Pensar en versos

Luis Pazos – Tanto fue su conocer.

Tanto fue su conocer
que le perdió
el respeto a la vida
y elaboró una extraña
teoría del abismo.

Se debatió salvaje
entre los dos extremos
pero sucumbió
ante la única exactitud:
no correspondía
a su circunstancia
la unidad de los opuestos.

Jaime Gil de Biedma – No Volveré A Ser Joven

Que la vida iba en serio
uno lo empieza a comprender más tarde
como todos los jóvenes, yo vine
a llevarme la vida por delante.

Dejar huella quería
y marcharme entre aplausos
envejecer, morir, era tan sólo
las dimensiones del teatro.

Pero ha pasado el tiempo
y la verdad desagradable asoma:
envejecer, morir,
es el único argumento de la obra.

Pablo Odhe – Clara

Clara desde tu cuerpo
se escucha la estampida de los transatlánticos
un círculo de búfalos rodea tu boca
nada más increíble para un hombre
que concebir una mujer
tu nacimiento marca la división de las aguas
alta marea
de brazos en mi cuello
algún día leeré esto
y no significará nada
nada más que la cruz de tu pecho
crece en tu cuerpo lo que está adentro mío
y no hay golpe más fuerte que el de tu mano
ni mirada más precisa que la de tu paso
todas las veces necesarias estoy
y si es preciso
todas las veces callo

Audrey Hepburn

Enrique Puccia – El miedo

Este afán de escribir
y no hacer más esfuerzos, a quién
le garantizo un pronóstico exacto.
Terapéuticamente no es ni bueno ni malo, simplemente un proceso. Y en
cuanto a la escritura, me preocupa el exceso. Es que nunca creí que fuera
tan prolífico. Y ahora, en poco tiempo,
he llenado un archivo. Los textos se suceden con fluidez llamativa y los
temas son siempre vulgares, recurrentes.
¿Qué será de esta vida? Como quiera que sea me ha servido de algo.
He sabido de otro, que batiéndose a duelo, ha vencido a la muerte.
Escribiendo y mintiendo
construyó un personaje. Un hombre prodigioso
del tamaño del miedo.

José Martí – Y te busqué por pueblos…

Y te busqué por pueblos,
Y te busqué en las nubes,
Y para hallar tu alma,
Muchos lirios abrí, lirios azules.

Y los tristes llorando me dijeron:
¡Oh, qué dolor tan vivo!
¡Que tu alma ha mucho tiempo que vivía
En un lirio amarillo!

Mas dime ¿cómo ha sido?
¿Yo mi alma en mi pecho no tenía?
Ayer te he conocido,
Y el alma que aquí tengo no es la mía.

Mario Benedetti – Chau número tres

Te dejo con tu vida
tu trabajo
tu gente
con tus puestas de sol
y tus amaneceres

sembrando tu confianza
te dejo junto al mundo
derrotando imposibles
segura sin seguro

te dejo frente al mar
descifrándote sola
sin mi pregunta a ciegas
sin mi respuesta rota

te dejo sin mis dudas
pobres y malheridas
sin mis inmadureces
sin mi veteranía

pero tampoco creas
a pie juntillas todo
no creas nunca creas
este falso abandono

estaré donde menos
lo esperes
por ejemplo
en un árbol añoso
de oscuros cabeceos

estaré en un lejano
horizonte sin horas
en la huella del tacto
en tu sombra y mi sombra

estaré repartido
en cuatro o cinco pibes
de esos que vos mirás
y enseguida te siguen

y ojalá pueda estar
de tu sueño en la red
esperando tus ojos
y mirandoté.

Audrey Tautou

Roque Dalton – Para un mejor amor

Nadie discute que el sexo
es una categoría en el mundo de la pareja:
de ahí la ternura y sus ramas salvajes.

Nadie discute que el sexo
es una categoría familiar:
de ahí los hijos,
las noches en común
y los días divididos
(él, buscando el pan el la calle,
en las oficinas o en las fábricas;
ella, en la retaguardia de los oficios domésticos,
en la estrategia y la táctica de la cocina
que permitan sobrevivir en la batalla común
siquiera hasta el final del mes).

Nadie discute que el sexo
es una categoría económica:
basta mencionar la prostitución,
las modas,
las secciones de los diarios que sólo son para ella
o sólo son para él.

Donde empiezan los lios
es a partir de que una mujer dice
que el sexo es una categoría política.

Porque cuando una mujer dice
que el sexo es una categoría política
puede comenzar a dejar de ser mujer en sí
para convertirse en mujer para sí,
constituir a la mujer en mujer
a partir de su humanidad
y no del sexo,
saber que el desodorante mágico con sabor a limón
y jabón que acaricia voluptuosamente su piel
son fabricados por la misma empresa que fabrica el napalm,
saber que las labores propias del hogar
son las labores propias de la clase social a que pertenece ese hogar,
que la diferencia de sexos
brilla mucho mejor en la profunda noche amorosa
cuando se conocen todos esos secretos
que nos mantenían enmascarados y ajenos.

Atahualpa Yupanqui – Le tengo rabia al silencio

Le tengo rabia al silencio
por todo lo que perdí.
Que no se quede callado
Quien quiera vivir feliz.

Un día monté a caballo,
Y en la selva me metí,
Y sentí que un gran silencio
Crecía dentro de mí.

Hay silencio en mi guitarra
Cuando canto el yaraví,
Y lo mejor de mi canto
Se queda dentro de mí.

Cuando el amor me hizo señas,
Todo entero me encendí.
Y á fuerza de ser callado,
Callado me consumí.

Le tengo rabia al silencio
Por todo lo que perdí,
Que no se quede callado
Quien quiera vivir feliz.

José Quintero – He ahí…!!!

… y es que el placer y la náusea
son parte activa de un beso
…y es que tu boca y mi boca
salivan Cristos opuestos
…y es que tu amor se presenta
como un clavel carnicero
…y es que tu amor me atormenta
lo mismo que un cero-a-cero
…y es que si tu no existieses
yo no te estaría escribiendo
…y es que si no me dolieses
no me estaría retorciendo
…y es que la pena se advierte
chapoteando en mis adentros
…y si la vida está inerte
la muerte está en movimiento
…y es que te amé en la locura
padeciendo tus efectos
…y es que en las caricaturas
reconozco mis defectos
…y es que en mi alma hallé fisuras
por las que bien cabe un muerto
…y es que mi alma es sangre pura
abismándose en tus besos
…mi corazón amanece duro
como el excremento
…de lejos carne parece
bien mirado es puro hueso.

Lindsey Stirling

José de Jesus Martínez – ARS AMANDI

Nº 2

No soy el único habitante de mi vida
ni mucho menos el mejor o el más importante.
He conocido héroes, he conocido mártires
a quienes tuve el privilegio de querer.
Y por lo mismo que moría un poco con ellos
porque ellos eran un pedazo de mí,
ellos viven en mí
porque yo soy un pedazo de ellos.

En nombre de estos huéspedes
de mi corazón, mi sangre y mi conciencia…,
en nombre de estos muertos, que alimento, te amo
y pido que nos ames.
Aislados, escondidos, polizontes en mi cuerpo,
corren por mi sangre, alborozados, como sardinas, a disputarse tus caricias…
Ponen el beso allí donde tú pones los labios…
Allí donde me acaricias o me tocas
unos ponen la espalda, el morro, como gatos faltos de cariño…,
otros la frente cansada que todavía no comprende, a pesar de haber agotado todas las razones…,
otros la yema de los dedos, como ciegos…
Recuerdan el amor, desentumecen piernas, brazos, alma…,
se acercan a ti, te rondan cautelosos, luego de pronto brincan, se sumergen en tu carne como en un mar
respirándote, oliéndote ese olor a mango que ha llegado a ser para ellos el aliento mismo de la vida…
Mujer, perfume, animal, te amo
con una multitud de brazos y de piernas
y una legión de alborotados corazones…

En ti aman la hembra que les falta
pero también la vida que perdieron,
los ríos en la selva en que murieron,
el pedacito de cielo entre barrotes…
En ti aman la paz y la justicia por la que dieron la vida.
En ti aman lo que perdieron y lo que quisieron ganar.
Ellos te han hecho hermosa.
Te han consagrado como un altar.
En ti confían su último beso
y se retiran para darle el puesto a otro.

Así, soy yo quien te ama,
en nombre de ellos
y a través de ellos.
Cada uno de nosotros somos todos nosotros.
Uno y muchos a la vez.
Desnudo, individual, concreto, pero en nombre
de lo mejor que soy, que tú me haces, que yo debo
y que pago confiado un beso agradecido entre tus pechos.

N° 5

Tu cuerpo es como una mesa dispuesta para un banquete
llena de viandas, de frutos, de vinos, panes y mieles.
Tu cuerpo es como un altar dispuesto para el rito,
la devoción, el silencio, la comunión, el sacrificio.
Tu cuerpo es como un barco dispuesto para el viaje
a la otra orilla del sueño, desafiando el oleaje.
Tu cuerpo es como una mano dispuesta para un pacto
con un estrechón de cuerpos para siempre sellado.
Tu cuerpo es como un muelle dispuesto para el regreso,
para atracar en tus muslos y anclar en ti mi cuerpo.
Tu cuerpo es como un cáliz dispuesto para el vino,
para beberse despacio como si fueras un río.
Todo chorreado de sexo, bello, verdadero, bueno,
tu cuerpo es como un cuerpo dispuesto para un cuerpo.

N° 7

Cuando me faltas tú, todo me falta.
La silla en la que no estás sentada
no es una silla completa.
La casa en la que tú no estás, llena de fiesta y de gente,
está vacía sin embargo,
más llena de tu ausencia que de gente.
Porque en todas partes tú no estás
y tu ausencia es más espesa que la presencia de otros
y es más presente y pesa
sobre mi corazón y mis pulmones.

¿Lloras por eso, quizás, cuando me quedas viendo
desde el otro lado del abismo
después de haber hecho conmigo la paz y el amor.

N° 12

Te he escrito estos versos
para que otros
puedan amar
en otras
a ti.
Para poder seguir amándote
después de muerto.
Para poder seguir amándote
después de que ya no te ame.
Para poder seguir amándote
después de que te pudras en el tiempo.
Para que los leas
cuando estés vieja
y en un rincón del alma
sigamos haciéndonos el amor.
Para que otros te amen.
Para que tus hijos te respeten.
Para que tú te ames
y te perdones la pena que me has dado.
Para no amarte más,
Para seguir amándote
pero de una forma que no me duela tanto.
Para hacer justicia.
Para ser honesto.
Para decirte públicamente: gracias.
Para que aprendas a querer
aunque sea a otros.
Para que sepas.
Para que te conozcas.
Para ser libre nuevamente
y poder amarte libremente.
Para poder pensar en otras cosas.
Para terminar y que comiences algo.
Para conservar todo mi amor
pero sin tí, para poder amar a otras
y a ti que te lleve la corriente
y que seas muy feliz.

John William Waterhouse - Windflower

José de Jesús “Chuchú” Martínez – Paloma que no se inmuta

Paloma que no se inmuta
cuando mi amor le aletea,
castillo de mi pelea,
oh hija de la gran puta.
Bella, perfecta, absoluta
pero altanera paloma.
Con su mirada me doma
esta paloma de guerra
que de mi alma se destierra
y en la mierda me desploma.

Anuncios

Deja que tus pensamientos fluyan por tus manos...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s