Milenio o como enmascarar a la derecha

En el periódico milenio diario apareció publicado el siguiente comentario del señor Carlos Mota en su columna cubículo estratégico.


¿Quién quiere estudiar filosofía en la UNAM?
Carlos Mota – motacarlos@aol.com

¿Qué perspectivas profesionales tiene
un joven que estudie en la Facultad de Filosofía y Letras o en la de
Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM? ¿Podría ser contratado en
empresas como Unilever, Nokia, Sony o Cemex? ¿Querría? ¿Está preparado
para agregar valor económico o para generar empleos?

Durante la
única conferencia que dicté en uno de los auditorios de la UNAM, años
atrás, recuerdo que los estudiantes me escuchaban con cara de no entiendo nada,
como si les estuviera hablando de otro planeta. Yo les hablaba de
liderazgo empresarial, y les puse ejemplos de Bimbo o Sabritas. Yo he
dado clases por años, y no tengo problema para comunicarme en un
lenguaje claro con quien no domina la materia de negocios. El problema
estaba del otro lado.

Los numerosos ejemplos de estudiantes de esas facultades, empezando por El Mosh y aderezado esta semana por Lucía Andrea Morett Álvarez —la estudiante
mexicana herida en el campamento de las FARC en Ecuador—, deberían
merecernos reflexiones serias sobre los programas académicos, las
habilidades conceptuales y —en todo caso—, el adoctrinamiento de que
son sujetos algunos jóvenes en esas aulas.

Ojo. El problema no
está en la disciplina, pues hay exitosos egresados de licenciaturas
afines que se emplean en agencias de investigación de mercados o que se
insertan en procesos creativos en corporaciones que gustan de nutrirse
de talento diverso, multiplicando las posibilidades que les brindan los
egresados de las facultades de negocios o economía.

No. El problema está en la intención profesional
con la que egresan varios jóvenes de esas facultades. Quieren romper el
mundo, no construirlo. Uno, que está en el mundo de los negocios, se
puede topar con un dentista transformado en publirrelacionsta teniendo
éxito, prosperando, aunque no fue en lo que originalmente estudió. Pero
no es común hallar un filósofo de la UNAM inserto en el mundo de los
negocios. ¿Por qué será?

En Estados Unidos es numeroso el grupo
de filósofos o egresados de escuelas de arte que luego estudian un MBA.
¿Su propósito? Hacer negocios. Prosperar. Aquí, sin embargo, los
exportamos a los campamentos guerrilleros latinoamericanos. ¿Por qué es
ese su destino?



Organizados e individualmente los compañeros han respondido a la provocación de este señor y yo copio directamente el e-mail que le envié a manera de expresar mi opinión al respecto:



Señor Carlos Mota:
 
Esperando pueda leer
este correo, en vista de que las respuestas de los compañeros a su
comentario no han sido pocas, le mando mis impresiones al respecto.
 
La
carrera de filosofía y las demás carreras humanísticas de la UNAM, los
que conformamos el cuerpo estudiantil, entramos en estas carreras con
la plena conciencia de que lo que se nos va a enseñar no es lo que una
empresa va a requerir.
 
En diferentes formas,
los que hemos optado por estudiar semejantes carrera, hemos estudiado y
vivido las inequidades sociales de nuestros tiempos que favorecen el
crecimiento desmedido que las empresas por usted mencionadas y muchas
otras hacen a costa de la sobreexplotación de los recursos naturales y
humanos alrededor del mundo.
 
Es una lástima
que no tengamos una oportunidad laboral directa en este país pero
definitivamente no estudiamos para conseguir un trabajo a toda costa,
incluso por encima de los valores y principios que tanto nos costó
estudiar, aprender y ante todo comprender.
 
Como
bien señala la intención profesional es evidentemente diferente, sin
embargo protesto enérgicamente contra sus adjetivos acerca del
"adoctrinamiento" que existe en nuestras aulas. También protesto contra
su perspectiva de vernos, como profesionales, insertos en un mundo
exclusivo de negocios y finanzas así como carreras o profesiones y
trabajos afines tendientes ante todo a generar capitales efímeros
monetarios y una competencia rapaz y antisocial.
 
Si
bien muchos de nuestros compañeros habrán en algún momento, optado por
la vía de las armas para cambiar las cosas, muchos otros (la mayoría
definitivmente) se insertan en el mundo por medio del desempeño
pacífico de trabajos, para el desempeño de las cuales se apoyan en los
"programas académicos y habilidades conceptuales" que se vieron en
aulas. Cualquiera que sea su alternativa, y con la obvia variedad de
pensamientos existentes en la máxima casa de estudios, es siempre una
decisión hecha con uno de los espíritus más críticos de toda la
sociedad.
 
El
remitente de este correo estudia la carrera de Filosofía en la FFyL de
la UNAM con la esperanza de CONSTRUIR un mundo por entero distinto al
que usted plantea o deja entrever en sus palabras.
 
Así
mismo le exhorto a que sea más específico con sus comentarios para
poder dar una réplica exacta a sus desacuerdos con nuestros planes de
estudios y nuestro profesorado, y a no escribir comentarios
incendiarios que tienden a desacreditar a la Universidad Nacional
Autónoma de México.
 
Atte. Ilia Adad Infante


¿Qué se puede extraer de la inclusión de semejante artículo con el permiso de la cabecera editorial del periódico milenio?
El milenio ha tratado de ser un periódico incluyente y crítico incorporando a su plana periodística y editorial las más diversas posturas y opiniones dentro del establishment. Pero esto ha desembocado aparentemente en un refugio para todos aquellos que se han quedado sin trabajo por las presiones oficiales en otros medios, y a su vez origina un periódico "de centro" donde se reconstruye una mafia periodística que se ha adaptado a un sistema de "crítica permitida" por los amos del poder.
Si bien el tener un medio tan plural parece positivo (sin detenerse en un análisis más profundo), parece ser que se está desvirtuando al permitir la publicación de comentarios como este, de un mensaje tan incendiario que carece de una argumentación real y que se basa en premisas tan obvias y dogmáticas como la "bondad" del mundo de los negocios y la rapacidad financiera y la "maldad" de la violencia no oficial o de gobierno.
La mafia periodística que permite esta clase de presiones mediáticas sobre otros organismos sociales no se reduce a un periódico sino que se extiende a los mediso radiofónicos y a la sección de noticias de televisa. Procupante que estos, que alguna vez, ante las puertas de la democracia, pudieron develarse como grandes y buenos periodistas vayan a caer, como Zabludowski, en el juego del poder.

Atte SicariusD3VS
Anuncios

Una respuesta a “Milenio o como enmascarar a la derecha

  1. Que chido que el señor Carlos Fumas enseñe y hable de empresarios, esos que se benefician del FOBAPROA o del Neoliberalismo… y más chido aún que nos ponga a dos estandartes de exito y valores cívicos como lo son Sabritas y Bimbo.
     
    Y qué gran decepción tu respuesta… ¡¡Uno que piensa que los de la UNAM son guerrilleros narcoterroristas!! ¿Será porque van en la mejor Universidad Latinoamericana?
     
    Un saludo.

Deja que tus pensamientos fluyan por tus manos...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s