Dixon ticonderoga


Aunque querramos darle vuelta a la página, escribir nuestras vidas sobre papel en blanco, nunca escaparemos del mismo libro ya maltratado por lo que fuimos y los aciertos y errores que cometimos. Las páginas restantes han perdido su aperlada blancura, su perfección originaria y caen deshechas bajo el peso indescriptible de la punta… aguijón lacerante de la vida que con tiránica posesión del lenguaje del tiempo escribe con sangre espesa nuestro destino.

Me estoy escindiendo, pudiste haberme salvado de tal mentira, pero ahora me convierto en dos. Mounstro inexplicable para sí mismo que se aferra a la vida escapando de la misma, criatura indefensa que se encierra en el interior del templo de la agonía esperando mejores momentos para amar al mundo. Quizá el viejo moribundo yace como la piel de la serpiente en el camino de donde parten las huellas que llevan a estos dos seres que caminan al mismo paso, por la misma senda, pero por lados diferentes de la misma.

Atte. Sicarii

Anuncios

Deja que tus pensamientos fluyan por tus manos...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s