Aquél primer día.

Aquél primer día. Nos trasladaron en una camioneta esposados por parejas, custodiados por seis elementos. El vehículo se detuvo ante la puerta principal y descendimos, franqueamos el umbral inmutable en su forma, desde los tiempos de los castillos. Grande como una bodega, espacioso, lleno de dispositivos y mecanismos así como de guardias. Así de solemne era la entrada. Nos ordenaron quitarnos la ropa. Ahí se fue mi chamarra negra, mi pantalón azul, mi camiseta negra, mis calcetines; a cambio me dieron el monstruo, el chirimiqui, un conjunto de pantalón y camisa mal cosidos color café, con dos bolsas en el pantalón y una bolsa en el pecho la camisa. A continuación nos hicieron pasar al pasillo. Del mismo tamaño que la descomunal puerta un pasillo del ancho de una calle con inmensas paredes a los lados y dos escuetas banquetas cono único adorno. Hasta arriba de los muros alambre de púas. La solemnidad de la entrada era impresionante, además el irónico destino daba mayor fastuosidad al momento cuando por encima de nosotros no había ni una nube que cubriera el sol de aquel día de octubre. Sus rayos hirientes creaban fuertes contrastes al combinarse con las sombras.

Las murallas parecían aún más altas y soberbias, y el rostro de los guardias se perdía entre el uniforme negro. Pronto nos ordenaron formarnos y avanzamos, tomado el hombro de nuestro compañero de adelante, hasta traspasar una pequeña puerta al final de una de las banquetas.

El paisaje cambio entonces. Edificios evidentemente con oficinas resguardadas detrás de mallas ciclónicas salpicados en sus alrededores de truenos y flores.

Nosotros caminamos al pre de la muralla contemplando aquel nuevo mundo sin terminar de comprenderlo. Nos separamos del muro para dirigirnos a una construcción más bien pequeña junto a la cual había un taller de mecánicos. Se titulaba “Acceso” con letras en relieve sin pintura. En mi mente una voz que no pude reconocer como mía me susurro: “Bienvenido al Reno”

 

Anuncios

Deja que tus pensamientos fluyan por tus manos...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s