El por qué de mi cariño

Ya no sé que pensar
que si el mundo es así o que si es asá,
filosofías absurdas que navegan
sin llegar nunca a un buen lugar
o ciencias inexactas, imprecisas
con las que mucho progresamos
aunque rara vez nos ayudan a mejorar.
Oficios que a reglas mayores
les rinden pleitesía
a cuyos maestros no se les respeta
y cuyas obras no les benefician.
Trabajos grises que alimentan
símbolos de codicia bien efímeros
a los que las masas acuden
siempre religiosas
menos algunas que otras
que descansan los domingos.
Y yo aquí como tantos otros
pensando en todo ello
temiendo el mundo acabarse
en un pestañear del cielo,
o temiendo algo más culero
la larga agonía del engendro
prolongado el dolor centurias
hasta el último Caín sin vástagos.
Ideales de tintero
en esas farsas también descreo
y de las intenciones de las personas
procuro mantenerme escéptico.
En mis propios sueños por efímeros
y en mis fuerzas por endebles
tampoco les deposito una fe
que muere y muere sin remedio.
El mundo no se ha de acabar mañana
pero para tan crudas irrealidades
mejor sería que se pudriera
un universo tan parecido al purgatorio.
¿Optimista me dices?
No te creas tan solo sueño,
en tus ojos sumergido
encuentra mi alma su alimento.
¿Por qué en tí y no en otro ser
deposito mi esperanza y mi deseo?

Bueno, ¿y ahora qué?
¿Espero a que los halcones se desplomen de los cielos?
¿Me quedo a contemplar como el mundo se destruye?
¿Admiro el brillo de la bayoneta al esperar que me atraviese?
¿O sencillamente hago prueba de decoro y aguardo tu regreso?

¿Qué le diré el día de hoy a mis pies cansados?
¿Me llevaran dispuestos a la cantina más cercana?
¿A los aparadores para embelesarme con simulacros de tu belleza?
¿Navegaré cual tunante entre las volutas de mi tristeza?
¿O los elevo a algún descanso en la espera de que algo suceda?

¿Empiezo apresurado a deshebrar los sueños?
¿Busco rehacer la madeja como siempre para empezar de nuevo?
¿Guardo este tapiz sin terminar en el baúl de los recuerdos?
¿Será mejor que guarde el telar bajo la llave de los secretos?
¿O sigo bordando poemas toscos a ver si puedo plasmar mi ensueño?

Mejor,… mejor camino y en tu cuerpo me sumerjo
aunque recurra a la imaginación y me ayude del recuerdo
Mejor… mejor espero, una voz de aliento tuya que impulse este velero,
te rimo, te canto y te verso hasta hacerte leyenda
quien quita, en lo que espero vuelves, y de nuevo de tu amante ejerzo.


Ojalá un querube bajara con la lista en la mano
de asuntos y de tratos que me faltan
para serte útil en materia de amor y de embelezos sin tardanza.

Ojalá que el mismo trabajara días festivos y feriados
se dedicara en cuerpo y alma  a su desquiciante trabajo
y te hiriera en el momento en que nuestras miradas se encontraran.

Ojalá que este  inconveniente no haya sido producto de un problema laboral en lo celeste
y que los hijos del Señor hayan visto en nosotros la voluntad suficiente
para volvernos a besar con tanta dicha como ayer en nuestro reencuentro alegre.


Un día los surcos cruzarán mi piel y las de aquellas mujeres hermosas que he visto. Un día ya no tendré la voz para decirles cuánto me gustan a pesar de que cuente con el valor para susurrárselos. Un día las locuras cambiarán de lugar y de nombre y la prudencia tendrá que ser más sabia que la temeridad. Pero no quiero llegar a ese día sin haber besado sus labios carnosos y tersos, no quiero llegar a ese día sin haber escuchado los me gustas, los te amo en cánticos de juventud. No quiero vivir arrepentido de no haber vivido las más extravagantes audacias en busca de efímeras felicidades con las que se combatan estas sempiternas lágrimas y estos perdurables odios. Mejor aún: espero morir en ellas sin dejar dolores y sin sentir pérdidas. Pero no quiero irme sin haber compartido los momentos de calor que el corazón experimenta en el roce de la desnudez de una mujer hermosa y de una persona amada. Aunque el dolor no cese, báña la hoguera con la humedad de tu sexo y con el fragor de tus lágrimas, déjalo en rescoldos que puedan tocar mis laceradas manos para apartarlo a tan sólo un rincon del alma y cuando te vayas déjame palabras de aliento con las que sanar mis cicatrices.

Atte.
♠  И л ь я 

Anuncios