Poemas ajenos, sentimientos propios (II)

Pterdaktil II por Michael Hutter

Revisión de Causa
Roque Dalton

Dolor el de la serpiente que no posee párpados.
Cómo no tener el veneno de saludo
ignorando la fácil solución de incluirnos en la sombra?

Ii
Lawrence Ferlinghetti

¿Qué es ese esperma
que inunda el mundo
qué es ese esperma
que llena el vacío
serpenteando serpenteando?
Sólo son los humanos cogiendo querida
sólo los humanos cogiendo
¿ Y qué sucederá después mi querida
cuando existan diez por cada uno
y la humanidad esté en peligro ?
¿ Qué está diciendo ese Papa ?
¿ Qué es lo que dice todavía querida ?
¿ Qué es lo que dice ese Papa ?
Sólo repite lo que ha dicho siempre
lo que dijo en el año mil
cuando solo había un millón
de almas sobre la tierra
mi querida
Pero ¿ es que el Papa
no lee las noticias ?
¿ O es que ha dejado de contar ?
El sólo piensa en las almas mi querida
El sólo cuenta las almas mi querida
que nunca deben ser asesinadas querida
y que ahora son un billón de billones
y sumando
¿ Cómo solucionaremos este problema querida
cómo podremos solucionarlo alguna vez
si nuestro instinto básico
es procrear procrear procrear
con aquellos más queridos ?
¿ Y una mujer que no tiene niños
no es un fracaso ?
(¿ Para qué te casas
si no deseas tener niños ?
Apúrate por favor ya es tiempo )
¿ Y un hombre no es un fracaso querida
no deja de ser hombre un macho querida
si no puede hacer niños ?
Y dime ¿ No es todo nuestro deber todavía
mantener la raza humana en funcionamiento
mantenerla en crecimiento crecimiento crecimiento ?
Pero nosotros crecimos en los sesentas querida
crecimos en los sesentas querida
y “Haz el amor no la guerra”
fue nuestra consigna
Así que haz más el amor y haz menos la guerra
Haz más el amor pero no cojas no cojas no cojas
Haz más el amor a la Kundalini
con toda tu contenida pasión
Y recuéstate conmigo
ven recuéstate conmigo
toda la noche conmigo
bajo el castaño
en la tierra del halcón y la paloma
Ven recuéstate conmigo
toda la noche conmigo
bajo el castaño
toda la noche bajo el castaño
sin hacer el amor…

Mi amada que no quiere amarme…
Jack Kerouac

Mi amada que no quiere amarme:
Mi vida que no puede amarme:
Las seduzco a ambas.

Ella con mis besos rotundos…
(En la sonrisa de mi amada la aprobación del cosmos)
La vida es mi arte…
(Protección frente a la muerte)
Así sin autorización vivo.
(¡Qué desgraciada teodicea!)

Uno no sabe—
Uno desea—
Lo que es la suma.

Súbitamente
Yukio Mishima

Espera. Qué es eso?
No te vayas. No sabía que tu llegada fuera
Como el primer capullo de cerezo
Que se adelanta osado ala primavera
Como un telegrama que la alegría
Le envía
Al florecimiento y el verdor
Para que se dé prisa y venga, de forma intempestiva.
Aguarda. No esperaba tanto primor
Ni tanta dulzura súbita y sorpresiva.
Perdóname el no estar preparado, fuera de color,
Sino mas bien anonadado,
Y tan infecciosamente infatuado.
Quédate. No me perdonaría
Si más luego descubriría
Que por estar atónito, dejé escapar al amor.

Fotografía de Alva Bernadine

Dr. Atl, El paisaje es:
para el agricultor, una promesa de cosechas;
para el ingeniero, un campo de mediciones;
para el militar, claro, un campo de batalla;
para el excursionista, una serie de distancias que recorrer;
para el geógrafo, una complicada fracción del Planeta;
para el automovilista, un panorama inconexo cortado por una serpiente de cemento que está obligado a tragarse;
para el alpinista, un manto azul que se extiende a sus pies;
para el presidente municipal, el área de sus roberías;
para el citadino, el paisaje no existe.

Pero para un pintor, para el artista, para aquel que pueda captar un fragmento de la vasta extensión de los cielos y la tierra, para un caminante, para un indio -ser contemplativo por excelencia- el paisaje es el ritmo de ondas que la naturaleza extiende tal vez generosamente, donde saturamos el espíritu de excelsas situaciones de belleza y energía.

El trueno cae…
Armando Roa Bastos

El trueno cae y se queda entre las hojas
Los animales comen las hojas y se ponen violentos
Los hombres comen los animales y se pone violento
La tierra se come a los hombres y
Empieza a rugir como el trueno
(de una leyenda aborigen)

El amor no es la obra
Rodolfo Alonso

Poeta: es un grave, trágico error esperar afecto de transacciones, obras de arte, actitudes, objetos, devociones. El afecto –el amor– sólo es cosa que puedan dar las cosas vivas. (Cosa de piel, de sonrisa, de lágrimas). Y, entre humanos, sólo los seres humanos. No desmerezcas de tu obra. Posa en ella tu amor. Pero darlo o recibirlo sólo es cosa de hombres, de hembras, de seres vivos, cambiantes, tercos, encarnados, soñantes, fértiles. No de papeles.

Querría ser
Roberto Fernández Retamar

Este poeta delicado
Querría ser aquel comandante
Que querría ser aquel filósofo
Que querría ser aquel dirigente
Que guarda en una gaveta con llave
Los versos que escribe de noche.

Deber y derecho de escribir sobre todo
Roberto Fernández Retamar

Absurda la idea de que sólo puedes escribir sobre lo que te ha ocurrido
(Lo pequeño, lo ínfimo que le ha ocurrido a ese cuerpo, a esa vida entre sus fechas),
Como si todo no te hubiera ocurrido, como si
Hubiera una tarde que no cayera para ti,
Como si todos los imperios destruidos, aventados por los desiertos, devorados por las selvas,
No hubieran conducido hasta ti;
Como si el más lejano astro, extraviado al borde del universo,
Y también los astros que hoy ya no existen,
Y las nebulosas pensativas,
No hubieran trabajado, sabiéndolo o sin saberlo,
Para ti, para este instante, para este poema
Que se escribe gracias al aliento exhalado por Miranda o por Jenofonte,
Con un trozo sobrante de Casiopea.

Obra de Nguyen Xuan Huy

Oh cama de hotel
Federico García Lorca

¡Oh cama de hotel!
¡Oh dulce cama!
Sábana de blancuras y rocío
¡Oh rumor de tu cuerpo con el mío!
Oh gruta de algodón, penumbra y llama
Oh lirio doble que el amor enrama
con tus muslos de lumbre y mardo frío
¡Oh barca vacilante, claro rojo!
a veces ruiseñor y a veces rama.

Aquel rubio de Albacete…
Federico García Lorca

Aquel rubio de Albacete
vino, madre, y me miró.
¡No lo puedo mirar yo!
Aquel rubio de los trigos
hijo de la verde aurora,
alto, sólo y sin amigos
pisó mi calle a deshora.
La noche se tiñe y dora
de un delicado fulgor
¡No lo puedo mirar yo!
Aquel lindo de cintura
sentí galán sin…
sembró por mi noche obscura
su amarillo jazminero
tanto me quiere y le quiero
que mis ojos se llevó.
¡No lo puedo mirar yo!
Aquel joven de la Mancha
vino, madre, y me miró.
¡No lo puedo mirar yo!

Triste cosa…
Baltasar Gracián

Triste cosa es no tener amigos,
pero más triste debe ser no tener enemigos,
porque quien enemigos no tenga,
señal de que no tiene:
ni talento que haga sombra,
ni valor que le teman,
ni honra que le murmuren,
ni bienes que le codicien,
ni cosa buena que le envidien

The Lonely Street
William Carlos Williams

School is over. It is too hot
to walk at ease. At ease
in light frocks they walk the streets
to while the time away.
They have grown tall. They hold
pink flames in their right hands.
In white from head to foot,
with sidelong, idle look—
in yellow, floating stuff,
black sash and stockings—
touching their avid mouths
with pink sugar on a stick—
like a carnation each holds in her hand—
they mount the lonely street.

Pintura de Monica Cook

ELLA
Isabel Gonzáles, Lamia

He borrado tu nombre del teléfono.
He destruido tus cartas.
He tirado las flores que arrancaste a la ribera.
He bebido con otros,
he sentido el deseo,
he llorado tu ausencia.
Y,
ahora,
la odio a ella.

Nunca sale lo que viste (fragmento)
 Hermann Bellingghausen 

Las palabras dan el sonido de las
cosas,
no su ruido.
Subrayan las apariencias de la imagen
y le fijan un sentido a la profundidad.
Pueden explicarse hasta el cansancio
y dejarnos exhaustos,
pero también decantar sin
explicaciones
las interminables cáscaras de la
imaginación
y ser verdad todo lo que inventan.
Ellas sobreviven las epidemias de
fuego.
Y de qué sirve la flor
sin nadie que diga que es flor.

Recuerdo
Hölderlin

El viento del nordeste se levanta,
De todos los vientos mi preferido
Porque promete a los marinos
Espíritu ardiente y travesía feliz.
Parte entonces y lleva mi saludo
Al bello Garona
Y a los jardines de Burdeos, allá lejos
Donde el sendero sobre la orilla abrupta
Se estira, donde el torrente entra
Profundo en el río, y en la orilla
Contempla desde lejos una noble pareja
De robles y álamos de plata.

Recuerdo todavía, y vuelvo a ver
Esas grandes cimas que inclina
Sobre el molino el bosque de olmos,
Y en el patio una higuera crece.
Allí van en los días de fiesta
Mujeres morenas
Sobre el suelo suave como una seda,
En tiempos de marzo,
Cuando noche y día duran lo mismo,
Cuando sobre los lentos senderos
Con su carga leve de sueños
Brillantes, se desliza el balanceo de las brisas.

¡Ah! ¡Que alguien me tienda,
Colmada de su luz oscura,
La copa fragante
Que me dará el reposo! ¡O la dulzura
De un adormecerse entre las sombras!
No es buena
La ausencia en el alma de un pasajero
Pensamiento, mientras que
Una conversación, eso es bueno, y decir
Lo que piensa el corazón, oír extensamente hablar
De las jornadas de amor
Y de los grandes hechos que ocurren.

Pero ¿dónde están mis amigos?¿Bellarmin
Con su compañero? A menudo el hombre
Teme remontar hasta la fuente;
Sí, es el mar
El lugar primero de la riqueza. Ellos,
Como los pintores, reúnen
Las bellezas de la tierra, y no desdeñan
La Guerra alada, ni
Durante años, vivir solitarios
Bajo el mástil sin follaje, en lugares adonde no horadan la noche
Con sus relámpagos las fiestas de ciudad,
Las músicas y los bailes del lugar.

Pero hacia las Indias a esta hora
Ellos han partido, abandonando
Allá, librada al viento, la punta extrema
De montañas de vid de las que el Dordoña
Desciende, donde desembocan con el gran
Garona, anchos como el océano, sus aguas reunidas.
El mar lleva y trae la memoria, el amor
Con sus ojos en cualquier momento las retiene y contempla,
Y sólo los poetas fundan lo que permanece.

Nicolas Guerin – Bondage

Jisei de Toshitomo

El dicho viene de muy antiguo:
“La muerte no existe; la vida no existe”.
Es verdad: cielo sin nubes.
Río de aguas limpias.

.

Olivia Wilde, fotografo desconocido.


Anuncios

Deja que tus pensamientos fluyan por tus manos...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s