Tirofijo

Pedro Antonio Marín Marín conocido como Manuel Marulanda Vélez o Tirofijo ha muerto a los 77 años de edad el 26 de marzo pasado. He estado pensando desde que me encontrara con la noticia hace unos días si rendirle tributo a través de una entrada en este espacio. Es una decisión difícil, las FARC y particularmente el que fuera su líder renegaron del examen cuidadoso de la teoría convirtiendo la lucha armada revolucionaria en un proceso no humanista sino de resistencia ciega y necia contra un enémigo siempre salvaje y brutal escondido bajo la máscara de los ideales ajenos. En cambio Tirofijo y su organización han tenido muchos años para hacer un análisis de la situación real de Colombia y del resto del mundo y prefirieron mantenerse apartados, viviendo su sueño "visceral" escapando del sueño teórico y fugándose de la realidad concreta (mientras eran cómplices de ella). Sin embargo Tirofijo luchó con ese ideal en alto durante 5 décadas, quizá más. Como escribía en la entrada acerca del Comandante, lo que por su mente pasó sólo él lo sabe y con él se lo llevó, pero me atrevería a especular que luchó más por sus cercanos, por el dolor que vió en los ojos de los que quería y la manera en que se sentía reflejado en los ojos de otros colombianos que realmente por la humanidad o por un cambio bien planeado que llevara a esta siempre violenta y desdichada humanidad hacia mejores rumbos.

Los medios y los fines se confundieron en la lucha de las FARC, se desvirtuaron y se perdieron (o quizá nunca se tuvieron) ideales esenciales, esos que sólo un puñado de soñadores mantienen vivos en la guerra y en la paz. En Colombia quizá ya no hay soñadores, no he sabido de alguno, sólo he leído de medio siglo (al menos) de guerras intestinas y conflictos irresolubles auspiciados por las oligarquías y por el imperialismo norteamericano. Sin embargo, después de pensarlo, por haber visto en los ojos de sus hermanos y haber mantenido un sueño vivo le rindo un pequeño homenaje a este líder que mantuvo para algunos viva la llama de la esperanza mientras para otros la llama de la esperanza significaba la leva a manos de un ejército en lugar de otro. Las FARC se desgranan y sus miles de combatientes son el pretexto de los gobiernos sudamericanos para mantener la cruzada contra el imperialismo americano, "vidas" a cambio de "libertad". Sin Marulanda un muro ha caído, un muro que a nadie le convenía tirar pero que todo mundo deseaba derribar, es válido preguntar ahora ¿Cuál es el destino de Latinoamérica? Entre tanto descanza en paz, la paz que nunca encontraste y que en otras ocasiones rechazaste, descanza en paz Tirofijo que seguramente un buen puñado de tus hijos seguirán en armas hasta que Colombia sea libre.

Quizá sea otra "muerte" de esas que le encantan a Marulanda, aunque todo apunta a que esta vez no es así.

S~D

Anuncios

Deja que tus pensamientos fluyan por tus manos...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s