Ora resulta que soy sofista…

Una cosa que me encanta, a pesar de sus resultados a veces adversos, es la manera como me catalogan muchas personas que me rodean. Es una situación un tanto confusa ya que por un lado me enorgullece la aparentemente inclasificable naturaleza de mi persona (sic) y por otro lado es un indicador de lo caótico de mi personalidad. Realmente creo que se debe a mi falta de compromiso con esta vida. Me califican últimamente de "contreras", de sofista, de cosas por el estilo. No puedo negar que a veces tiendo hacia ello: doy la apariencia de sostener una postura pero sólo la sostengo en tanto es crítica de aquella que tengo enfrente.

Quizá esto se deba a que le he perdido el interés a casi todo en esta vida. No es una declaración de melancolía o sentimentalismo sino el hecho ideológico bajo el que baso mi manera de actuar: realmente toda verdad está constituida como una valoración subjetiva que fue construida al paso de muchas experiencias intersubjetivas. El juicio es una perspectiva multifacética de la relación que establecemos con un objeto que para ser calificado de tal ha sido conceptualizado. La realidad de tal objeto y de nosotros mismos en el momento de la interacción escapa a nuestras capacidades de conocimiento o de juicio, es la percepción limitada del objeto en el seno de la memoria quien es calificada de verdadera o falsa y se hace por métodos de juicio que trabajan con lo que les es propio: pensamientos. Así la Verdad es sólamente un mecanismo psicológico de validación de distintos pensamientos como representaciones de una supuesta realidad existente que solo capta el sujeto pensante a través de esas mismas verdades.

Conforme la experiencia del sujeto cognoscente y pensante atiende a una mayor cantidad de variables y estas no son compartidas ni valen lo mismo que para otros sujetos la tal verdad se vuelve relativa. La subjetividad siempre existe pues nuestro pensamiento es un evento único e irrepetible, pero la similitud de diferentes estructuras dentro de las que se construye este pensamiento respecto a las de otros hace que nuestros conocimientos y posibilidades sean similares y que existan canales de comunicación que nos permitiran comunicarnos unos con otros, si bien lo que intentamos expresar nunca será captado en su sentido estricto tal y como lo pensabamos al enunciarlo (quizá ni nosotros mismos entendemos del todo lo que pensamos y expresamos) si hay la posibilidad de que parte del significado se comparta y permita emitir y recibir el mensaje.

Todo esto para expresar que: las personas tienen derecho a decir lo que quieran y a la vez no tienen el derecho. Si podemos establecer la existencia de algo real, ello nos supera y nos contiene y no podemos expresarnos de acuerdo a esa realidad sino solo a la verdad con la cual concebimos la realidad. Para cosas más falibles hemos inventado la validez. Así pues todo lo que digan no podré entenderlo y comprenderlo en toda su extensión pero me acercaré bastante más de lo que los entendería un perro. De todas maneras siempre tendrán fallos en su pensamiento, siempre tendrán puntos débiles y siempre será válido de alguna manera lo que expresan. En resumen: puedo ser abogado del diablo.

Me da risa que crean que porto una camiseta, que el mundo dentro de las mentes sea tan pequeño como para querer portar una insignia grabada en la consciencia. No es que sea incapaz de ser fiel o leal como los mortales desean, solo es aceptar que voy a terminar siendo infiel o romperé mi lealtad en algún momento queriendo o sin querer. Que entre todas las absurdas verdades que hay hay una bastante precisa que enuncia como subyacen utilitarismos naturales a la mayoría de nuestras conductas y que en base a las necesidades por las que ocurre se cometen los mayores logros y las más cruentas maldades.

Podría extenderme más, pero eso será materia de mi blog, cuando lo pueda terminar de editar (me da hueva), solo diré que me fastidia ver como las personas defienden posturas como parte de sí, yo solo lo hago por llevar la contraria en apego al inútil ideal de encontrar verdades más precisas y más certeras.

El dolor mata
a cuentagotas como las balas
de una en una
se meten en un cuerpo sin alas

Allende los vientos
que arrastran historias olvidadas
allá mientras es aqui a un tiempo
se matan por banderas deslavadas

de purpura es el nectar
de los hombres rencorosos

su ira es contagiosa
el mal pasa a través de la mirada

La tormenta de la noche
iluminada por cánticos de pólvora
odio los escudos las banderas
sirven para comer escoria

hijos nonatos les explico
porque no verán la luz del sol
no quiero heredar asesinos
no quiero maldecir a mis niños

de púrpura es el néctar
de los hombres rencorosos

su ira es contagiosa
el mal pasa a través de la sangre

yo no tendré bandera
ni dios que me absuelva tanta vida
tengo mis hermanos
y a sus banderas yo rindo pleitesía

No quiero enfrentar el azote
no quiero mirar la muerte en mano ajena
no quiero ver la súplica siquiera
no quiero quedarme quieto ante tu pena

de púrpura es el néctar
de los hombres rencorosos

su ira es contagiosa
el mál pasa a través de mis despojos

Atte. ZyKd

P.D. Que se consuman en su fuego del otro lado del mundo, no vaya a ser que me encariñe con alguno de ellos.

Anuncios

Una respuesta a “Ora resulta que soy sofista…

  1. Naaaa, eres algo así como un promahometanoantiimperialistaletradoburgués.Ahora habrá que buscar el reconocimiento de dicho término por la Real Academia.

Deja que tus pensamientos fluyan por tus manos...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s