enfermo que quiere destruir. De ahí en fuera es puntual la templanza del dolido que manda a paseo con rencor pero sin olvido al amante ingrato. No debo olvidar mencioanr que el autor de esta canción es Mario Cavagnaro. Otro gran éxito de María Dolores fue sin duda El tiempo que te quede libre, recientemente grabado por la Arrolladora Banda el Limón, que yo prefiero escuchar en voz del Trío Calaveras. Esta canción es una súplica desgarradora de un ardoroso enamorado. Todas sus figuras giran en torno al mismo tema que se puede resumir en este precioso verso: "el tiempo que te quede libre, si te es posible, dedícalo a mí". Todo un poema del mexicano osé Angel Espinoza "Ferrusquilla". Mas yo no quiero que Doña María se vaya sin cantarnos una canción que me encataría fuera De carne y hueso. Favor de no confundir con la porquería de Edgar Oceransky. Es ésta bella pieza el reclamo de una mujer pasional e intensa que reclama al amante su frialdad, su desinteres por desnudar y amarla en el más divino lecho. Es una mujer que se va y en su despedida le declara la causa de su partida: "Yo soy, una mujer de carne y hueso, que anda en busca de los besos, que jamás me diste tu". Aparte de ello me encanta que para el autor es Dios quien nos dió el don de amarnos con el cuerpo y que este es imprescindible para vivir este amor; por otro lado que el sufrimiento lo divide en dos pues esta mujer deseosa de ser querida en cuerpo y alma también le duele irse y no es para nada un reclamo egoísta el suyo. Desgraciadamente no conozco el autor de esta pieza.

Volviendo a una cosa más boleresca que es mi perdición cuando además hay alcohol, me encanta Cuando ya no me quieras de Tito Rodríguez que siempre puede uno pedir con los Hermanos Martínez Gil. Una canción sin duda extraña pues es de una persona que aun estando con su amor le relata lo que haría el día que pierda su amor, un amor tan intenso que no reclamará nada sino que silenciosamente le llevará a retirarse de su vida, a marcharse lejos a cantar de lo vivido y a buscar la paz de los olvidados y eventualmente la muerte cuando sus días se acaben. A esta canción la relaciono mucho con otra que es Nuestro Juramento del mencionado Jaramillo y que, acabo de descubrir, se halla en voz de Cafe Tacvba quienes antes habían grabado una versión bastante experimental de Un poco más. Volviéndo a la canción de Jaramillo me gustó ésta versión del grupo folclórico Los cantores del alba, bastante modesta pero no por ello menos sentida en su estilo criollo. Es una oda al amor eterno de debe unir a los que deciden compartir sus vidas juntos, hasta la muerte y más allá de ella. Pero además tiene dos increíbles estrofas en las que pensativo el cantante reflexiona sobre qué debe pasar cuando uno de los dos muera. Si es él entonces le pide que lo llore inmensamente, tanto como su cariño y que luego lo deje ir y siga adelante con su vida, si por el contrario es ella cantará de todo ese intenso amor que vivieron juntos "con tinta sangre del corazón".

La mujer por la que amo el bolero es la gran señora Amparo Montes, preciosa chiapaneca que fue tan buena cantante y exitosa artista. La canción con que me enamoró su voz fue Un poco más que servía de apertura al programa Boleros… y un poco más y que, como mencioné anteriormente, Café Tacvba interpretó para un soundtrack muy bueno. Yo me complazco en escucharla con Lila Downs quien realiza una versión bastante tradicional de excelente factura. Hablarles de ésta canción bien podría ser un pecado ya que además es del gran (San) Álvaro Carrillo, increíble poeta músico que es pilar de la música romántica, pero intentaré dedicar unas líneas a esta obra de arte. Un poco más es la suplica más sublime que puede hacer una persona hechizada por otra, el ruego por permanecer juntos cuando ya las vidas empiezan a arrastrar a dos personas por sendas distintas y hacen esfuerzos de voluntad por permanecer juntos. Y aun si el destino los separa otorgarle a la dulce causa de nuestras agonías lo último de nuestras vidas en un rincón de intimidad fatal. Es similar en situación a la expresada en la pieza El Reloj de Roberto Cantoral aunque esta última está en un tono mucho más dulce y menos arrebatado como puede ser escuchada en la versión de Lucho Gatica. Amparo Montes también cantó una canción preciosa que igualmente grabaron Los Panchos pero que no puede encontrarse en línea por desgracia, trataré de subirla en estos días. Les dejo esta letra preciosa y sufridora íntegra para su deleite. Desafortunadamente tampoco conozco al poeta.

No llores por amor que se reirá la gente
oculta tu dolor al mundo indiferente,
historias de traición son cosas cotidianas
vulgar repetición de la tragedia humana.
Forjar una esperanza en aras del ensueño
y destrozar el alma al despertar del sueño.
No llores por amor que se reirá la gente
oculta tu dolor que es tuyo solamente
te parte el corazón ese dolor profundo
y toda tu aflicción nada le importa al mundo.

Lamento Jarocho es otra pieza que interpretó Doña Amparo pero que viene de la inigualable autoría del Flaco de Oro, Agustín Lara. Un poema de amor a un pueblo que sufrió por muchos siglos la opresión, la segregación y el abandono que al mismo tiempo se acompasa de una sensualidad que rebasa la música y se plasma en la letra misma. Pero entre tantos amoríos y vivencias este hombre escribió algunas de las letras más sublimes de todo el idioma castellano las que fueron interpretadas por estrellas como Libertad Lamarque, Toña la Negra, Pedro Vargas, inclusive Pedro Infante y muchos más. Y no quiero detenerme aquí pues sufro el riesgo de quedarme escribiendo únicamente del gran Lara, por ello es propio hablar de otros grandes autores como Manuel Esperón y de Gómez Urquiza que nos legaron juntos Flor de Azalea, esa canción adolorida sobre una mujer que ha sufrido en amores desgraciados y a la que el ardoroso enamorado promete el cariño que la saque de la tristeza y la desgracia, escuchémosla con Jorge Negrete y de nuevo con los Calavera.

Tampoco quiero hablar de la música ranchera que requiere un tratamiento amplio y preciso. Ni siquiera soy capaz de acercarme ahorita al bolero ranchero o al huapango ranchero, géneros por demás ricos en letras que hablan del amor y sus consecuencias. Más bien es mi intención acercarme tanto a la guitarra española, antillana y latinoamericana mucho más suave y delicada como a los ritmos tropicales antiguos, menos arrebatados por la hombría ranchera y más ligados a una sensualidad apasionada. Un buen inicio sería Silencio, canción de Rafael Hernández que fuera tan bellamente interpretada por el BuenaVista Social Club. Es una canción noble, sensual y delicadamente melancólica que nos remite a un amante que llora sus tristezas en secreto para no secar al jardín nocturno que le rodea con lo cruel de su dolor. En la misma tónica está la gran Dos gardenias también interpretada por el BvSC pero que prefiero con el Jefe, el inolvidable Daniel Santos. En ella se mantiene la misma idea de que las flores reaccionan a las emociones y pensamientos de los hombres con fatales consecuencias. Este hombre también cantó una canción de Pedro Flores preciosa que en México ha interpretado con el mismo sezgo pero con un sentimiento único Oscar Chavez: Perdón. Otra canción que canta de forma divina Daniel Santos es Esperanza Inútil y que para no repetir les dejo con El trío Veracruz.

El buen Oscar debe en mucho su fama a la interpretación de boleros y tropicanías como se les define en el título de uno de sus álbumes. Por ejemplo Flores Negras de Sergio de Carlo (aquí con Alfredo Sadel de quien muchos opinan es mejor que Pedro Vargas como tenor, usted juzgue por sí mismo); o Lágrimas Negras del genio Miguel Matamoros (con el Malecon Social Club). Claro que para escuchar al eminente Trío Matamoros prefiero Nadie se salva de la rumba que no es romántica pero ah qué excelente ritmo afroantillano, o Mata que Dios perdona. Otros grandes románticos fueron Bienvenido Granda con muchos de los temas ya mencionados a los cuales puedo añadir Angustia de Orlando Brito; Celio Gonzáles interpretando Vendaval sin rumbo cuyo autor no identifico o Benny Moré interpretando Preferí perderte.

En fin. Es mejor retirarme pues hay tantas y canciones que quisiera recomendarles y tantas letras de las que quisiera hablarles que no es suficiente ni el tiempo ni el espacio. Para terminar quisiera hablar de una joya que tengo: El disco Mi Sueño de Ibrahim Ferrer, sublime integración de jazz y música tropical que contiene grandes temas como Perfidia de Alberto Domínguez, Quizás Quizás Quizás de Osvaldo Farrés y una canción que raya en la hermosura: Si te contara cuyo autor desconozco y que debo confesar no haber escuchado hasta ahora.

Si tu supieras mi sentimiento, si te contara la
inmensa amargura que llevo por dentro la triste
historia que noche tras noche de dolor y pena
llena mi alma, surgió en mi memoria como una condena.
Si lo supieras, te importaría si te dijera
que en mi ya no queda ni luz ni alegría que
tu recuerdo es el daño más fuerte
que me hago yo mismo por vivir soñando con
que tu regreses, arrepentida.

Dijo el maestro Manzanero hace unos días en la televisión que no le interesa cantar en inglés, se le hace un idioma tosco y rudo. No es para menos, diferentes estructuras y afectación de contenidos. El inglés puede ser muy amoroso y ante todo muy sensual pero romántico, al menos como el español, jamás. Esta tarde vi llover con la MV :] para recuperar el desmadre.


Atte SicD

Me gusta oír la discografía de José José. Soy la clase de idiota que vomita con la mitad de sus discos y de todos modos no puede dejar de escuchar la otra mitad. Soy la clase de imbécil que no puede dejar de escuchar a Jose Alfredo y cantarlo aunque nunca me aprenda el nombre de las canciones. También tengo un tumor cerebral con escuchar a Armando Manzanero, incluso aquellas canciones de las que él mismo se arrepiente. También soy el mamón que sostiene que Los Ángeles Negros son una de las mejores cosas que le pasó a este continente. Incluso suelo ser el que le facina escuchar El Recodo all the eras y todo el clan Lizarraga y nunca puede terminar un disco en una sentada. Soy el que se asquea con la música de Fernando Delgadillo, Edgar Oceransky y David Filio pero idolatra a Sonia López (obviamente más con la Santanera), Mayte Gaos y a los Hitters. Soy el que le gusta escuchar a Serrat pero le rehúye y en cambio se la pasa escuchando música barata de Raphael. El que disfruta la música de Silvio Rodriguez y Pablo Milanés pero nunca tiene ganas de oírlos. También soy de los que el Rock urbano es chido para ser romanticón y de los que piensa que Triste Canción y No soy el hombre de tu vida son rolas de amor. El que sostiene que el Tri de Lora es una mierda cursiloide (88 y posteriores) y puede oír horas a los Apson Boys, o que se asquea de Maná pero es termina estupidizado con Los Bunkers y canta o de menos tararea duranguense, norteño y banda; cumbia, salsa y bachata.

Pero bueno supongo que eso es porque no hay ni quien chingados le importe si me puedo zurrar de amor con una rola de John Lee Hooker, Johnny Cash, She Wants Revenge, Depeche Mode, Muse, Radiohead, B.B. King, Miles Davis, Stan Getz, Thelonious Monk, Bobby Hebb, Marvin Gaye, Isaac Hayes, Bobby Womack, los Bee Gees, Modjo, Chemical Brothers, Moby, Santana, Earth wind & fire, Bo Diddley, Muddy Waters, New Order, o de perdida Blur.

Me salió más barato hacer estos dos últimos párrafos que echarme otras dos pinches entraditas. ¡A ver si ya les van gustando leer las rolas en inglés!

Sinceridad

La gente no cree en los políticos, ni en las empresas, ni en los medios. Algo así oí decir a un cineasta hace unos días en la televisión lo que me parece por demás curioso ya que los que hacen el mundo del cine pertenecen de una u otra manera a esos grupos de la sociedad. El mundo se encuentra en una época relativamente pacífica, próspera y, sin embago, la sociedad se funde en un núcleo institucional más por inercia de comportamiento que por capacidad de elección de sus individuos. Es curioso que vivamos en una gran época de auge democrático y que avalemos con ello el poder fáctico de los oligarcas. La falta de credibilidad en los grupos y en las instituciones ¿será algo realmente nuevo? ¿Será algo catastrófico?

No lo creo. Suponer que alguna vez, si pensamos que ha existido esa plana y llana sociedad por debajo de los marcos de poder cosa que dudo, la gente ha confiado en los gobernantes ha sido sin duda porque las ideologías han permeado las capas de la sociedad por y para contrarrestar a otra sociedad con la que entran en conflicto. Pero en ese proceso es dudoso que las personas puedan establecer actitudes críticas, son normalmente periodos de fanatismo e intolerancia. Por otro lado tampoco podemos suponer que la masa siempre ha sido y será conformista, las personas siempre sabemos que otro intenta obtener mejores beneficios del trabajo ajeno, que busca satisfacerse a costa de los demás y que conforme más alto se halla en la institución de poder generalmente es más injusta esa sociedad misma. No hay guerra que se haga por mera diversión, conflictos y revoluciones son causadas por la ambición de los poderosos y la necesidad de los débiles.

Claro que ser consciente no es lo mismo que estar informado para poder actuar en consecuencia. La sociedad civil surgida en los últimos años ha tenido éxito porque ha pasado a percatarse de la repercusión política de su capacidad de consumo, al tiempo que se conservan la movilización de masas y los núcleos identitarios e ideológicos como herramientas políticas. Ahora que tenemos más acceso a la información y a conocer el mundo nos sentimos más indefensos como individuos ante la sociedad en su conjunto, avasallados a las decisiones de un grupo informe sin que por ello podamos delegar nuestra responsabilidad pues nosotros también constituímos esa masa. Y el grueso de la sociedad sigue reconociendo los sectores del poder fáctico igual que antes pero ahora establece una relación de poder diferente.No creo que se halla dejado de confiar en los políticos, en los corporativos o en los medios. Nunca se ha confiado en ellos pero ahora tenemos más poder para cambiar las cosas desde la institución misma lo que implica participación política activa se quiera o no y comunicación con esos sectores de poder a un nivel nunca antes establecido.

La herramienta misma que se ha establecido es la inclusión de la sociedad en el diálogo de poder tendiendo a volver la sociedad un corporativo inmenso que actúa por equilibrio de poder entre sus mismos sectores enfrentados. Así aparentemente se disipa la responsabilidad de los que al final de cuentas siguen ejerciendo el poder económico, ideológico o político mientras que el "ciudadano común" se queda anonadado ante la variedad de cambios posibles en la institución y, antetodo, imposibilitado o reprimido para llevar a cabo acciones más radicales. Tampoco creo que toda persona lleve un revolucionario idealista dentro, más bien en el miedo y odio surgido de las condiciones de vida desfavorables desencadenaban con más frecuencia reacciones violentas de la sociedad que las nuevas relaciones de poder del siglo XX han podido ir disminuyendo a través de integrar al individuo común al poder en el sistema democrático.

Me veo tentado a pensar que es un proceso tendiente a democratizar paulatinamente la sociedad. Que el desarrollo histórico de las instituciones de poder en el mundo europeizado tienden hacia un modelo donde cada vez más es relevante la opinión de la gente. A pesar de ello me quedan grandes temores. Primero que nada la capacidad productiva desigual entre grupos sociales y la misma capacidad económica que marca grandes brechas al itnerior de las naciones mismas limita la evolución de ese sistema democrático. El hecho de que las masas se valoren como medios para alcanzar el poder y mantenerlo no significa que se halla eliminado la situación estamentaria de ciertos grupos o sociedades más amplias. Las sociedades fuertes mantienen el yugo de la explotación de los recursos humanos y naturales de otras sociedades a pesar de la toma de consciencia y las campañas de responsabilidad social empresarial o colectiva. Al interior de los grupos las diferencias económicas patentizan la imposibilidad de alcanzar mejores niveles de vida, la generación de paradigmas aspiracionales que enajenan a las personas y el asendrado sentimiento de odio de clase a pesar de que no son los entes definidos de antaño y hay más intercambio entre las capas.

En segundo lugar la mejor manera que la sociedad en su conjunto lleve a cabo la democracia ha sido generando órganos de control que, en una supuesta imparcialidad, aseguren la competitividad entre sus miembros para mantener el equilibrio dinámico requerido para mantener la estabilidad del conjunto. Poco a poco desde las más democráticas formas de gobierno hasta las dictaduras más fuertes terminan estableciendo mecanismos persuasivos, disuasivos o coercitivos que buscan controlar al individuo y al grupo para prevenir que sus intereses o necesidades se prioricen por encima de las de otros y al mismo tiempo mantienen lastres de desigualdad heredados en la búsqueda de perpetuar el poder efectivo de quienes ya lo tenían. Me imagino que aún cuando la democracia continuara avanzando hacia un sistema más comunitario se crearían más de estos entes coercitivos que perderían la cualidad de ser extensiones de los núcleos de poder fáctico para pasar a ser cada vez más organizaciones inherentes al grueso poblacional. Ello me lleva a pensar que la democracia nos lleva hacia una pérdida de libertades cada vez más acendrada mientras se dibuja la creación de ofertas de comportamiento que serán planteadas como las libertades efectivas dadas por el sistema.

La prueba es una falta de confianza en la sociedad, fomentada a veces, surgida espontáneamente en otras, que demuestra que nuestro cuerpo social dista mucho de tener una cohesión profunda e interiorizada por sus componentes. Quizás ante una sociedad unida por la fuerza de la conveniencia pero sin vínculos empáticos entre sus individuos sea la causa de que sus crisis son mucho más fuertes y profundas aun cuando esta valoración sea profundamente subjetiva. El siglo XX siendo una época relativamente pacífica tuvo algunas de las matanzas y guerras más sangrientas que la humanidad en su conjunto ha experimentado mientras que la tendencia de esta era social que se está gestando está basada en el miedo y la sensación de otredad hostil y ajena al sí propio por entero. ¿Qué tan relevante es la verdad y la confianza para una sociedad tan informada y paranoica como la nuestra? Por lo visto demasiado, tanto que normalmente se le teme y se le huye en las pocas ocasiones en que puede entreverse.

No creo que el sistema democrático esté en crisis pero definitivamente sufre de una falta de credibilidad producto tanto de la inclusión social masiva, que lleva al político a mentir para mantener ese equilibrio entre grupos lo que torna la democracia en un ejercicio de demagogias, como a la debilitación del ejercicio político y del poder efectivo de las instituciones gubernamentales por los dueños y núcleos del poder fáctico. Los empresarios y los sectores pudientes de la sociedad establecieron una campaña agudizada en el neoliberalismo para debilitar en todo el mundo los gobiernos y generar descrédito entre la población lo que ha llevado a que puedan tomar el poder tras bambalinas y vuelvan a los políticos meros títeres de sus intereses. En tercer lugar el gobierno como mediador de grupos sociales se ha convertido en un sector inmóvil donde es identificable una clase política servil de los intereses de otros grupos en tanto los mantenga en esas posiciones de poder con lo que ni existe clase política hecha y constituida para gobernar, ni existe interacción y retroalimentación con otros grupos del estado.

¿Alguna vez ha habido cohesión entre una sociedad de manera más fuerte o profunda? ¿O estamos en el fondo anhelando algo que nunca ha existido y que quizá es imposible en las sociedades? ¿Podemos generar una sociedad fuerte y unida con vínculos empáticos y no sólo culturalmente identitarios entre sus miembros? ¿Podemos recuperar la confianza en las instituciones? ¿Podemos formar parte de una institución sin enajenarnos en ella? ¿Qué se necesita para volver a confiar entre ciudadanos o entre instituciones? ¿Nos puede ayudar intentar establecer un diálogo sincero, maduro y abierto hacia otros sectores sociales? ¿Queremos afrontar las dificultades y consecuencias de un proyecto así? ¿Debemos hacerlo?

Sin duda este no es el mejor momento para confiar en este país. Las condiciones sociales son muy duras y herramientas tan poderosas como la mentira y el engaño son mas que útiles para la supervivencia cotidiana tanto de los débiles como de los poderosos, son incluso necesarias. No es un buen momento para la verdad y ello ha sido el sustento de nuestra nueva "democracia". Particularmente nuestra sociedad está en crisis y es difícil saber hacia donde vamos o qué va a pasar el día de mañana. Sin embargo creo en la verdad y creo que es necesaria (no como factor único por supuesto) para reconstituir el tejido social y salir de este momento histórico tan deleznable, esperando que nos impulse hacia tiempos más prósperos que los que han sucedido sobre esta sociedad y sobre esta tierra. Al menos desde aquí hago ese llamado pues soy consciente de que no lo hago en mi vida cotidiana donde no soy sino una persona más, común y normal en este presente de tragedia e iniquidad, con mis errores, mis mentiras y mis pecados. Al menos esa es la intención de estos buenos meses de escritos, todos tan confusos como lo puede estar mi mente en estos momentos, pero sinceros en lo que cabe buscando conectarme con quien desee leerlos.

En un mundo tan erroneo y lastimero son aun más tristes y dolorosas las consecuencias de decir la verdad. Acostumbrados a los placeres mediatizados y de corto plazo perdemos la capacidad de encontrar o vislumbrar la placentera sensación de hablar, relacionarnos y tratar con alguien con verdad, confiando en esa persona como confiaría en mí mismo. Estoy seguro que en muchos creen en sus semejantes y han creído, pero en otros tiempos ha sido con ignorancia y con prejuicios, lo que ha llevado a que se construyan identidades capaces de odiar o temer sobremanera a lo que ven como otro, ajeno, extraño a sí. Espero que algún día volvamos a creer en la palabra y en la verdad.

Quisiera abrir la boca y mover mis labios sin cautela
hablarte de las montañas y de los amores que sienta
hablar sin temor y sin ninguna pena.
Relatarte al oído mis sueños de un mundo nuevo,
invitarte a hacer el amor y olvidar toda vergüenza
sin necesitar de ningún exceso para liberar el cuerpo.
Quisiera saber que conozco mi voz y mis letras
amarme tanto como para confiar que mi garganta
es el digno representante de todas mis ideas.

Atte Sicariux

Lección de vida

Huyamos de la espantosa ingenuidad del rostro hinchado de la gente “buena”,
busquemos en los pasillos de la vecindad, dentro de los camiones,
algo que ayude a transmutar los elementos, el cobre en oro, el smog en diamantes.
Busquemos más allá del poder de un loco:
en la boca del primer hijo, en la boca del primer hijo.
Y si nada encontramos, descósase el cielo y vénganos, señor, tu reino con todo y muebles,
vénganos visiones, mentiras, invenciones,
vengan locos al circo de las aburriciones,
que hacen falta ángeles, héroes y una dictadura de niños.
José Cruz

¿Qué es mi vida comparada con la de aquellos que se enfrentan a tantas y tantas dificultades en la vida? ¿Cómo puede ser verdadero mi dolor cuando la vida me dotó de tantas herramientas para sobrevivir a la crueldad diaria? Me siento mal porque mis manos se hallan vacías de la piel deseada, de las riquezas anheladas, de los cetros ambicionados. Quisiera salir de mí, estallar mi cabeza y atravesar las fronteras como quien corta el aire con la mano. Me gustaría beber el veneno de otros labios y irme poco a poco de esta vida oyendo el latido del corazón amado.

Estoy cansado muy cansado
de temerle al mundo día y noche
de quebrarme la cabeza por ojos que no me ven
de luchar por asir el enigmático futuro.
Yo me pregunto como llegar a Dios
si éste se encuentra en la voz de los amigos
en la piel de la persona amada
o en el instante en que el sueño esconde la esperanza.

Me torno un cobarde y un miedoso ante el caos del entorno. Veo con pánico como las calles se llenan de odio y sangre. Cuando subo al metro todos discuten, pelean, se empujan, se ofenden, se lastiman. Es cosa apreciada el lastimar, herir, abusar del otro para tratar de aferrar la vida propia un día más.
¿Qué podría ser tan digno de ser dicho que se tornara sublime por decirlo? ¿Cómo debe ser dicho para que sea aun más hermoso a la mente y los sentidos?

¡Qué bello es hablar cuando se está enamorado!
Lo tosco del idioma se borra ante el cariño sincero
del amante que no teme a la forma del poema
y aun con burdas voces exclama al mundo su dicha.
Y cuando nuestro rostro se inunda de lágrimas
que placentero es convertirlas en tinta
para llenar hojas y hojas de tristeza inspiradora
hasta quedar exhausto hacerle el amor a la palabra.
Cuando el enojo nos abarca no puede haber mejor espada
que la lengua hiriente encarnando cualquier furia
para pintar las paredes con los manchones de sangre
que brotan de la destrucción de la paciencia.
Pero cuando tu corazón se inunde de pasiones
quedando vacío de todo orden y concierto
ni espíritu ni pluma hallarán al pensamiento
convirtiéndose en vacío y silenciando la palabra.

¿Qué puedo decir de mí? ¿Que muero de tristeza día con día? ¿Que me lacero con penas para no caer en el oficio de la conformismo y la mediocridad? ¿Que apesumbrado me pregunto qué expresión tendrán ahorita los rostros que me han arrancado las sonrisas más sinceras? ¿Qué puedo decir de mí que sea verdadero para mí? ¿Qué puedo decir de mí que sea una novedad para vos? ¿Qué puedo decir de mí para que juntos podamos conocerme mejor? Nada tengo que decirte aparte de lo dicho. Te expreso mi dolor porque te estimo. No me pidas más, no entiendo bien quien soy ni por qué sufro.

El futuro es un susurro que se esconde en el presente,
leer entre líneas y bocetar el destino es nuestro oficio,
si pudiera suponer los trazos de una dicha verdadera
seguramente tendría el rostro de en quien estoy pensando.
Pero tanto la fe como la esperanza son líneas delgadas
la base de todo el dibujo es un carboncillo muy pálido,
a veces el pintor yerra al capturar al modelo originario
y a veces se barren esas tempranas líneas al seguir imaginando.

Quisiera poder ayudar a mis seres queridos. Tener el poder para arrancar de sus vidas las terribles desgracias, tener la habilidad para extraer de su alma las tristezas y tener la pericia para dibujar en sus rostros una sonrisa. Pero no es así. Sufren y nada puedo hacer para remediarlo. Y yo sufro en mi impotencia y en su desgracia. Veo sus rostros contener las lágrimas y me avergüenzo de mi falta de entereza. No creo que un abrazo sea contrincante capaz de lidiar con los problemas y sin embargo es lo que generalmente puedo ofertarle a mis seres amados. La loza de la fatalidad me impide decirte que cuentas conmigo hermana, hermano pero sábete que así es aunque no sea yo fuerte o aunque mis recursos sean escasos.

Sumergirse en el recuerdo para recuperar tu rostro
y de tus ojos partir para volver a conocerte
comprendiendo como Dios disfrutó crearte
al cobijar con deseo la desnudez de los cuerpos que te dieron vida.
Robarle al tintero tres gotas de vida
para plasmar tu mirada en el lienzo de la mía
y arrastrar la línea poco a poco con delicia
como quitándote una lágrima que resbala con malicia.
Con pincel grueso hacer tu pelo
derramando sin temor líneas de cabello
como si desde tu rostro estuviera amaneciendo
y yo pasara mis dedos peinando el fulgor del cielo.
A la acuarela arrancaré una multitud de tonos rosados
para crear tus labios con un beso delicado,
con un poco de rojo les llenaré de sangre y dicha
separándolos un poco con tu respirar más aprisa.
De tu cuello bajaré suavemente hacia la espalda
y recargaré el lápiz al llegar a tu cadera
para estrecharte en el recuerdo
y acercarte en la esperanza.
Con mi dedo acariciaré tu vientre
difuminando las sombras donde la luz no llega
extrayendo texturas que el frío cuadro no conoce
suavidad y tibieza que el artista anhela.
La curva de tus senos será un trazo continuo
rápido y preciso similar a un cosquilleo
que recorra febril todo tu cuerpo
de tu pezón hasta tus dedos.
Tus brazos serán matizados de cálidos tonos
para siempre mantener encendido
el fuego que en tu corazón se aloja
y que torna tu abrazo en el refugio más exquisito.
De tus muñecas arrastraré la manga de una camisa
que suba sedosa y lentamente al compás de la tiza
esparciendo ese sonido apagado de la lucha sostenida
entre piel y tela, entre pudor, desnudez y lozanía.
Y cuando te halles ya vestida
matizados y abrochados los botones
retocaré tu cuello con un beso
será la firma de una obra en la memoria

Alegrías sin garantía.

¿A quién mierdas le reclamas cuando las alegrías de la vida se descomponen, caducan, se vencen, se terminan, se atrofian? ¿A quién le reclamas con derecho? ¿A Dios, al gobierno, a tu familia, a tí mismo, a madam sazú, a la suerte, al destino, a la vida misma? ¿Qué ganas con reclamar a quien no te va a contestar? La vida no es algo que alguien te da, ni algo que tú tomas, no es algo que te permitan como tampoco es algo que tu reclames. La vida está ahí y es un juego, quizá de cartas. Las cosas que sabes tuyas son tus fichas, tus habilidades, tus características, las cosas buenas y útiles con las que naciste, aquellas que adquiriste cuando creciste y hasta las que, sin ninguna razón aparente, la vida te regaló. Pero hay algo que no esta ahí entre las fichas: la inteligencia, la esperanza, la creatividad, la memoria y la voluntad. Esas eres tú. Esas nadie las ve, nadie las cuantifica, nadie las percibe hasta que tú las usas y las dejas ver. ¿Y las cartas? Las cartas son los hechos cotidianos, diarios, los del presente de esa vida que te estás jugando. Son el cruzar las calles, el platicar con otros, las decisiones diarias en el trabajo o en la casa, cada beso y cada caricia, cada contacto con los que quieres, cada cosa que estás viviendo está en esa mano que sostienes. Quizás veas las caras, quizá las ignores, quizá veas las cartas de otros, quizá las ignores. Quizá alguien te ayude a terminar este juego o quizá todos estén en contra tuya. Lo curioso, y realmente importante, es que siempre hay un poco de suerte, ignorancia, magia detrás de todo este juego. Y eso le da sabor, emoción a este juego pero también le da un sabor muy amargo a las derrotas sobretodo cuando luchas demasiado por obtener una buena mano en el juego. Así que cuando salen mál las cosas ¿a quién reclamas? ¿Quién va a oír tu queja o tu ruego en toda su amplitud? Puedes maldecir a alguien, a algo o puedes maldecir todo. Nadie te va a responder, ni el que rostro tiene por no ser del todo él culpable y por tanto no aceptar tal carga. Y mucho menos ese cosmos, ese grandísimo universo que hoy se ha inclinado para aplastarte contra el suelo y que lo beses en lo más amargo.

Así que no voy a reclamar a nadie esta derrota. Se me acabó la alegría. Fue buena cosecha y mejor plato mientras duró. Siento emerger esta tristeza desde el fondo. En la luz como en la sombra veo surgir los ojos de las amenazas perennes. Me agazapo de nuevo listo para defenderme seguro, como siempre, de que será la misma lucha vacía e insondable de todas las veces. Rasgar la oscuridad buscando desgarrar el manto del odio, la desesperación y la tristeza, pero siendo golpeado una y otra vez por estos formidables amos del corazón humano. Algunas cosas salieron mal. Quejarse no tiene sentido. De nuevo hay que ponerse en guardia listo a recibir el golpe. Así pasa la vida. ¿De verdad vale la pena semejante condena? Supongo que no he aprendido a ganar y en cambio me he acostumbrado a perder. Poco a poco caen de su tallo las alegrías vueltas de cristal para chocar estrepitosa y fatalmente contra el suelo fragmentándose infinitamente. La esperanza que las sostenía en su lugar ante los vientos adversos se ha secado y ahora caen ya marchitas. No queda más que barrer sus restos y contemplarlas volverse polvo, como la vida misma se tornará algún día. Ese polvo que alimentará de nuevo las esperanzas cuyos retoños son hoy tan pequeños que aun no nos percatamos de su existencia. Bella imagen parece cuando así la piensas pero es falsedad para el alma débil que se agota con facilidad. Envenenado el tronco de su fe solo puede llenar de brebajes ponzoñosos a la inteligencia y a la volundad. Lastimar las nuevas hojas, hacerlas crecer ya feas y putrefactas desde que asoman sus primeros trazos. Así es toda esta planta, la de una vida maldecida con la tristeza, engendrando tan cerca de la muerte que se cree a sí misma muerta.

Mas no soy tonto o si lo soy al menos no muy plástico. Si acaso la oscuridad puede ser de verdad un tono representativo de esos borrosos males que enriquecen nuestra vida debo recordar que es tan sólo una metáfora. La vida no se encierra en imágenes sino que usamos las imágenes para transmitir la vida, a otros, otros que podemos ser nosotros mismos. Así es todo arte y todo grito necesitado de ser escuchado. No tornaré mi grito en mi vida pues vivir la imagen es convertirse en mito de sí mismo. Mas no puedo decirte tampoco qué será de mi vida. Solo sé que estoy aquí, con esta alegría moribunda entre mis manos. La última del invierno. Como los copos que bajo el imperio del sol mueren, como el árbol que llora resinoso ante la partida de aves y mariposas, como las últimas nubes de la temporada que suben alto, muy alto, para perecer como blancas sábanas rasgadas por las estrellas, así miro yo mi alegría enternecido de su orgullo que la hace reír una y otra vez quizá sin darse cuenta de su ineluctable fin o quizá disfrutando el orgullo msimo de fenecer a las puertas de una nueva primavera. No puedo evitar que se desvanesca poco a poco. Al menos le prometo que el día que encuentre una alegría más grande y radiante no la olvidaré y que rezaré su letanía de carcajadas y sonrisas al estrechar esa imponente sensación de vida. Y si no es así guardaré cada resto de esperanza, de esos que se derraman cada vez que muere una dicha, y lo depositaré en una vieja caja de cigarros; cuando al fin me encuentre ante el foso al final del callejón de mis días, sacaré ese retacerío exquisito haciendo de él un delicado pero elegante pitillo y lo prenderé con la última brasa en mi corazón. Que mi epitafio ante la vida no sea el polvo que deja esta herida carne y estos cansados huesos, que mi epitafio sea la ceniza del cigarro para llevarme conmigo mis tontos sueños.

Atte. SicariusD3VX

Notas di actualidá

 
Se la peló el James Cameron, está chillando el güey ahorita como un vil puerco, muajajajaja. La decisión me parece… mmmm… forzada. Su película es un genial… y sigue siendo disney. Maniqueísmos en los personajes y en los valores de la película a pesar de todo. Un mundo fantástico pero unas actuaciones bastante mediocres y un argumento poderoso venido a menos por una trama emocionante pero débil. No sé si de verdad merce The hurt locker las estatuillas recibidas. Creo que en mucho la decisión es política al exterior del academia por contraposición a otros años. Pero no deja de ser política.
 
Bueno y es que la película habla de guerra y la guerra es el tema del actual cuatrienio norteamericano. En agosto inicia el retiro de tropas el presidente Obama en Irak mientras atesta de efectivos Afganistán en una guerra que será más eterna que la de Irak. Puedo ser antibelicista y esas mierdas pero tengo que aceptar que Afganistán es un agujero negro en el que de todas maneras hay que sumergirse. La estabilidad política, social y económica de la región es imposible ni saliendose ni permaneciendo. Los Talibanes se saben amenazados y su país es un trofeo que persiguen desesperadamente Estados Unidos, China y Rusia, entre otros. Salirse de ahí no mejora en nada la situación, los talibanes se apropiarán del país que es una potencia por el mercado negro de armas y el tráfico de productos derivados de la amapola. Sin contar con ser zona de paso en el traslado de energéticos.
 
Claro que no solo allá se cuecen habas. La inestabilidad política mundial es prueba de la pérdida de poder por parte de EE.UU. lo que no quiere decir que esté ni siquiera cerca de ser desplazado. América Latina se alza en un debate intenso sobre las posibilidades de empezar a generar lazos regionales tendientes a marcar distancia del poder de Washington. Pero ¿qué tan viable es esto? Otras propuestas regionales han tenido alcances bastante mediocres. De principio el mercosur se quedó bastante estancado, mientras que la alternativa bolivariana realmente no ha logrado convencer a América Latina ni a nivel de cúpulas de poder ni de los habitantes de las distintas naciones que la integra. Claro que es un proceso largo que algún día realmente puede llevar a competir con otras regiones económicas y políticas pero aun nos hallamos lejos de eso y tanto bombo y platillo no son más que anabólicos al autoestima y ladridos de perro hambriento. Particularmente si vienen de presidentes como Uribe y Calderón. No olvidemos que hace un tiempo salieron a la luz las conversaciones de Echeverría y Nixon donde quedó claro las negras intensiones con que el mexicano le había tendido la mano a todos los países y regímenes contrarios a las indicaciones de la Casa Blanca.
 
Esas son películas realistas y sin grandes efectos que incluyen gloriosos actos de represión y censura por demás cómicos ya ni siquiera alarmantes (como los que sufrió SouthPark en nuestro país). Siendo así me siguen dando risa las decisiones de la Academia. Sin embargo me sorprende que fue un año reñido para el séptimo arte del vecino del norte incluyendo obras como los Bastardos o la poco comentada Up de Pixar. Como último comentario al episodio de ayer debo decir que Ana Serradilla se vió de la verga como conductora y que es una pena estar atados a los pendejos comentarios de los comentaristas de TV Azteca.
 
Volviendo al tema politiquero no crean que por andar poniendo poemillas de mierdércoles me olvido de la situación nacional. Varias situaciones me causan un cierto estupor. Por un lado la cuestión de la guerra contra el narco: es necesario legalizar la marihuana pero no para tornar un narcogobierno en un narconegocio. Aunque puede ser un remedio temporal cuya medida debe quedar instaurada, la legalización de la marihuana no va a servir si no hay combate contra: 1. la corrupción privada y gubernamental (ni idea cómo) 2. La pobreza como generadora de a)mano de obra b)mercado de consumo. La guerra podrá disminuir un poco pero el punto central no es si hay o no narcotráfico (eliminarlo me parece un sueño guajiro con el consumidor gigante del norte y la inestabilidad política y social en latinoamérica), tampoco si el consumo de drogas es malo (punto con el que obviamente no concuerdo y que ojalá pronto superemos) sino la mala distribución de la riqueza y el nivel alarmante de pobreza material y cultural en el país.
 
Por otro lado tengo que manifestar que no le entiendo a su reforma política y que la verdad yo soy buena prueba de lo que pasa en materia de reforma del estado desde la base social: primero no hay una difusión clara por parte de ningún actor sobre el problema quizá por miedo a simplificarlo demasiado, politizarlo inadecuadamente pero con el bien aceptado efecto de que la población sigue sin participar de la discusión política ni empezar a educarse al respecto. En lo que ocupa al tema en particular hay dos temas que ni siquiera pongo a discusión: reducción de legisladores (eliminación de plurinominales), candidaturas independientes (con auditoría de recursos, limitación de gastos de campaña y que no salgan del erario público). Problemas que me parece son dignos de una discusión más profunda son las iniciativas ciudadanas (que pueden ser cooptadas por los mecanismos políticos tradicionales y perder toda su efectividad o sencillamente nunca funcionar por la falta de cultura política y cívica), el sistema de elección presidencial por mayoría absoluta (que debe configurarse de tal manera que no nos lleve a un mecanismo bipartidista o exclusivo de muchos grupos sociales ya sea étnicos, rurales, etc.), y en el mismo sentido el aumentar los votos necesarios para conservar el registro y acceder a la representación (en su lugar deberían replantearse los sistemas de financiamiento, reducir la financiación del erario, crear mecanismos de auditoría más estrictos, etc.). El tema resbaloso que requiere muchísima más información es la relección de diversos cargos públicos. No hay peor manera de enfocarlo que como una premiación hacia quienes ostentan tales cargos pues es eternizar nuestra visión de clases políticas, de estamentos políticos, de otredad en el servidor público. Y los temas que no entiendo ni de cerca son: las iniciativas preferente, de la SCJN y el veto parcial de leyes y presupuesto de egresos.
 
Una noticia buena (siendo yo tan discriminatorio y machista como soy) es la aprobación de las bodas gay. Si bien me parece que en mucho la democracia muestra sus fallos en la manera como fue llevada a cabo no puede ser calificado sino como un acierto político el haber logrado la aceptación legal del matrimonio entre personas del mismo sexo y el permitir la adopción. Bienvenida sea esa medida y luchemos por defenderla. En la misma medida esperemos que el programa Ecobici vaya ganando adeptos, creo que el sistema está lejos de alcanzar a clases populares por costo y servicio pero pues precisamente hay que usar el servicio para que sea exitoso, se consolide y poder exigir modificaciones en su costo y políticas de servicio. Lo que si nos jodió completamente fue el alza de precios de transporte en el área metropolitana. Sin duda es necesario el incremento pero ¿en trolebús y RTP de 200%? Creo que fue un incremento excesivo aunque vanamente confío que la intención es aplicar la misma medida que hace diez años y contener los incrementos posteriormente.
 
En cuestiones similares hay un tema que me parece escabrozo y que hay que ponerse a actuar sobre él: La estación vía láctea de la línea 12 del metro. Comprendo que es todo un desmadre tener una estación del metro en las cercanías, yo vivo cerca de una, pero: ¡se necesita esa estación! Lo que empezó con una serie de manifestaciones de vecinos bajo nel apoyo de un funcionario panista terminó siendo el extraño aval del INAH por vestigios arqueológicos. Pero yo me pregunto ¿acaso no se hizo una restructuración del transporte público en circuito interior? ¿No debería estar articulado el metro con el denominado circuito bicentenario? ¿Verdaderamente vale más la opinión de los vecinos de la zona Campestre Churubusco que la de los ejidatarios de Tláhuac? ¿Es tanta (y perdoname por decirlo Zed) la prisa (política) por terminar a marchas forzadas antes de que termine el presente año? Es verdaderamente una pena que no haya mayor presión ciudadana para que se logre colocar esa o bien una estación aledaña. También es una pena que el metro no haya circulado por eje tres donde me parece que la cobertura hubiera sido mucho mejor que por avenida Tláhuac pero así es esto de hacer líneas de metro con presupuestos económicos insuficientes y populistas mientras se favorece a oligarquías e intereses político-publicitarios ¿será ya imposible pedir la construcción de la mencionada estación?.
 
Y bueno, yo mejor ya me retiro que cosas por hablar nos faltan muchas y namás las dejo de recordatorio. Para más información del escabroso tema:
 
 
Otras cosas por hablar:
El tristemente irrisorio pacto PRI-PAN
La farsa de los gobiernos de izquierda de AL
Honduras es la víctima, Haití es el mártir y Chile el evento mediático
El estado de los medios en nuestro país, el peligro de la televisión por cable.
etc.
 

Un poema absurdo (y otros más)

 
Estoy escribiendo un poema absurdo
en la vana pretensión de quitarle lo burdo
a un pensamiento grotesco como lo es el mío
y prdonarme por no tener suficiente brío
para apoyar mis acciones en sabias ideas
o desatar mis pasiones a pesar de lo que creas
y narrarte este pensamiento con herrumbre
desempolvar mi corazón de tanta pesadumbre.
 
~*-,._.,-*~’`^`’~*-,._.,-*~
 
Triste me encuentro
porque el futuro parece incierto
y muchas cosas reclamo
permanezcan en el mundo.
A mi alrededor caen
uno tras otro, uno tras otro,
una vida un empleo un futuro
y yo aquí esperando el turno.
De mi voz brota espuma
con la enfermedad del alma
pronuncia injurias absurdas
en su impotencia implorante.
Las ventanas al mundo prueban
día con día nuestro hartazgo
sea vínculo, comentarista o radio
hablan de odio e intolerancia.
Yo siento como muchos
que mi destino se oculta
siendo fácil creer en cosas
como el fin del mundo y así otras.
Muchos abandonan el barco
seguros que se hunde los unos
otros que les espera la borda
igual se entregan al mar verdugo.
Pero mi tristeza es vacío
como el que viven otros más
producto de las plumas rotas
de una esperanza que volado ha,
pues aunque no tenga comida
mañana tendré aun fuerza
y aunque me quede sin techo
para algo servirá mi quebrado pelo.
Aunque no tenga trabajo
de la basura tendré alimento
aunque no tenga salud
aun me quedará entereza.
Así de poco en poco
seguirá ese nimio esfuerzo
que nos mantiene vivos
y por el cual vivirán los sueños.
o importa que la sangre corra
el orden busca salir en este caos
y aunque el caos sea e pan de cada día
es la sed de vda la que se encarga de sembrarlo.
Quizás es un exceso de orgullo
con el que defendemos la vida
si mañana el hombre muere
quedarán ahí los montes y colinas.
Los venados retornarán
a los valles sepultados en concreto
y los jaguares reinarán
como antaño en su abolengo.
Me permitiré ir más lejos:
si mañana el mundo muriera
en el vacío e extinguirían las voces
no importa cuánta sea su agonía,
y los soles seguirán brillando
impasibles en sus eones
con sus matices seguirán diciendo:
"somos grandes, somos dioses".
Y algún día tarde o temprano
todo se enfrentará a la muerte
donde todo seguirá existiendo
incluyendo este canto, tal es mi suerte.
 
~*-,._.,-*~’`^`’~*-,._.,-*~
 
Soy un enigma eterno
para mí y para los otros
ser libre es cosa de potros
y la tristeza del invierno
propio del hombre es el averno
con el que se castiga a sí y a otros.
 

¿Cuál es la vida
del hombre bueno?
¿Cómo ser justo
y siempre recto?
Yo te pregunto
y tu respuesta acepto
pues me corroe el veneno
de la inequidad recibida.
 
Contéstame de corazón
es lo que yo te exigo
pues más que razón certera
es esperanza lo que espera
la tan débil estera
de una fe que ya no impera
desde que perdí el paraíso
por tanto plomo y desazón.
 
La sangre baña los montes
y mi corazón no se ensombrece
¿qué tragedia es suficiente
para inspirar mi indignación?
Tan sólo me veo esperando
a que la tormenta amaine
entre los rayos vocifero
en mi deber de amante.
Espero escuchar las voces
de los que quiero y estimo
recibiendo el placebo
con el que espero mi destino.
 
Sistema de videovigilancia
es el nombre de la arrogancia
 
de individuos ignorantes
que prefiueren cuerpos sangrantes
a amar y educar cuanto antes;
 
de sociedades condenadas
por la debilidad asaltadas
con la voluntad y la razón atadas;
 
de hombres y mujeres que viven
como bestias que ante el yugo gimen
pero gustosos al tiempo lo reciben;
 
debería ser nombre de fragancia
para los esclavos que lo tienen por ganancia.


Algunos pensamientos versados:

Felicidades a la comunidad gay, albricias y buenos deseos.
¡Aleluya, aleluya, cantemos!
¡Gloria a Dios en las alturas!
No importa que berreen los curas
ya se casan entre caballeros
y las que su amor viene de Lesbos
¡mire usted cuantas dulzuras!

I
Mi fe jamás ha de extinguirse
y tú jamás has de entregarte
de nosotros jamás ha de decirse:
"hicieron de su vida un arte"

II
No quiero envenenar mi dicha
a cambio tomo un trago de tequila
idiota soy pues me enveneno
en lugar de tomar de tu entrepierna
                           /un elixir de locura.

III
Aunque mi poseía no es excelsa
mi voz entona con orgullo
los versos inspirados en tus ojos
como la mejor expresión de desvarío


 
A veces me da por pensar
que no habría placer más fuerte
que recibir y encarar la muerte
a pesar de no poderte
                   /volver a mirar
 
Y es que la vida es insignia,
con tantos y tan variados vaivenes
con infinitas penas siempre perennes
de luchas que me incitan a la envidia.
 
Mi alma se envenena cuando observo
la inequidad cotidiana en la que vivo
por eso iré ya pronto a visitarte
olvidaré en tus ojos la muerte por amarte.
 
Voy a cultivar una alegría cuyo capullo, como siempre, eres tú.
 
Atte. El fuckin’ Sicarius