Notas di actualidá

 
Se la peló el James Cameron, está chillando el güey ahorita como un vil puerco, muajajajaja. La decisión me parece… mmmm… forzada. Su película es un genial… y sigue siendo disney. Maniqueísmos en los personajes y en los valores de la película a pesar de todo. Un mundo fantástico pero unas actuaciones bastante mediocres y un argumento poderoso venido a menos por una trama emocionante pero débil. No sé si de verdad merce The hurt locker las estatuillas recibidas. Creo que en mucho la decisión es política al exterior del academia por contraposición a otros años. Pero no deja de ser política.
 
Bueno y es que la película habla de guerra y la guerra es el tema del actual cuatrienio norteamericano. En agosto inicia el retiro de tropas el presidente Obama en Irak mientras atesta de efectivos Afganistán en una guerra que será más eterna que la de Irak. Puedo ser antibelicista y esas mierdas pero tengo que aceptar que Afganistán es un agujero negro en el que de todas maneras hay que sumergirse. La estabilidad política, social y económica de la región es imposible ni saliendose ni permaneciendo. Los Talibanes se saben amenazados y su país es un trofeo que persiguen desesperadamente Estados Unidos, China y Rusia, entre otros. Salirse de ahí no mejora en nada la situación, los talibanes se apropiarán del país que es una potencia por el mercado negro de armas y el tráfico de productos derivados de la amapola. Sin contar con ser zona de paso en el traslado de energéticos.
 
Claro que no solo allá se cuecen habas. La inestabilidad política mundial es prueba de la pérdida de poder por parte de EE.UU. lo que no quiere decir que esté ni siquiera cerca de ser desplazado. América Latina se alza en un debate intenso sobre las posibilidades de empezar a generar lazos regionales tendientes a marcar distancia del poder de Washington. Pero ¿qué tan viable es esto? Otras propuestas regionales han tenido alcances bastante mediocres. De principio el mercosur se quedó bastante estancado, mientras que la alternativa bolivariana realmente no ha logrado convencer a América Latina ni a nivel de cúpulas de poder ni de los habitantes de las distintas naciones que la integra. Claro que es un proceso largo que algún día realmente puede llevar a competir con otras regiones económicas y políticas pero aun nos hallamos lejos de eso y tanto bombo y platillo no son más que anabólicos al autoestima y ladridos de perro hambriento. Particularmente si vienen de presidentes como Uribe y Calderón. No olvidemos que hace un tiempo salieron a la luz las conversaciones de Echeverría y Nixon donde quedó claro las negras intensiones con que el mexicano le había tendido la mano a todos los países y regímenes contrarios a las indicaciones de la Casa Blanca.
 
Esas son películas realistas y sin grandes efectos que incluyen gloriosos actos de represión y censura por demás cómicos ya ni siquiera alarmantes (como los que sufrió SouthPark en nuestro país). Siendo así me siguen dando risa las decisiones de la Academia. Sin embargo me sorprende que fue un año reñido para el séptimo arte del vecino del norte incluyendo obras como los Bastardos o la poco comentada Up de Pixar. Como último comentario al episodio de ayer debo decir que Ana Serradilla se vió de la verga como conductora y que es una pena estar atados a los pendejos comentarios de los comentaristas de TV Azteca.
 
Volviendo al tema politiquero no crean que por andar poniendo poemillas de mierdércoles me olvido de la situación nacional. Varias situaciones me causan un cierto estupor. Por un lado la cuestión de la guerra contra el narco: es necesario legalizar la marihuana pero no para tornar un narcogobierno en un narconegocio. Aunque puede ser un remedio temporal cuya medida debe quedar instaurada, la legalización de la marihuana no va a servir si no hay combate contra: 1. la corrupción privada y gubernamental (ni idea cómo) 2. La pobreza como generadora de a)mano de obra b)mercado de consumo. La guerra podrá disminuir un poco pero el punto central no es si hay o no narcotráfico (eliminarlo me parece un sueño guajiro con el consumidor gigante del norte y la inestabilidad política y social en latinoamérica), tampoco si el consumo de drogas es malo (punto con el que obviamente no concuerdo y que ojalá pronto superemos) sino la mala distribución de la riqueza y el nivel alarmante de pobreza material y cultural en el país.
 
Por otro lado tengo que manifestar que no le entiendo a su reforma política y que la verdad yo soy buena prueba de lo que pasa en materia de reforma del estado desde la base social: primero no hay una difusión clara por parte de ningún actor sobre el problema quizá por miedo a simplificarlo demasiado, politizarlo inadecuadamente pero con el bien aceptado efecto de que la población sigue sin participar de la discusión política ni empezar a educarse al respecto. En lo que ocupa al tema en particular hay dos temas que ni siquiera pongo a discusión: reducción de legisladores (eliminación de plurinominales), candidaturas independientes (con auditoría de recursos, limitación de gastos de campaña y que no salgan del erario público). Problemas que me parece son dignos de una discusión más profunda son las iniciativas ciudadanas (que pueden ser cooptadas por los mecanismos políticos tradicionales y perder toda su efectividad o sencillamente nunca funcionar por la falta de cultura política y cívica), el sistema de elección presidencial por mayoría absoluta (que debe configurarse de tal manera que no nos lleve a un mecanismo bipartidista o exclusivo de muchos grupos sociales ya sea étnicos, rurales, etc.), y en el mismo sentido el aumentar los votos necesarios para conservar el registro y acceder a la representación (en su lugar deberían replantearse los sistemas de financiamiento, reducir la financiación del erario, crear mecanismos de auditoría más estrictos, etc.). El tema resbaloso que requiere muchísima más información es la relección de diversos cargos públicos. No hay peor manera de enfocarlo que como una premiación hacia quienes ostentan tales cargos pues es eternizar nuestra visión de clases políticas, de estamentos políticos, de otredad en el servidor público. Y los temas que no entiendo ni de cerca son: las iniciativas preferente, de la SCJN y el veto parcial de leyes y presupuesto de egresos.
 
Una noticia buena (siendo yo tan discriminatorio y machista como soy) es la aprobación de las bodas gay. Si bien me parece que en mucho la democracia muestra sus fallos en la manera como fue llevada a cabo no puede ser calificado sino como un acierto político el haber logrado la aceptación legal del matrimonio entre personas del mismo sexo y el permitir la adopción. Bienvenida sea esa medida y luchemos por defenderla. En la misma medida esperemos que el programa Ecobici vaya ganando adeptos, creo que el sistema está lejos de alcanzar a clases populares por costo y servicio pero pues precisamente hay que usar el servicio para que sea exitoso, se consolide y poder exigir modificaciones en su costo y políticas de servicio. Lo que si nos jodió completamente fue el alza de precios de transporte en el área metropolitana. Sin duda es necesario el incremento pero ¿en trolebús y RTP de 200%? Creo que fue un incremento excesivo aunque vanamente confío que la intención es aplicar la misma medida que hace diez años y contener los incrementos posteriormente.
 
En cuestiones similares hay un tema que me parece escabrozo y que hay que ponerse a actuar sobre él: La estación vía láctea de la línea 12 del metro. Comprendo que es todo un desmadre tener una estación del metro en las cercanías, yo vivo cerca de una, pero: ¡se necesita esa estación! Lo que empezó con una serie de manifestaciones de vecinos bajo nel apoyo de un funcionario panista terminó siendo el extraño aval del INAH por vestigios arqueológicos. Pero yo me pregunto ¿acaso no se hizo una restructuración del transporte público en circuito interior? ¿No debería estar articulado el metro con el denominado circuito bicentenario? ¿Verdaderamente vale más la opinión de los vecinos de la zona Campestre Churubusco que la de los ejidatarios de Tláhuac? ¿Es tanta (y perdoname por decirlo Zed) la prisa (política) por terminar a marchas forzadas antes de que termine el presente año? Es verdaderamente una pena que no haya mayor presión ciudadana para que se logre colocar esa o bien una estación aledaña. También es una pena que el metro no haya circulado por eje tres donde me parece que la cobertura hubiera sido mucho mejor que por avenida Tláhuac pero así es esto de hacer líneas de metro con presupuestos económicos insuficientes y populistas mientras se favorece a oligarquías e intereses político-publicitarios ¿será ya imposible pedir la construcción de la mencionada estación?.
 
Y bueno, yo mejor ya me retiro que cosas por hablar nos faltan muchas y namás las dejo de recordatorio. Para más información del escabroso tema:
 
 
Otras cosas por hablar:
El tristemente irrisorio pacto PRI-PAN
La farsa de los gobiernos de izquierda de AL
Honduras es la víctima, Haití es el mártir y Chile el evento mediático
El estado de los medios en nuestro país, el peligro de la televisión por cable.
etc.
 
Anuncios

Deja que tus pensamientos fluyan por tus manos...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s