Del Voto Nulo

El treinta de abril salió un video promocionando la anulación del voto. El movimiento que hace tres años logró impulsar esta medida, hasta alcanzar cerca del cinco por ciento de la votación, se encuentra hoy escindido en grupos que lo siguen impulsando desde diferentes trincheras. Esto no quiere decir que se haya debilitado, por el contrario, se ha convertido en una consigna constante que parece impulsarse de nuevo en estas elecciones. Algunos de estos manifestantes incluso han acudido a otros medios o han transformado su programa de acción política para inscribirlo en la serie de expresiones de repudio e inconformidad nacionales o mundiales.

El movimiento del voto nulo ha tomado como bandera la protesta las deficiencias de la democracia representativa y su, de por sí, deficiente aplicación en el esquema político mexicano.  La consigna es: los políticos y sus partidos no me representan. Sin embargo esta queja se diversifica en un sinfín de propuestas de reforma social, institucional y legal para ampliar las libertades democráticas, los mecanismos de equilibrio de poder y encontrar maneras de auditar y vigilar al mismo desde la sociedad misma.

La razón les asiste en identificar las raíces del problema y la intención les respalda al clamar por una serie de reformas para atacar el problema en sus diferentes ángulos. Pero el programa político los deja profundamente incapaces de alcanzar logros efectivos. Sin duda las reformas a cuenta gotas que se dieron en el sistema electoral y el sistema político son en respuesta a la crisis política del 2006 potenciada por el llamado al voto nulo de 2009, pero las reformas no atacaron el problema de raíz y muchas resultaron una apariencia para hacer oídos sordos a las voces. Se logró algo pero fue mínimo.

El voto nulo no sirvió para obligar a ningún partido a generar un programa político real al respecto, por otro lado las voces al interior de los partidos sobre el tema fueron grises o generaron propuestas absurdas y sin diálogo. Ante esto los impulsores de la medida dicen que es de esperarse una lucha larga y continuada hasta ver verdaderos cambios. Lo cierto, me temo, es que corren el riesgo de quedarse estancados y a la mitad de un proceso de polarización social imparable y cada vez más preocupante. ¿Cuánto tiempo es necesario? ¿Las reformas graduales serán suficientes para frenar la degradación de la Federación?

Dicen por el otro lado los detractores que el problema de protestar con el voto nulo es que no obliga a ningún político a actuar en consecuencia más que para intentar ganar su eventual voto. De esta forma para la mayoría de los políticos en las estructuras partidistas no constituyen ningún problema pues tienen sus propias bases corporativas, los pocos que se vieron afectados o quisieron aprovechar la situación lograron aislar ciertas partes del movimiento con o sin la intención de hacerlo (como les sucedió y sigue sucediendo a ReformaPolíticaYa primero con los priístas ahora con el hijo de Maquío). Tampoco, por ende, constituyen problema para los políticos en los puestos cupulares que no ven afectados sus intereses por una manifestación sin efecto legal alguno. ¿Entonces de qué sirve? ¿Cuál es el plan a seguir? ¿Poner el problema en la agenda pública hasta que lo vayan usando poco a poco nuevas generaciones de políticos?

Si bien esa es una opción, constituye la opción más pobre. La causa de tomarla es que, en un intento de purismo político para no verse divididos de antemano, se mantiene un discurso exclusivamente acerca de los derechos civiles y políticos mientras que no todos los votantes prestamos atención a esa exigencia en esa medida o en ninguna. Para muchos ciudadanos el estar pegados a una organización que depende del partido político es una forma de vivir o mejorar su forma de vida (aunque el resto de la nación se vaya al pozo) mientras que otros tienen agendas políticas que son más importantes que atender derechos políticos, algunos más oscilan entre ambas situaciones.  Por ello creo  que el enemigo real del que apoya el voto nulo no lo constituyen los políticos y su cerrazón sino, por el contrario, aquellos ciudadanos que  podemos definir como: el votante corporativo, el  voto duro, el votante radical y el abstencionista quien, más que desilusionado de los políticos o de los partidos, está desilusionado de la democracia misma.

La desilusión de la democracia viene de dos fuentes, quizá más pero éstas son las que identifico: por un lado la revelación de los errores y limitantes que tiene la democracia representativa tal y como se ha desarrollado en el capitalismo, los cuales ya eran evidentes anteriormente pero que no eran validados sino hasta muy recientemente que el derecho al voto ha alcanzado a prácticamente toda la población económicamente activa. Por otro lado la situación política real que hace no sólo tomar consciencia de esos errores y defectos sino vivirlos en carne propia como sucede en el control del sistema político por los poderes fácticos, el empezar a caer en prácticas antidemocráticas, etc. Quienes llaman al voto nulo son parte de éste grupo de personas desilusionadas de la democracia en su forma actual que han optado por abandonar o a ciertos partidos o al abstencionismo para hacerse oír.

El objetivo de fondo sigue siendo, quiero suponer, mejorar nuestra vida personal y social, en ámbitos políticos, sociales, culturales y materiales. Pero, como decía, la estrategia que han enarbolado es protestar a través de una de las pocas herramientas políticas que tienen y reclamar un cambio en los derechos políticos. Esto constituye su poder y al mismo tiempo su deficiencia. Ante una cultura política que, tanto para el votante como para el abstencionista, le es importante ver beneficios directos otorgados por el sistema en recompensa a su apoyo y no como derechos universales, el llamado al voto nulo no significa nada ya que no incrementa ni su nivel de vida ni sus oportunidades directas de mejorarlo. Ante una visión política de corto plazo una de tan largo plazo es un absurdo.

Por otro lado muchas corrientes políticas quieren ver incrementos en la calidad de vida de las personas en términos culturales o materiales en función de derechos universales. Muchos pecan de un radicalismo visceral y absurdo y contribuyen con el desprestigio del movimiento del voto nulo al decir que perseguir un programa de derechos políticos y civiles es limitado y que eventualmente constituye una regresión y apoyo al capitalismo. También estamos los que vemos loables sus intenciones pero no vemos ninguna oportunidad de cambio a través de semejante estrategia.

Personalmente considero que anular el voto será una buena medida cuando ésta sea aprobada y tenga un carácter legal en las votaciones. Como acto de protesta es de los menos efectivos. Yo personalmente tengo la misma impresión de que será una lucha muy larga democratizar al país pero quizá lo fuera menos si, en lugar de hacer distancia de todo partido y movimiento político, muchos de los “anulistas” empezaran a generar propuestas de acerca de cómo atraer a su movimiento las demandas que les importan a los votantes corporativos, a los votantes duros, a los indecisos, a todos los que votamos y a los que no votan.

Sin duda el mayor problema lo constituyen los nostálgicos de la mano dura, los que añoran a Don Porfirio aunque sea con una sonrisa (después de todo “entre broma y broma la verdad se asoma”). De igual talante son las campañas políticas, por ejemplo las frases: “esto no pasaba con el PRI” o “estaríamos mejor con López Obrador” junto con las promesas de campaña, entre otros lugares comunes demuestran que en el pensamiento político de nuestra sociedad no se tiene aún una visión del papel interrelacionado que juegan la democracia política y el bienestar social. Quizás el mundo entero está pasando apenas a un nuevo momento donde perciba todas sus importantes correlaciones pero nuestra visión política nacional es corta y el partido que debería ser el vigilante de estas cuestiones, aunque fuera desde el liberalismo mocho no hay que olvidarlo, desde hace cuarenta años sencillamente no lo ha hecho.

Se sabe desde hace muchos años que existe una contradicción entre derechos civiles y sociales, que a esta incómoda situación se han sumado nuevas contradicciones con los derechos ecológicos y culturales. Pero al mismo tiempo creo que hay que reconocer que la contradicción ocurre en la letra y en la acción político-legal-administrativa subyugada al Estado actual. En el desarrollo histórico ha sido el tener mayores y más amplios derechos políticos lo que ha contribuído a que las minorías tengan el poder para incorporar sus demandas a la agenda pública, por lo que en el desarrollo histórico de lo político-social mayores derechos políticos es correlativo a mayores derechos sociales. Muy raros son los derechos sociales que sean otorgados desde el grupo en el poder.

En la misma lógica incorporar derechos civiles no puede operar por sí solo. Se reclaman como un medio para obtener beneficios sociales que constituyan mejoras en la calidad de vida. No son más ni menos importantes, no deben beneficiarse unos para el detrimento de los otros. Por la contradicción que encarnan esos derechos sociales pueden constituir obstáculos en el actuar político, pero no defenderlos constituye un obstáculo político mayor pues demuestra que emanan de un sector que no le interesan mis mismas demandas, que no tiene miras para mis necesidades, que le intereso en la teoría pero no en la práctica.

La tarea es encontrar una estrategia política efectiva e incluyente, no sólo expresarse para pedir que haya un Estado políticamente efectivo e incluyente. En lo que eso sucede yo me inclino por decir NO AL VOTO NULO. Hay que seguir luchando por encontrar la manera de lograr tener una democracia real pero no a costa de permitir que el poder se siga concentrando en pocas manos, que se siga fragmentando la sociedad y al margen de las personas que siguen luchando por mejorar el nivel de vida para todos.

NO AL VOTO NULO

Las propuestas de hace tres años:

http://emarchita.wordpress.com/

http://www.yoanularemivoto.com/

http://yoanularemivoto.blogspot.mx/

Atte: Ilia.

3 Respuestas a “Del Voto Nulo

  1. yo pienso que todo es basura y todo se constituye en pequeñas mafias; es decir cadenas alimenticias desde el gobierno (pez gordo), hasta los pequeños puestecitos rascuachos (pecesillos) donde todos abusan del poder y se aprovechan del lugar donde estan y lo digo por lo que le hicieron a luis donaldo colosio de politica se chingadas madres pero este si era gallo pa la politica y como no les convenian a los perro malnacidos pues lo mataron no que facil…. muerto el perro se acaba la rabia o no señores pero de algo pueden estar seguros todo se paga en esta vida y de aqui no nos vamos sin dejar nada pendiente privaron de la vida a un ser indescriptible alguien que verdaderamente le dolia la marginidad de las personas de los lugares a donde no nos yega ningun apoyooo de nada, algo les puedo decir y preguntar a la ciudadania… en manos de quien estamos??? porque unos hijos de pinche madre tienen que decidir el destino de uno??? y se los dejo a su criterio aunque somos tan pendejos que apoyamos a las cucarachas rastreras a mi no me den a ningun pendejo por bueno…. en las campañas politicas andan como babosos prometiendo cosas que ni siquiera estan a su alcance pero por llegar al poder que no hacen,,,, hasta saludan a los niños, jovenes y ancianos aunque despues se peguen un baño con cloro porque? porque todo es una farza??? los hacemos yegar al poder y ya ni siquiera se acuerdan para que es lo que estan ahi……………..

    • Efectivamente vivimos en una época de ilegalidad y falta de ética que en nuestro país es crónica. Desafortunadamente no hemos podido encontrar el diálogo como sociedad para prescindir de los líderes y reconstruir nuestra forma de convivir. Esperemos encontrar una salida a esto porque nos está envenenado y no importa quien salga, honesto o corrupto, no logra sacarnos del atolladero en el que vivimos.

      Todos sabemos quien lo ideó, el problema es que la ley exige pruebas materiales que en medio del desmadre se hicieron cargo de tergiversar. Otro mártir (bastante corrupto también en mi opinión) pal montón.

      ¡Gracias por tu comentario Bere!

Deja que tus pensamientos fluyan por tus manos...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s