Hemos Perdido?

Hemos perdido.

Hemos perdido las elecciones, quizá los siguientes seis años, pero no la historia. Sería interesante saber ¿quién votó y por quién y por qué? Pero hemos visto que el conocernos a nosotros mismos hoy en día parece seguir estando muy lejos y a veces parece ser peligroso.

Las encuestas volvieron a mostrar su favoritismo. Arduamente lo quisieron disimular sin lograrlo, la preferencia era obvia. Por tercera vez vuelven a poner al PRI muy por encima de sus adversarios. Dicen que tienen que revisar sus metodologías: 18 años y la experiencia americana y no pueden hacer buenas encuestas. Dicen que son solo indicadores de opinión: la estadística no es una ciencia exacta pero tampoco es un procedimiento aleatorio.

Las televisoras, particularmente Televisa, sostienen que no hubo favoritismo y que se cubrió en igualdad de condiciones a los candidatos. Aunque los tiempos se igualaron mucho más, y López Obrador ocupó muchas horas en los últimos seis años, el discurso antiobradorista fue constante sin ser agresivo. Televisa tiene todo el derecho a opinar eso de el candidato pero su monopolio televisivo y su falta de opciones al interno llevaron esa opinión a todo el país y sabiendo eso sostengo: favorecieron a Peña Nieto. Televisa y TVazteca se niegan a discutir el monopolio que mantienen en radio y televisión.

A pesar de la violencia en el norte del país el PRI ganó abrumadoramente. No comprendo qué es lo que quiere o necesita el paisano del norte. Los gobiernos estatales están absolutamente corrompidos y tomados por el crimen organizado ¿están votando por volver a unir las instituciones en los pactos anteriores a la guerra? ¿Consideran que el PRI tiene el suficiente poder para contener a todos los actores en disputa?

¿O debo pensar que hubo suficientes tarjetas de Soriana para ganar a todo el electorado norteño? 5,000 millones de pesos gastados por gobiernos estatales en repartir despensas apoyados en uhn negocio millonario por Soriana. Normalmente hemos considerado que la compra del voto era una práctica sureña arraigada bajo las costumbres caciquiles y las costumbres caciquiles. Pero ahora se compró masivamente el voto en zonas urbanas, fabriles, norteñas. ¿De verdad tuvo efecto? ¿De verdad es tanta nuestra desesperación que nos ciega? ¿Fue sólo una manera de amarrar el voto que ya estaba ganado? Ni siquiera sucedió en las zonas más pobres del país donde el voto fue bastante diferenciado.

¿Y los dispendios del PRI en objetos y chácharas para regalar? ¿Tan seguro está el IFE de que nadie los puede contabilizar y que no puede interponer una denuncia? ¿Cree este organismo que con hacer un conteo puede librarse de todas las demás irregularidades? ¿De verdad tanta basura regalada tuvo algún efecto? No sé que sería peor: que sí o que no.

También muchos priístas reaccionaron violenta, imprudentemente ante el riesgo de perder. Las agresiones a gente de MORENA, de #YoSoy132, del PAN en algunas entidades. Las elecciones no se libraron de la violencia: desde el asesinato del coordinador de MORENA en Nuevo León, el asesinato de un comisionado electoral del PRD en Guanajuato,  el asesinato de un candidato y un militante del PRD en Guerrero, asesinato de un simpatizante del PAN desde la camioneta de un candidato del PRI,  asesinato del sobrino de un candidato del PAN,  asesinato de candidato suplente del PRI en Jalisco, un supuesto intento de asalto que resultó en la muerte de un colaborador del PRI en Nezahualcóyotl, entre otros tantos casos. Las elecciones estuvieron manchadas. Las autoridades únicamente hacen caso omiso de los muertos bajo la garantía de que estamos acostumbrados a la violencia y de que estos muertos son parte del crimen organizado. La criminalización no sólo afecta a estas personas, también incumbe por extensión a todo el proceso electoral.

¿Elecciones tranquilas? ¿Y este robo de urnas? ¿Y esta agresión con robo de urnas? ¿Las despensas del PRD en Morelos? ¿Las despensas del PRI en Hidalgo? ¿Las despensas del PAN en Baja California? Despensas, despensas y más despensas por todo el país. El asesinato de dos personas por una candidata de Movimiento Progresista al ser descubierta comprando votos. ¿Eso son elecciones tranquilas?

Pero el problema no termina en la actuación partidista fuera de las casillas. El problema se hace más grande al ver la capacitación de los funcionarios de casilla, representantes de casilla y representantes generales. Las actas pésimamente llenadas, las copias para los partidos siguen siendo ilegibles, inumerables casillas sin representantes de partido donde los representantes generales creen que pueden llegar a imponer su ley para apresurar a los funcionarios, las sábanas mal llenadas que no coinciden con los datos de las actas. Seis años, seis años para seguir teniendo conteos pésimos y estructuras partidarias aún peores. Seis años para que MORENA se preparase y manda gente que no tiene ni la menor idea de qué va a hacer. Casillas donde se termina a la una o dos de la mañana porque los funcionarios no saben cómo llenar las actas. Representantes que sólo van por el dinero, a quienes le proceso electoral les importa un bledo.

Pero las cosas están amañadas también en otros lados. Es obvio que el movimiento #YoSoy132 podía en determinado momento redundar en beneficio de López Obrador o de perdida de Vázquez Mota pero el ejercicio asambleístico es muy malo. La UNAM tomó por la fuerza el movimiento, no lo amplió sino que lo volvió una herramienta para la propia agenda ideológica (que yo también apoyo, lo digo con orgullo). Pero además las personas cercanas a los ambientes académicos, políticos inmediatamente saltaron para copar puestos de dirección y la democratización del movimiento ha quedado en la pluma. Si no fuera porque afortunadamente la actuación de los comités sigue siendo relativamente independiente casos como el de Saúl Alvídez a favor del PRD, Manuel Cossío a favor del PRI, Regina Haber y Rodrigo Ocampo de GeneraciónMX hubieran destrozado el movimiento.

¿Pero realmente hay un objetivo claro en #YoSoy132? A veces siento que es la educación pública luchando bajo una máscara que les permitió al fin dejar sus diferencias personales y grupales y proyectar su fuerza política hacia afuera bajo el pretexto del apartidismo y falta de ideología específica por parte de los 131 estudiantes originales de la Ibero. En todo caso estoy seguro de que aunque en YoSoy132 muchos preferirían de presidente a López Obrador hay que reconocer que este movimiento no nació en un primer momento para intentar imponer presidentes así que hay que ser claro acerca de qué está cambiando en el programa político de sus miembros.

Perdimos la elección. ¿Qué tanto esta derrota fue producto de la ilegalidad? Parece que de nuevo, como hace seis años, no se va a saber a ciencia cierta. Pero la derrota ya estaba ahí antes del primero de julio, había sido trabajada cuidadosamente, no perdimos ese día así que solamente hay que serenarse y continuar. Las causas justas son razonables, demostrables, basta de esconderse: cada que nos escondemos revivimos al PRI en nosotros.

¿Hemos perdido?

Atte. Ilyadad.

Anuncios

2 Respuestas a “Hemos Perdido?

    • Sé que su nombre es Ana Luisa Crideli, yo también tenía entendido que era del PRI (y aquí hay que ver lo mañosos que son los chingaos medios) pero los periódicos de tabasco dicen que es de MP. Se agradecerá que alguien se tome la molestia de aclarar el punto recurriendo a una fuente no periodística porque pa’ pura madre el periodismo.

Deja que tus pensamientos fluyan por tus manos...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s