Nos han colocado en una situación precaria en esta ciudad.

Nos han colocado en una situación precaria en esta ciudad. Reconozco que respecto de muchas otras regiones del país, la estabilidad social  y el acceso a bienes y satisfactores es privilegiado en nuestra urbe. También que muchos políticas destacan por su carácter vanguardista. Sin embargo creo que es justo preguntarse ¿Acaso por la descomposición de nuestro país debemos complacernos con lo que vive nuestra ciudad? ¿Acaso  por la defensa de los espacios donde se han logrado grandes conquistas se debe cejar en el empeño de tener una mejor sociedad?

Es verdad, el gobierno de la ciudad sigue aplicando una gran cantidad de programas asistenciales aún tiene y aún tiene proyectos positivos en la mesa. Pero eso no justifica que el gobierno se torne en de los intereses de la minoría que continua empobreciendo a nuestro país y alentando la desigualdad ¿Hasta cuándo creen nuestros gobernantes que los logros obtenidos pueden esconder la podredumbre que nunca se ha extirpado?

El poder industrial, económico y financiero de esta urbe permite acceder a múltiples satisfactores, nos sume en la flexibilidad e imprevisibilidad del mundo capitalista, nos pude dar un buen nivel de vida hoy y mañana arrebatárnoslo todo.

Es verdad que esta forma de vida no es la pobreza desoladora y rapaz de comunidades campesinas, rurales, de los pueblos mineros o de las razones más marginales; es cierto pero ¿es esta precariedad de vida a la que aspiramos? ¿Con estos empleos informales, estas ataduras al caprichoso mundo bancario, esta dependencia del asistencialismo gubernamental?

Todos los programas de gobierno deben de ser plataformas para una transformación social más profunda y no para la instauración de un statu quo basado en la cooptación   gubernamental. Mucho menos cuando ese conjunto de políticas se llevan a cabo con el propósito de desactivar la protesta de la sociedad por condiciones dignas de vida en un sistema de justicia y equidad. No por ello avalo en forma alguna el discurso neoliberal. El uso de recursos públicos debe dedicarse a incrementar el bienestar de la población, su nivel de vida, la posibilidad de cambiar sus relaciones sociales. Condenar el uso de los recursos públicos en todo momento es promover que el Estado abandone sus responsabilidades. Sin embargo nuestra ciudad aún sufre de empleos precarios, flexibilidad e informalidad laboral. Sufre aún de corrupción y de autoritarismo, de redes clienterales, el despojo, de explotación, de discriminación, de desempleo, de pobreza. A esas injusticias se suma ahora una nueva oleada de autoritarismo, de violencia de Estado que nunca se fue pero estaba contenida y cada vez se hace más grande.

Reclamo una sociedad, un gobierno, una ciudad a la altura de nuestros tiempos y no nada más un producto de los tiempos que corren.

Ante todo reclamo una ciudad consciente y responsable de que su discutible gloria sólo es posible por el robo, el asesinato  y la injusticia que se vive, no solo aquí, sino principalmente en el resto del país.

 

 

Anuncios

Deja que tus pensamientos fluyan por tus manos...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s