El canero #3: ilegalidad

El siguiente escrito es parte del número 3 de El CⒶNERO, Periódico Independiente de Combate, que es publicado por los presos políticos de la Ciudad de México. Hay que recordar que ellos, junto con otros reclusos, acordaron la conformación de la Coordinador Informal de Presos en Resistencia, misma que se declaró en huelga de hambre el 27 de junio de 2015 para denunciar públicamente las violaciones a los derechos humanos que ocurren dentro del sistema penitenciario del DF ante el silencio cómplice de la CDHDF. Parte de esta Coordinación es también partícipe en la publicación de El CⒶNERO, periódico que han publicado desde el interior del reclusorio en colaboración con otros presos políticos y presos comunes.

Es imprescindible no olvidar que en la Ciudad de México aún se encuentran recluidos varios presos políticos producto de diversas represiones a marchas y protestas durante los últimos tres años. Esta represión se incrementó con las detenciones arbitrarias a diversos activistas cerca de sus domicilios por parte de policías federales que les imputaron delitos falsos. El caso más sonado fue sin duda el de Jacqueline Santana y Bryan Reyes quienes el pasado viernes 10 de julio obtuvieron su libertad luego de 8 meses de prisión.

Sin embargo aún quedan en las prisiones Fernando Bárcenas Castillo, Abraham Cortés Ávila, Jessie Alejandro Montaño, Luis Fernando Sotelo entre otros, además de que existen más de 30 procesos abiertos contra personas que han sido víctimas de la represión de Estado desde que arreció en el DF el 1° de diciembre de 2012.

Así pues este artículo es, en parte, un testimonio de lo que ocurre dentro de las cárceles; por otra parte es también una reflexión acerca de las mismas desde su vivencia inmediata y finalmente un programa de lucha contra la degradación social que existe por parte de este sistema opresor y represor, dentro y fuera de las prisiones. Al final pongo el pliego petitorio de los presos en huelga de hambre.


El Canero #3

ETAPAS DE LA CARCEL

Etapa de resistencia pasiva. (Apando / Estancias de ING y C.O.C.)

La primera etapa comenzó desde el ingreso al penal, en esos momentos mi mente comenzaba a asimilar la cárcel como un proyecto, como una oportunidad para construir un nuevo escenario de lucha y resistencia. Al principio me enfoqué pero las cosas fueron difíciles, no entendía cómo podía enfrentarme a un panorama tan adverso, tan poco cotidiano, tan miserable y con medios ridículamente pequeños para actuar.

En un principio me enfoqué en conocer el panorama y tratar de buscar alguna alternativa de sobrevivencia; la fajina fue uno de los problemas económicos, más grande; al día siguiente “me leyeron la cartilla” y me di cuenta de que habia una especie de complicidad entre las “autoridades” y algunos internos que funcionan como una subpolicía; algo similar a un equipo de operaciones parapoliciales que generan una auto-reproducción del sistema de corrupción…

La primera etapa de “iniciación” es “formarle a la fajina”, y pareciera ser un simple rito de castigo psicosomático que asociado al hecho de que el individuo ha ingresado a la cárcel y ha sentido esa ruptura con el exterior; la pérdida de esperanza y el sentido de marginación social, golpean las emociones de quienes experimentan esa etapa de tortura mental. Pero no solo se queda ahí, sino que al sostenerse dicha aplicación impúnemente por medio de la corrupción, inicia la explotación económica; el cuerpo del individux está limitado por el miedo y el terror psicológico que lo hace frágil ante un panorama adverso, lo hace susceptible, al robo y la violencia directa del sistema de criminalidad…

Al iniciar la “fajina” inicia otra etapa de tortura física y mental, es un trabajo forzado que debe hacerse con la intención de: degradar a las personas y hacerlas sentir humillación y miedo para que su voluntad se quiebre y obligarlo a que decida hacer cualquier cosa por dejar de experimentar el terror, dolor y humillación.

[La fajina como método de extosión (extracción de capital económico mediante el robo, el cohecho y la corrupción)]

Durante la fajina, había quienes no podían seguir, debido a la presión psicológica que ejercían sobre ellxs, con el fin de implantar terror, miedo, al sometido cuerpo del prisionero de recién ingreso… ésto sirve para dos cosas: Primero, para generar resentimiento en lxs sometidxs; segundo, para aprovechar la vulnerabilidad emocional de lxs sometidxs y extorcionarlos para que paguen lo que se llama “un rescate”.

Había quienes pagaban hasta $3000 para dejar de hacer la fajina, en mi caso, yo no tenía dinero y aunque lo tuviera, no estaba dispuesto a participar de ninguna manera para perpetuar su sistema de corrupción; desde el principio decidí marcar la línea, con el desconocimiento de las “autoridades” penitenciarias, asimilándolos como mis enemigos inmediatos en esta etapa de guerra en la que me tocó ser prisionero…

Siempre he hecho una distinción entre las maneras y modos de la ilegalidad y en este contexto serían dos alternativas, siendo que omitimos por excelencia la institucionalización como vía o alternativa coherente…

FORMAS DE LA ILEGALIDAD:

1) La corrupción: que es la via de la ilegalidad propuesta por el Estado que básicamente propone una “permisividad” para salir momentánea o constantemente del parámetro “legal” en complicidad con las autoridades y su silencio y respaldo, a cambio de un fin monetario; los “derechos” están a la venta y aquel que pueda adquirirlos, generará la idea de un “estado de privilegio”… Es entonces cuando la degradación del individux lo lleva a tener que aceptar ser reducido a un simple material productivo; atándolo a la esclavitud perpetua que le exige competitividad, porque así lo han moldeado, le han enseñado a ser un rebelde incompleto; a violentar a lxs débiles y a tolerar la violencia de arriba, a ser sumiso ante la “autoridad”; comvierte al individux en un animal domesticado que velará los intereses de su amo y saldrá a defenderlos cuando le sea demandado.

De esta manera la corrupción, al ser perpetuadora del sistema, no puede ser una vía de lucha, y mucho menos en la cárcel, pues aunque aparentemente “rompe con los esquemas de la “sociedad””, en el fondo no hace más que repetir los ciclos mismos y por lo tanto ayuda a su crecimiento y fortalecimiento, pues incrementa sus capacidades represivas; al ir coptando y/o comprando aliadxs que le servirán para mantener el panorama social controlado. Con esto descubrí que la corrupción crea lo que aquí se llaman “borregos”; que son quienes trabajan directa o indirectamente en complicidad con la autoridad, generando como máxima “todos los problemas entre presxs” que se reprimirán entre ellos y respetarán a la falsa autoridad.

2) Clandestinidad: que es la vía ilegal que propongo y trato de mantener en pie de la manera más coherente posible desde que puedo llamarme anarquista; consiste básicamente en moldear el panorama y moverse a través de la oscuridad de la ilegalidad pero sin mediador alguno, es hacer que suceda lo necesario para hacer posible lo mediocremente creído imposible.

Se trata de sostener tus principios y tu dignidad, de obedecer a nadie más que tú mismo, de ser incorrompible, incorruptible, de aceptar los riesgos y las consecuencias de tus actos de rebeldía, saberse libre y actuar por propia decisión con paso fiero y decidido.

De esta manera, creo que en estas circunstancias de reclusión, la mejor vía para desconocer la “legalidad”, así como suy funcionalidad y procedencia sin dejar de ser autónomo, es la clandestinidad; pues al negar y desconocer todo tipo de práctica autoritaria no la reproduces, sino por el contrario la atacas desde sus bases ideológicas; no hay tratos cordiales con las figuras que componen la clase gobernante del reclusorio, que como ya he declarado son mis enemigos…

Desde un principio he creído que el anarquista es sembrador por naturaleza; se ha demostrado con el autosustento colectivo e individual; también sabemos plantar bombas en edificios de gobierno. Pero, sobre todo, están esas semillas que se dispersan y germinan durante el transcurso cotidiano. Basta tener una determinación y constancia de sí mismo.

Por la libertad y la real solidaridad, porque hay un mundo mejor.

Sin título

Caricatura sobre el sistema dentro de El Canero #3


[Huelga de hambre] Por las siguientes reivindicaciones:

1) Cese a los malos tratos y la tortura en todas las prisiones ya sean de palabra u obra.

2) Cese a la represión silenciosa que ejerce la institución en colaboración con la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (C.D.H.D.F. )

3) Mantener fuera de contacto con la población a todo carcelero y/o funcionario que se le haya denunciado por malos tratos.

4) Repudio total a las medidas de austeridad que se están implantando a nivel mundial, en las cárceles por la tendencia de intereses económicos y      políticos.

5) Aplicación del protocolo de Estambul por tortura a todos los internos.

6) Esclarecimiento y desistimiento penal sobre causa 148/201H ; del compañero sentenciado José Santiago Hernández quien fue sentenciado y encarcelado 8 meses antes de su mayoría de edad.

7) Que se guarde el debido respeto y consideración a los familiares de los presos cuando estos se hallen en los recintos penitenciarios.

8) No más enriquecimiento ilícito, con base a la explotación de los presxs.

9) No más enriquecimiento ilícito de los funcionarios con base a la explotación sexual de las internas en los reclusorios femeniles y varoniles.

10) Rompimiento a la relación de complicidad entre la administración y la unidad médica; no más negligencia y tratos inhumanos.

11) Abrir más espacios de recreación cultural y proyección artística, así como trabajos remunerados para los presxs; ya que los pocos que existen están elitisados  y condicionados por la administración.

12) Renuncia del personal que activamente conforma el Consejo Técnico en todas las prisiones del D.F. y generar los mecanismos necesarios para eliminar la corrupción y autoritarismo de la administración y custodia.

13) Que no se nos juzgue ni reprima por las actividades que tomamos en protesta, ya que siempre hemos sido incitados por el mal funcionamiento de la institución penitenciaria.

14) No más violaciones a los datos personales y correspondencia con fines de extorsión, secuestro, intimidación y decomiso de materiales informativos.

Así mismo denunciamos el aislamiento y la incomunicación que es practicada en contra del compañero Jessi Alejandro Montaño por llevar a cabo una jornada de lucha y resistencia para dejar marcada la línea de desconocimiento y rechazo a la autoridad penitenciaria. ¡Codo a codo con nuestrxs hermanxs cara a cara con el enemigo!

¡PRESOS POLITICOS LIBERTAD!

¡QUE NADIE SE CALLE, LOS PRESOS A LA CALLE!

¡LIBERTAD, LIBERTAD, A LOS PRESOS POR LUCHAR!

Seguramente los señores Eduardo Rovelo Pico, Contralor General del Distrito Federal; Daniel Alejandro Magaña Jimenez de la Contraloría Interna de la Secretaría de Gobierno y Ángel Erick Ibarra Cruz Contralor Interno de la Secretaría de Gobierno estarán muy interesados en conocer las denuncias a las que hacen referencia los presos en huelga de hambre. Sobre todo cuando han estado tan ocupados recientemente con el tema de los reclusorios ya sea por el cese e inhabilitación del director del Reclusorio Oriente o bien por la investigación en torno a los custodios que traían un perro colgando del barandal de una camioneta. Así pues confío en que enviarán el llamado de atención procedente para que los consejos interdisciplinarios dentro de los reclusorios terminen inmediatamente las replesalias en contra de los internos por su labor de denuncia. En cualquier caso la población en general puede encontrar en los enlaces los números telefónicos de estas dependencias donde podrán informarse de qué se está haciendo al respecto.

Anuncios

Carta pública a los Consejeros de la CDH DF

México D.F., a 12 de noviembre de 2014

Honorables Consejeras y Consejeros de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal:
Isabel Belausteguigoitia Rius
José Alfonso Bouzas Ortíz
José Antonio Caballero Juárez
José Luis Juan Caballero Ochoa
Miguel Carbonell Sánchez
Denise Eugenia Dresser Guerra
Lawrence Salome Flores Ayvar
Mónica González Contró
Nancy Pérez García
Nashieli Ramírez Hernández

PRESENTES

Les envío un atento saludo y un reconocimiento por la importante labor que desempeñan como órgano de la Comisión de Derechos Humanos del DF. Mi nombre es Ilia Adad Infante Trejo y les escribo para expresarles mi preocupación por el actual trabajo y desempeño de la Comisión. Presenté una queja ante el organismo que se sigue dentro del expediente CDHDF/171227CUAUH/13/D6667 a cargo de la primera visitaduría por haber sido detenido arbitrariamente el 2 de octubre de 2013 e ilegalmente consignado por el ministerio público dos días después. Pasé seis meses en el Reclusorio Norte al cabo de los cuales el Juzgado octavo en materia de amparo dictó la protección de la justicia a efectos de revisar el caso y sus múltiples irregularidades lo que me permitió obtener mi justa libertad el 4 de abril del presente año.

Han pasado más de 13 meses de los acontecimientos de la marcha conmemorativa del 45 aniversario de la masacre de Tlatelolco y sin embargo la CDH DF aún no ha podido expedir la recomendación pertinente. Ello a pesar de que los juzgados de amparo han reconocido las irregularidades e ilegalidades en los casos de las personas que fuimos encarceladas en aquella fecha; parte de ello es la liberación en días recientes de Mario González García y de Alejandro Bautista Peña quienes permanecieron más de un año en prisión injustamente.

Desde mi salida de prisión he dirigido escritos individuales y colectivos a la Dra. Perla Gómez Gallardo solicitando se me permita una audiencia o se me responda por escrito para obtener un informe detallado del avance de la recomendación sin que haya tenido respuesta hasta el momento. La mejor respuesta que se me ha brindado ha sido el otorgarme audiencia con el Lic. Alfonso García a cargo de la visitaduría correspondiente quien nos ha dicho reiteradamente que la recomendación está lista para salir desde el mes de junio pero que no nos ha explicado por qué se dilata la publicación de la misma.

La situación es más grave en virtud de que, según he sido informado, la recomendación que se planea agrupa los casos de diversas quejas relativas a las violaciones al derecho a la protesta producto de diversas represiones a las movilizaciones que se realizaron durante el año 2013. Así pues la Comisión ha sido omisa en expresarse en torno a las agresiones policiacas y los procesos ilegales que se llevaron a cabo en contra de manifestantes, documentadores, periodistas y activistas sociales el 10 de junio, 1º de septiembre, 13 de septiembre y 2 de octubre de 2013. Comprendo que una recomendación tan amplia requiere un trabajo de investigación exahustivo y detallado, sin embargo, la tardanza en la actuación de la comisión y la nula información al respecto de la misma son violatorias de los principios expresados en el artículo 5º de la Ley de la Comisión.

Tal recomendación es necesaria no sólo por la dilación que se ha tenido desde la institución, también porque el documento serviría para abonar las pruebas e información que las instituciones judiciales necesitan para juzgar la legalidad de los procesos de quienes aún están procesados y de los presos Abraham Cortés Ávila y Jessie Alejandro Montaño quienes se encuentran en reclusorios del Distrito Federal. Igualmente la recomendación es necesaria dado que aún se continúan cometiendo las mismas violaciones a los derechos humanos tal y como lo atestiguan los hechos del 22 de abril de 2014 mejor conocido como Marcha Telecom, el 8 de noviembre de 2014 con las detenciones arbitrarias posteriores a la marcha #YaMeCanse (sic), las detenciones arbitrarias de Bryan Reyes, Jaqueline Santana, entre otros donde los cuerpos de seguridad y autoridades judiciales capitalinas han realizado violaciones indiscriminadas contra los derechos humanos de manifestantes, ciudadanos e incluso personal de la propia Comisión.

El artículo 43 del Reglamento de la Comisión señala: “El Consejo aprobará las políticas y lineamientos generales, los programas, normas, manuales y procedimientos administrativos internos de la Comisión”. Si bien el papel del Consejo que se desprende de tal redacción es el de un órgano de revisión general del funcionamiento de la institución también es cierto que la planeación estratégica de expedir una recomendación general y dilatar las expresiones en torno a la actuación de las instituciones de seguridad del Gobierno Capitalino es una política pública cuyos resultados, hasta el momento, son preocupantes pues no se ha señalado a autoridad alguna ni se ha emitido pronunciamento en torno a las graves violaciones a derechos humanos que se vienen repitiendo por parte de las instituciones de seguridad pública y de la Secretaría de Gobierno desde el 1º de diciembre de 2012 a excepción de la recomendación 7/2013.

Por ello los exhorto a que hagan un llamado de atención a la Presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, Dra. Perla Gómez Gallardo, para que explique la situación de los expedientes correspondientes y el estado que guarda la recomendación respectiva así como las de hechos similares. Así mismo los conmino a que hagan un llamado a la Comisión de Derechos Humanos de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal para que revise los casos y se pronuncie enérgicamente en torno a la política policiaca que se está desarrollando la cual constituye un enorme retroceso en materia de Derechos Humanos en nuestra ciudad.

Les reitero un afectuoso saludo y un agradecimiento por su atención a la presente.

Atentamente

Ilia Adad Infante Trejo